Universidad Pública – Regionalización Univalle

Regionalización Univalle

Reflejo de una crisis estructural que sobrepasa lo coyuntural


Por: ASRUV (Asociación Sindical del Sistema de Regionalización de Univalle)




Estudiantes de la Universidad del Valle, Sede Tuluá, marchando en defensa de la educación superior pública. Tuluá, Valle del Cauca.


La crisis de la Universidad Pública Colombiana no ha sido ajena a la Universidad del Valle, la cual a la fecha presenta un déficit (faltante en palabras de la Vicerrectoría Administrativa) cercano a los 30 mil millones a lo corrido del 2018. Este adverso panorama ha venido acumulando una serie de problemas para el desarrollo a plenitud de los aspectos misionales de nuestra Alma Mater, con un particular acento en Regionalización.

El Sistema de Regionalización de la Universidad del Valle completa 33 años de funcionamiento y se ha convertido en una clara muestra de lo que es una política educativa desfinanciada. La estructura de financiamiento que presentaba el Sistema de Regionalización se componía de: 1) Alto costo de matriculas para los estudiantes; 2) Vinculación del personal docente, administrativo y operativo por parte de fundaciones que tercerizan la labor para pagar menos salarios; 3) Programas académicos de infraestructura blanda; 4) Cero recursos para investigación; y 5) Políticas de bienestar universitario deficientes, entre otros elementos.

No obstante las precarias condiciones de funcionamiento, las Sedes Regionales a lo largo de su historia han venido consolidando el nombre de la Universidad en el conjunto de las comunidades a lo largo y ancho del valle geográfico del Río Cauca y el Pacífico colombiano, logrando un reconocimiento y legitimación que es hoy un patrimonio invaluable.

Es este reconocimiento que, en el marco de la actual coyuntura, los procesos de movilización iniciados por los estudiantes, profesores y empleados de la Universidad en los diferentes municipios, han estado acompañados de ciudadanos, hombres y mujeres que han salido a las calles y en altavoz han arengado las consignas de defensa de la educación pública superior.

A lo largo de su historia, los procesos de movilización en Regionalización han sido abanderados principalmente por los estudiantes, no obstante, los docentes y los empleados (la mayoría tercerizados) hoy organizados sindicalmente, han sumado un importante impulso en la cohesión necesaria en este momento.

La agenda de movilización de los estudiantes a nivel nacional no ha sido ajena en los diferentes territorios, en los que los diferentes actores han asumido su responsabilidad histórica con la educación, pero a la vez con elementos particulares. Uno de ellos tiene que ver con los elementos identitarios: los estudiantes, trabajadores y empleados del Sistema de Regionalización se reconocen como estudiantes de provincia, lo que tiene como significado que se forman para el desarrollo de su territorio. Por otra parte, discuten una iniciativa interna que se encuentra en trámite en el Consejo Académico de la Universidad del Valle, esto es, la transformación de Regionalización en un esquema Seccional, el cual es retomado de una ya vieja propuesta presentada hace unos 8 años aproximadamente.



Asociación Sindical de Profesores, Empleados y Trabajadores del Sistema de Regionalización de la Universidad del Valle, ASRUV, presente en la marcha por la defensa de la educación superior pública. Buga, Valle del Cauca.


Así las cosas, multitudinarias manifestaciones se han desarrollado en TODOS los municipios en los que existe sede regional, de tal manera que en Santander de Quilichao, en Palmira, Yumbo, Buga, Tuluá, Zarzal, Caicedonia, Cartago y Buenaventura, ésta última, cerrando el puente del Piñal el pasado 17 de Octubre, articulando sus movilizaciones con la Universidad del Pacifico y miembros de la mesa del paro cívico del Distrito.

Los estudiantes del SENA y los docentes del SUTEV han sido la constante en el acompañamiento a la comunidad univalluna. Por otra parte, en sedes como Zarzal y Buga el movimiento LGBTI y feminista han fortalecido las manifestaciones. De igual forma, Cabildos indígenas y sindicatos de industria fueron los principales acompañantes del proceso en Yumbo.

En el caso de Cartago, Caicedonia y Palmira el SENA, SUTEV y líderes comunitarios acompañaron las tomas pacificas de las municipalidades, movilizaciones que según los habitantes locales no se habían visto desde hace mucho tiempo.

En resumen, la comunidad universitaria de regionalización comprendió que la crisis del sistema de educación superior en el país no solo los alcanzó, sino que es su propia historia, razón por la cual hoy con dignidad se levanta con sus propias reivindicaciones y camina por la consolidación de un proyecto regional que fortalezca aún más el desarrollo local y regional.

Las necesidades de infraestructura en laboratorios, bibliotecas y en general edificios aularios y espacios de bienestar, sumados a la oferta de más programas académicos de pregrado y postgrado, son parte de las apuestas académicas de la Universidad del Valle en la región. Por otra parte, la formalización de una planta de empleados y la consolidación de una planta docente en las sedes son vitales para consolidar el sistema, elementos que no se han podido desarrollar en tanto el presupuesto deficitario de la Universidad lo ha impedido.

Es pertinente manifestar que hoy el Sistema de Regionalización funciona en promedio con 28 mil millones (lo que corresponde alrededor del 5% del presupuesto total de la Universidad), teniendo cerca del 38% del total de estudiantes de la Universidad, cifra que no corresponde a un ejercicio de equidad.

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )