Tema Central – El río Cauca comparte con el río Magdalena la buena nueva: la filtración de agua en lecho del río

El río Cauca comparte con el río Magdalena la buena nueva: la filtración de agua en lecho del río

Dentro de la línea de investigación en abastecimiento de agua, el instituto CINARA ha desarrollado un proyecto que apunta a ser la solución a los problemas generados por la contaminación de los recursos hídricos, esencialmente dentro de la cuenca del río Cauca. Teniendo en cuenta la importante relación de esta con el río Magdalena, el pasado dos de noviembre, en compañía del periódico La Palabra, se iniciaron los diálogos entre el instituto de la Universidad del Valle y los expertos del río Grande, que podrían llevar el proyecto a una buena parte del territorio nacional.



Por: Natalia Candado López
Estudiante de Licenciatura en Literatura





Desde hace más de tres décadas, el Instituto de Investigación y Desarrollo en Abastecimiento de Agua, Saneamiento Ambiental y Conservación del Recurso Hídrico de la Universidad del Valle, CINARA, se ha dedicado a desarrollar proyectos investigativos que permitan la incrementación de la cobertura del suministro de agua potable en diferentes regiones del territorio colombiano, especialmente en el Valle del Cauca. Por tal motivo, en el marco de la visita del río Cauca al río Magdalena, llevada a cabo en Honda, Tolima, y liderada por el director del periódico La Palabra, Darío Henao Restrepo, el pasado dos de noviembre los ingenieros Edgar Quiroga Rubiano, Miguel Ricardo Peña Varón y Luis Darío Sánchez, expusieron en dos escenarios distintos, un proyecto pionero tanto en Colombia como en América Latina que se ha venido desarrollando en Cali durante los últimos cuatro años: la filtración de agua del lecho del río. Esto con el fin de establecer alianzas que permitan trabajar de manera mancomunada, en un futuro no muy lejano, con los habitantes de la cuenca del río Magdalena. Así pues, el instituto CINARA jugó un papel fundamental en los diálogos establecidos entre ambas regiones que tienen como objetivo lograr la reconciliación y recuperación de los dos ríos más importantes de Colombia, pues es en esa “bicuenca”, como la denomina Juan Guillermo Garcés, director de la Reserva Natural Cañón de Río Claro, donde habita el 85% de la población nacional.

Visita al Banco de la República

El Centro Cultural Banco de la República cedió un espacio a los ingenieros, quienes presentaron su proyecto a partir de tres contextualizaciones: una reseña histórica del Instituto, una breve introducción al programa Water Security Hub y, finalmente, una exposición centrada en la propuesta de filtración de agua del lecho del río Cauca. Para comenzar, el profesor Edgar Quiroga hizo un breve recorrido por la fundación y consolidación del CINARA durante los años 80, el cual surgió como parte de las políticas de investigación de la Universidad del Valle. No obstante, lo que empezó como un grupo adscrito a la Facultad de Ingeniería, conformado únicamente por ingenieros sanitarios, terminó albergando, hacia 1990, a profesionales de diversos campos del conocimiento, organizándose así alrededor de tres secciones: una dedicada al campo social, otra a la técnica y otra al área científica. Es decir, decidieron emplear un método orientado no solamente al desarrollo material, sino al empoderamiento comunitario para que cada uno de los proyectos adelantados “fueran el inicio de una renovación cultural en la comunidad y un fortalecimiento de las instituciones que les brindan apoyo, mejorando así sus condiciones materiales de vida, las relaciones sociales y de género, el cuidado de los ecosistemas y el manejo de los conflictos internos”, tal como se plantea en la página oficial del Instituto.

Más adelante, el PhD. Miguel Peña Varón habló sobre el proyecto internacional Water Security and Sustainable Development Hub, financiado por el gobierno inglés y enfocado en la seguridad hídrica de diferentes regiones del mundo como Etiopía, Malasia, India y Colombia. De esta manera, Peña lidera la investigación colaboratoria desde nuestro país, centrada en estudiar la cuenca alta del río Cauca (CARC), iniciando con su nacimiento en el Macizo colombiano hasta llegar a los municipios ubicados en la ladera del río, como La Virginia en Risaralda y algunas localidades del departamento del Valle. Todo esto a través de tres grandes ejes: riesgo, valoración y gobernanza del agua, con el fin de enfatizar en la importancia de las fuentes hídricas como recurso económico y de poder.





Dando cierre a la jornada, el director del instituto CINARA, Luis Darío Sánchez, presentó de manera parcial el proyecto de filtración de agua del lecho del río Cauca. Debemos tener en cuenta que, si bien la materialización de la propuesta no se dio sino hasta el 2017, el Instituto venía estudiando el mecanismo de extracción desde hace más de diez años. En este orden de ideas, a pesar de ser un sistema innovador para Colombia y América Latina, es importante resaltar que dicho método ya había sido implementado en distintos países de Europa desde hace más de 100 años, y desde hace al menos 30 en ocho ciudades de Estados Unidos. Fue precisamente en una visita a la empresa de acueducto de Louisville, Kentucky, en noviembre de 2017, donde el exalcalde de Cali, Maurice Armitage, dio el visto bueno para la aprobación y financiación gubernamental del proyecto, que tiene como principal objetivo llevar agua potable de mayor calidad y a menor costo, no solo a grandes ciudades como Cali, sino también a pequeñas poblaciones que carecen del preciado líquido, recurriendo así a una solución basada en la naturaleza. En este sentido, podríamos decir que la filtración de agua del lecho del río es a su vez una estrategia de recuperación de la cuenca, pues el proceso no interfiere directamente en el río, sino que hace uso del subsuelo a su orilla. Por otra parte, el estudio previo para constatar la viabilidad y la pureza del agua extraída del suelo nos lleva a conocer y a comprender esas otras facetas de la fuente hídrica que se encuentran por debajo de lo visible y pueden ser una opción, a largo plazo, para prevenir los riesgos de calidad del agua en eventos extremos, tales como la variabilidad climática, una realidad que ya padecemos.

Gracias al aval de EMCALI, la sucursal del cielo se convertirá en la primera ciudad de América Latina en utilizar este sistema de abastecimiento, siendo un paso de suma importancia para la recuperación del río si se tiene en cuenta que esta es la ciudad con mayor emisión de contaminantes dentro de la cuenca. Dicho lo anterior, en el año 2019 se inició la construcción del primer pozo en la planta de Puerto Mallarino, en el oriente de Cali. Esta obra, realizada a partir de estructuras Caisson, busca ubicar a 30 metros de profundidad, unos filtros de 12 centímetros de diámetro y 60 metros de largo, debajo del lecho del río, con el fin de obtener agua con mejor calidad a partir de un efecto de filtración natural. De este modo, la reducción de costos en el tratamiento, generada por un menor uso de insumos y procesos químicos debido a la captación de agua con menores niveles de turbiedad y polución, podría tener como efecto a futuro la reducción de costos en la tarifa del usuario. Dicho en otras palabras, se trata de un proyecto que beneficiaría a todos, desde la conservación de los recursos naturales, hasta el bienestar físico y económico de quienes hacen uso de ellos.

Biblioteca Pública Municipal Alfonso Palacio Rudas

El segundo escenario para la exposición del proyecto de filtración de agua del lecho del río fue la Biblioteca Pública Municipal Alfonso Palacio Rudas. En una reunión privada con el alcalde del municipio de Honda, Richar Fabián Cardozo Contreras, y la secretaria de cultura y turismo, Alejandra Marcela Prieto Taborda, el profesor Luis Darío Sánchez habló nuevamente sobre las características y los beneficios de la obra de ingeniería que ha venido desarrollando el Instituto CINARA en la cuenca del río que abastece al 75% de la población de Cali. En una conversación de no más de una hora, se expuso la posibilidad de llevar el proyecto a la cuenca del río Magdalena, teniendo en cuenta la constante problemática por la escasez de agua potable en las poblaciones rivereñas. De esta manera, el alcalde propuso plantear la propuesta a la junta directiva de la Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena (CORMAGDALENA), de la cual hace parte, con el fin de que se inicie un estudio del suelo en algunos corregimientos de Honda que carecen de sistemas de acueducto y, por ende, de agua apta para el consumo humano. En este orden de ideas, podríamos afirmar que de la mano del Instituto CINARA y el periódico La Palabra, además del equipo de expertos en el río Magdalena que hicieron posible el encuentro realizado a principios de este mes, el diálogo en pro de la reconciliación y recuperación de los dos ríos hermanos, ya es una realidad.





Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )