Tema Central – Se nos vino la reforma tributaria

Se nos vino la reforma tributaria

El pasado 15 de abril los medios de comunicación estallaron con la publicación formal de la propuesta de reforma tributaria presentada por el ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla. Detalles escandalosos como el IVA a servicios públicos y la autorización de peajes dentro de las ciudades capitales indignaron a la oposición y al pueblo colombiano. Análisis de la “Reforma social, solidaria y sostenible” que propone el gobierno de Iván Duque.



Por: Isabel Tamayo
Estudiante de Economía




Los expertos coinciden en que el país requiere una reforma tributaria. No obstante, ¿es esta la reforma que necesitamos?
Foto: https://bit.ly/33aX5LR


Antecedentes: ¿Por qué una reforma tributaria ahora?

Según Corficolombiana, una persona nacida en Colombia en 1996 heredaba una deuda pública de tres millones de pesos. En 2021 la cifra aumentó a trece millones. Desde hace treinta años Colombia arrastra un preocupante déficit fiscal, situación que se agravó a raíz de la crisis sanitaria. La pandemia obligó al gobierno a incurrir en gastos inesperados como la creación del FOME (Fondo de Mitigación y Emergencias), y la implementación de programas sociales como Ingreso Solidario para atender a la población vulnerable en situación de pobreza. Según proyecciones de la ANIF (Asociación Nacional de Instituciones Financieras), el desfase entre ingresos y gastos en 2021 ascenderá a más de 100 billones de pesos. Así como nosotros los ciudadanos, cuando el gobierno no tiene modo de suplir sus gastos, debe endeudarse para mantenerse a flote. La deuda pública de Colombia ya representa el 60% del PIB (Producto Interno Bruto). Si la deuda continúa creciendo nos veremos metidos en serios problemas, pues la sostenibilidad fiscal de Colombia se verá en riesgo. Una sostenibilidad fiscal inadecuada es un problema, pues genera preocupación entre los acreedores de la Nación, quienes verán la deuda colombiana como un activo más riesgoso y, en consecuencia, subirán la tasa de interés afectando negativamente la inversión y el consumo. En otras palabras: nuestros prestamistas dejarán de confiar en nosotros al recibir señales de que no somos capaces de saldar nuestras obligaciones. ¿Quién querría prestarle a un mala paga?

¿Cuál es la propuesta del gobierno?

‘‘Por medio de la cual se consolida una infraestructura de equidad fiscalmente sostenible para fortalecer la política de erradicación de la pobreza…”. Así comienza el documento de 110 páginas que el gobierno presentó el pasado 15 de abril ante el Congreso de la República. Mediante este proyecto, el gobierno pretende captar unos 23 billones de pesos para cubrir la deuda pública y el Ingreso Solidario de los meses venideros. La reforma tributaria se compone de tres apartados esenciales: compromiso con la regla fiscal; fortalecimiento del gasto social, y aumento del recaudo tributario.

El compromiso con la regla fiscal

Para garantizar que exista un cierto balance entre los ingresos y los gastos del Estado, Colombia fija una regla fiscal. La regla fiscal establece el déficit máximo en el que puede incurrir el país. Durante 2020 y 2021, el gobierno la mandó de paseo para atender la crisis provocada por la pandemia. Esta reforma tributaria propone una redefinición de esta regla con el objetivo de encaminar al país hacia el proceso de recuperación económica. Una fuente del gobierno comentó a la revista Semana que la nueva meta de la regla, a largo plazo, será alcanzar una deuda pública del 49% del PIB. En 2020, la deuda fue del 55% del PIB. Se prevé que en 2021 tal valor aumente al 60% del PIB. La redefinición de la regla es de suma importancia, pues de acuerdo con proyecciones de Corficolombiana, de no hacer nada, en 2025 la deuda pública podría llegar al 69% del PIB.

El fortalecimiento del gasto social

El fortalecimiento del gasto social se refiere al aumento de la inversión social para asistir a aquellos hogares en situación vulnerable. Uno de los proyectos estrella de este apartado corresponde al establecimiento del Ingreso Solidario como un programa de carácter permanente. Dependiendo de la condición socioeconómica del hogar y del número de integrantes, los giros irán desde 80 mil hasta 366 mil pesos mensuales. Además de la inversión en subsidios, este apartado presta atención a la promoción del acceso al empleo. El gobierno se hará cargo de ciertos gastos de nómina si las empresas contratan a jóvenes menores de 28 años que accedan a su primer empleo; mujeres mayores de 40 años que hayan estado desempleadas por doce meses o más; personas que cuenten con una discapacidad reconocida por el Ministerio de Salud y personas que no cuenten con la pensión de vejez, pero que hayan alcanzado la edad de jubilación. El gobierno también incentivará la creación al nuevo empleo encargándose del porcentaje de la cotización a favor del Sistema General de Pensiones, que tradicionalmente ha estado a cargo del empleador.


Con la nueva reforma tributaria propuesta por el ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, los alimentos que hacen parte del tradicional ACPM (Arroz, carne, papa y maduro), pasan de la categoría de exentos, a excluidos.
Foto: https://www.semana.com/economia/macroeconomia/articulo/reforma-tributaria-lista-completa-de-productos-y-servicios-que-pagarian-mas-iva/202121/


El aumento del recaudo tributario

El gobierno pretende recaudar bastante dinero a través del Impuesto al Valor Agregado (IVA). Es así como los servicios de conexión e internet contarán con un IVA del 19% a partir del estrato 3. Los servicios públicos de energía, gas, acueducto, alcantarillado, aseo y recolección de basuras pasarán a pagar un IVA de la misma cuantía a partir del estrato 4. Alimentos que hacen parte del tradicional ACPM (Arroz, carne, papa y maduro), pasan de la categoría de exentos, a excluidos. Este cambio implica un aumento en el costo de producción de los alimentos, pues los oferentes ya no tendrán la posibilidad de pedir la devolución del IVA. De acuerdo con Fenavi (Federación Nacional de Avicultores), el kilo de pollo podría incrementarse en un 5% a raíz de la reforma. Otros alimentos como los huevos, la leche, el pan y el café sufrirán el mismo destino. Por otra parte, el gobierno plantea un máximo de tres días sin IVA al año. También se pretende continuar con el programa de devolución del IVA para aquellos hogares en condición de pobreza.

La reforma presta atención, aparentemente, a la sostenibilidad del medio ambiente. De ser aprobada, se empezarán a gravar los vehículos automotores, los plásticos de un solo uso y los plaguicidas. Se contempla un impuesto al carbono que aumentará el precio de combustibles fósiles como el gas natural, la gasolina y el aceite combustible para automotores. Además, para desincentivar el uso de vehículos privados y reducir la contaminación, las ciudades capitales podrán instalar peajes dentro de su jurisdicción con la previa autorización de los concejos municipales o distritales. Es decir, sin tener que hacer una solicitud al Ministerio de Transporte. Llama la atención la agenda encaminada al cuidado del medio ambiente por un frente, mientras por otro, se propone la aplicación de un impuesto del 5% a las bicicletas y los paneles solares.

Otra dimensión que propone el gobierno para aumentar el recaudo consiste en la ampliación de la base gravable de personas naturales. Es decir, que más hogares paguen impuestos. Desde 2022 aquellas personas que devenguen más de 4 millones de pesos al mes empezarán a contribuir. En 2023 empezarán a pagar aquellos que ganen más de 3 millones y en 2024 será el turno de aquellos cuyo ingreso sea mayor a $2,5 millones mensuales. Otra vía de recaudo contempla la implementación de impuestos a pensiones mayores a siete millones de pesos mensuales. También se propone gravar ingresos por dividendos de personas naturales y aquellos patrimonios superiores a 4 mil millones de pesos. Además, se espera un impuesto solidario para aquellos trabajadores del sector público y privado que devenguen más de 10 millones mensuales.

En conclusión, la pandemia obligó al gobierno a incurrir en gastos que no se tenían previstos. Para hacer frente a la crítica situación, se mandó de vacaciones a la regla fiscal para poder financiar diferentes sectores de la sociedad. En consecuencia, el desfase entre ingresos y gastos en 2021 ascenderá a más de 100 billones de pesos. Por ello, el gobierno presentó a mediados de abril la propuesta de “Reforma social, solidaria y sostenible” a través de la cual pretende conseguir unos 23 billones de pesos para cubrir la deuda pública y el Ingreso Solidario de los meses venideros. La reforma se focaliza en tres frentes: compromiso con la regla fiscal, aumento de la inversión social, y ampliación del recaudo tributario. De ser aprobada, la vida se hará más cara, pues se contempla gravar con IVA ciertos bienes y servicios que antes no lo estaban. Los alimentos de la canasta familiar también se verán afectados, pues pasan de considerarse bienes exentos a excluidos, generando un aumento en el costo de producción. Más hogares se unirán al club del pago de impuestos, ya sea a través del impuesto a la renta, a la riqueza o a los dividendos. Colombia tiene una situación fiscal delicada. Los expertos coinciden en que el país requiere una reforma tributaria. No obstante, ¿es esta la reforma que necesitamos?

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )