Universidad Pública – “Ser Pilo Paga se convirtió en una forma legal de transferir recursos públicos a las universidades privadas”

“Ser Pilo Paga se convirtió en una forma legal de transferir recursos públicos a las universidades privadas”
Luís Aurelio Ordoñez

Profesor en el área de Economía e Historia Empresarial, investigador en el campo de la Historia Empresarial, presidente de Corpuv – Comité Coordinador de las Representaciones Profesorales de la Universidad del Valle – , nos explica la coyuntura a nivel nacional sobre la crisis del financiamiento a la educación superior.


Por: Redacción La Palabra




Luis Aurelio Ordóñez, Representante Profesoral al Consejo Superior de la Universidad del Valle.


¿Por qué se habla de una crisis de la educación superior pública?
Luis Aurelio Ordoñez: ¿Qué es una universidad pública? Lo que le confiere lo público a una universidad es el acto fundacional. La universidad es pública por ordenanza departamental, y las universidades privadas por agentes privados, como corporaciones religiosas o por partidos políticos, como es el caso de la Universidad Libre, por ejemplo. Entonces, son de carácter público las universidades por estar en consecuencia de un derecho expreso en la Constitución Política de Colombia: el derecho a la educación.

¿Cuál es la responsabilidad u obligación del Estado frente a la educación superior?
L.A.O: El principal problema tiene que ver con el artículo 86 de la Ley 30 de 1992. No se estableció un crecimiento a futuro. En este momento las 32 universidades públicas necesitan 3,2 billones de pesos más para funcionar, y aproximadamente 15 billones en infraestructura. Cifras del Ministerio de Educación y recopiladas por el SUE señalan que en 2016 había 1’194.697 estudiantes de pregrado, en el 2010 eran 927.295 alumnos y en 1992 eran solo 150 mil estudiantes. El programa “Ser Pilo Paga” impulsado por el Gobierno de Juan Manuel Santos es una política diseñada para golpear las finanzas de las universidades públicas de Colombia en beneficio de las instituciones privadas de educación superior. La nación en 1993 aportaba 1,72 billones de pesos para 159.218 estudiantes de pregrado, en 2016 aportó 2,93 billones para 611.800 estudiantes de este mismo nivel en las universidades públicas. La división del aporte efectuado, frente a la cantidad de estudiantes, arroja un resultado de $ 10.825.890 entregados en 1993 por cada estudiante, contra solo $ 4.785.338 en 2016.

El programa “Ser Pilo Paga” ha generado preocupaciones entre rectores y académicos, pero el colombiano de a pie apoya este proyecto. ¿Puede ampliar más sobre cuál es el alcance real de este programa?
L.A.O: El programa “Ser Pilo Paga” se convirtió en una forma legal de transferir recursos públicos a las universidades privadas. En 2015, Roberto Zarama, subdirector del Centro de Estudios Interdisciplinarios Básicos y Aplicados en Complejidad, Ceiba, presentó al Ministerio de Educación del entonces presidente Juan Manuel Santos, “Ser Pilo Paga”. Programa que supuestamente otorgaría becas para estudios universitarios a jóvenes del Sisbén 1, 2 y 3. ¿Y por qué digo supuestamente? Si vemos el programa, son en realidad becas-crédito, no están becados ciento por ciento. Lo que estos últimos gobiernos han buscado es el desmonte de la educación pública al elaborar varias reformas y así hacer que sean los estudiantes quienes paguen sus estudios y no el Estado. Una de las universidades privadas más beneficiadas por este programa es la Universidad de los Andes (donde trabaja Zarama).



Foto: http://semanariovoz.com/derrumbe-la-universidad-publica/


¿Por qué los jóvenes no buscan entrar a una universidad pública y llegan a las privadas?
L.A.O: La mayoría de los jóvenes que obtienen buenos puntajes en las pruebas Saber Pro, pueden con ello ingresar a cualquier universidad pública, pero si vemos las cifras, el 83,8 % de los beneficiarios de “Ser Pilo Paga” eligen universidades privadas. Según Conpes, sus datos recopilados en el documento 3914 de 2018, la inversión en el programa “Ser Pilo Paga” ha significado al Estado alrededor de casi 4 billones de pesos, con un alcance de tan solo 40.000 estudiantes. Si lo pensamos, los aportes para financiar el funcionamiento de las universidades estatales de este año son de 3,6 billones de pesos, eso se traduce en beneficiar a más de 600.000 estudiantes. De las 32 universidades públicas, 17 están acreditadas, cerca de 700.000 estudiantes están matriculados en el SUE, Sistema Universitario Estatal. Nosotros, a diferencia de las privadas, no vemos a los estudiantes como clientes, la misión está en formar, aplicar y difundir el conocimiento. La Universidad del Valle es una de las tres instituciones de educación pública más importante del país, y fue la universidad con más programas acreditados del país, lo que le valió el reconocimiento del Ministerio de Educación Nacional (MEN). ¿Por qué llegan a las privadas? Sencillo: “Ser Pilo Paga” está diseñado para tal fin. El “mercado educativo” es parte de la readecuación social producto del neoliberalismo, desmontando poco a poco el derecho constitucional a la educación, y ello acarrea hacer no solamente de la educación un trabajo repetitivo dentro de una lógica mercantil, y para quien desee tener una educación mejor, deberá pagar por ella. El movimiento estudiantil será muy necesario en estos momentos, como lo fue en el 2011 con la MANE. Hoy más que nunca debemos apoyar el proceso no solo por nuestra universidad sino por todas.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *