Tema Central Diciembre 2019

ZAPATA, EL GRAN PUTAS
LA DIMENSIÓN INTERNACIONAL DE MANUEL ZAPATA OLIVELLA

En el marco de la celebración del Año Manuel Zapata Olivella 2020, una comisión integrada por académicos colombianos expertos en la obra del loriquero, asistió a la Conference 2019 African/Diáspora Migrations, displacements and movements: histories, politics and poetics, llevada a cabo en Howard University, con la misión de compartir al mundo las actividades conmemorativas referentes ha dicho acontecimiento. A su vez, el equipo de producción de Telepacífico completó la comisión para adelantar la producción del documental Zapata, el gran putas.


Por: Redacción La Palabra




Conference 2019 African/Diáspora Migrations, displacements and movements: histories, politics and poetics, Howard University, octubre 30 y noviembre 1 de 2019.
Foto: Centro Virtual Isaacs


Conference 2019 African/Diáspora Migrations, displacements and movements: histories, politics and poetics


Este evento permitió que más de setenta investigadores de distintas partes de los Estados Unidos, África, Brasil, El Caribe, Colombia, Ecuador y Perú, conocieran del Año Nacional Manuel Zapata Olivella 2020. Este gran evento se divulgó entre los investigadores de la Howard University, la principal universidad afro de los Estados Unidos; además se aprovechó para hacer contactos académicos, entre los que se encuentran Harvard University y el Instituto de Estudios Afrolatinoamericanos. Habrán pasantías para investigadores de maestría y doctorado, y se tendrá la posibilidad de mayores intercambios a futuro, al igual que con Howard University y George Washington University, con quienes la Universidad del Valle ya tiene convenios, y que, en el caso de ésta última, también está interesada en apoyar proyectos de estudios afrolatinoamericanos. La noticia más importante es que varios de sus profesores vendrán a Colombia el próximo semestre al Doctorado de Estudios Afrolatinoamericanos de la Universidad del Valle, en especial para destacar que la profesora Sheila Walker es sin duda una de las principales investigadoras afronorteamericanas, no solamente del Caribe, Brasil y América Latina, sino también de África: ha visitado más de cuarenta países africanos. Walker se comprometió a ayudar a inaugurar la cátedra de estudios africanos en la Universidad del Valle, por tanto esta es una visita de gran importancia para la Universidad del Valle (líder en estudios afrolatinoamericanos a nivel nacional), para la región y para Colombia.

Se presentaron varias ponencias sobre distintos temas de la diáspora. En el caso concreto de Colombia, el profesor Luis Carlos Castillo, del Departamento de Sociología de la Universidad del Valle, hizo una presentación titulada Entramados organizativos en el movimiento social afrocolombiano: desterritorialización y resistencia; la profesora, periodista, abogada y activista Dayana Rendón Valencia, participó con su ponencia Medios de comunicación y conciencia identitaria; con relación al tema afro, el profesor William Mina, de la Universidad del Cauca, presentó su ponencia Afro-representaciones e intelectualidades desde las ciencias sociales, y por último el profesor Darío Henao Restrepo, quien participó con su intervención titulada Proyecto Centenario Manuel Zapata Olivella y la literatura afrolatina.

La participación académica permitió hacer el lanzamiento oficial del Año Manuel Zapata Olivella 2020, y se les compartió a los participantes en qué va a consistir, y también que fue lanzado el 25 de octubre en Cali, con presencia de la señora Ministra de Cultura de Colombia, los investigadores de varias universidades que lo lideran, la Universidad del Valle, la Universidad de Cartagena, la Universidad de Córdoba y otras universidades e instituciones que se van a ir sumando, como el Instituto Caro y Cuervo, por ejemplo.


Delegación académica colombiana en Howard University.
Foto: Centro Virtual Isaacs


Congreso, Ópera, Cine Afro


El otro tema que se les compartió a los asistentes, fue el congreso con el que se cerrará el año Manuel Zapata Olivella, que se llevará a cabo en la última semana de octubre del año 2020 y cuyo título será África y América: el legado de la diáspora. Homenaje a Manuel Zapata Olivella. Se habló también de la puesta en escena de la ópera MAAFA, adaptación libre de Changó, el gran putas; de la muestra de cine africano y afrolatinoamericana que se hará con España con el Festival de Cine de Tarifa-Tanger hacia mediados de año, y se habló de la página web Zapata Olivella, dónde estará la obra completa de Manuel y la cual será editada física y virtualmente para que pueda ser de libre acceso para los estudiosos de la obra de Manuel en cualquier parte del mundo. Se habló también de la cátedra internacional itinerante Manuel Zapata Olivella. Varias universidades se comprometieron a ayudar con la instalación de esta cátedra; por ejemplo, Harvard University propuso el próximo año hacer un coloquio que sería la cátedra Manuel Zapata Olivella en la universidad de Harvard. Lo mismo se haría con Howard University y George Washington University, y se replicaría eso en otras universidades de Brasil, del Caribe y de África. La idea es que con esa cátedra se pueda internacionalizar la obra de Manuel, su recepción e interpretación. Esas fueron básicamente las perspectivas que se plantearon a los asistentes del congreso, y quedó el compromiso de seguirlos informando para que todas sus universidades patrocinen la participación de los investigadores en estos eventos.


Sheyla Walker, destacada investigadora afronorteamericana.
Foto: Centro Virtual Isaacs


Diversidad de miradas sobre el devenir de los afros


En cuanto a las temáticas de la conferencia, fueron variadas: desde lo que es hoy la vida de la mujer negra en las grandes periferias, los desplazamientos internos y externos que se están dando en distintos países como Colombia, por ejemplo, en una región como el eje cafetero, en el caso concreto de Pereira, pero también en países africanos y europeos, así como el tema haitiano también; pasando por los problemas gravísimos de violencia racial que hay en países como Brasil, en donde se presentaron asesinatos de líderes afro. Hubo, pues, muchos factores que se tuvieron en cuenta en la temática de ésta conferencia internacional. También se contó con una participación muy fuerte de poetas negras como Sheila Campbell, varias jóvenes poetas de la periferia de Sao Paulo, poetas afronorteamericanas, caribeñas, entre otras. En general participaron con sus ponencias y se habló mucho de lo que es hoy el tema étnico racial en un país como los Estados Unidos, donde hay realmente tensiones muy fuertes contra las poblaciones afro.



Documental Zapata, el gran putas


El documental Zapata, el gran putas, es un proyecto conjunto de Telepacífico con el apoyo de la Autoridad Nacional de Televisión, y la asesoría del Centro Virtual Isaacs y el grupo de investigación Narrativa Colombiana, que dirige el profesor Darío Henao Restrepo, donde se ha facilitado toda la investigación de la vida y obra de Manuel. Ya se han hecho grabaciones con familiares en Cali y en Bogotá, sobre todo con familiares como la hija y el yerno y con la sobrina Edelma Maza Zapata. Se ha hecho el recorrido por Córdoba, Montería, Lorica, se hizo el viaje por el río Sinú, grabaron a muchos familiares, a las personas quienes lo conocieron. Luego pasaron por Cartagena, donde se hizo un trabajo intenso siguiéndole los pasos a Manuel, especialmente en el barrio Getsemaní, donde vivió la familia de Manuel y donde su padre trasladó el colegio La Fraternidad, que había tenido antes en Lorica y que se va para Cartagena porque ya los hijos están en edad de entrar a la secundaria, y es allí donde Antonio María Zapata va a terminar de criar a los ocho hijos. Se hicieron también muchas filmaciones de rostros en Bocachica, en algunos colegios y en barrios, con el objetivo de hacer una ambientación del mundo cartagenero de Manuel Zapata Olivella. Se entrevistó al historiador Alfonso Múnera Cavadia, quién puso en el contexto cartagenero la vida de Manuel Zapata Olivella. Después se viajó a los Estados Unidos porque es de muchísimo interés seguirle los pasos a lo que Manuel consigna en He visto la noche, que es el libro de viaje de cuando él entra a los Estados Unidos como periodista para hacer notas para la prensa mexicana con los braceros que van a recoger algodón y frutas en las plantaciones de los Estados Unidos. Ahí es donde los norteamericanos abren las compuertas para que la población trabajadora mexicana entre a trabajar, y entonces empieza a recorrer en bus las distintas ciudades del sur de los Estados Unidos: llega a Los Ángeles, pasa por Chicago, y lo último que hace es llegar a New York, a Harlem. La producción del documental hizo un paneo del destino más importante que tuvo Manuel en los Estados Unidos, que fue Harlem. Se asistió a una misa de gospel en memoria de He visto la noche. Manuel referencia muchas de estas ceremonias porque él siempre tuvo un interés muy grande por las manifestaciones religiosas de origen africano, y ese era uno de sus objetivos en el viaje: conocer el tema de las creencias. Por esa razón se visitó una iglesia bautista que dejó grabar casi tres horas de góspel, lo cual fue extraordinario. Tiene una semejanza con los rituales y con otras ceremonias que se practican en la santería o en el candomblé; es decir, es una cosa muy fuerte en los cantos en la manera como se relacionan con la divinidad, en la entrega, en los bailes, y toda una serie de cosas que son muy interesantes y que se grabaron ahí. También se hicieron algunas entrevistas y algunos rostros, y todo el ambiente de lo que queda de ese Harlem que visitó Manuel Zapata Olivella en 1946-1947, que es lo que relata en He visto la noche.


Marino Aguado (director del documental Zapata, el gran putas) y Darío Hnao Restrepo, Decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad del Valle.
Foto: Centro Virtual Isaacs


La visión del director del documental


La idea del documental es una suma de cosas, afirma Marino Aguado, director del documental. Telepacífico venía trabajando estos últimos años en la producción de perfiles importantes para la región y para el país, como por ejemplo el perfil de Jairo Varela, Arnoldo Palacios, Helenita Vargas y Leonor González Mina. Siguiendo con esta idea, actualmente estamos desarrollando otros perfiles, como es el caso de futbolista Albeiro “El Palomo” Usurriaga y el cantante y compositor Elkin Ramírez. Avanzando en otros proyectos de corte nacional, también despertó la inquietud del canal involucrarse en un proyecto de un personaje que tiene ya no un interés regional, sino también nacional. Eso por un lado, y por supuesto también la coyuntura del centenario de Manuel Zapata Olivella. Por otro lado, fueron las conversaciones con Darío Henao sobre las cosas que ha venido haciendo la Universidad del Valle con Telepacífico, como lo fue, por ejemplo, el proyecto del Simposio Jorge Isaacs. Entonces cuando Darío Henao empieza a hablar del año Zapata Olivella y de toda la gestión que venía haciendo en relación a unir varias instituciones del país para celebrar la memoria de este autor, pues bueno, eso fue una oportunidad y un sentimiento por el asunto étnico, por el interés también que tanto tiene el canal en ese sentido y el interés que yo también tengo en el asunto de intentar por medio del trabajo como realizador, estar involucrado en proyectos de ese tipo. Me pareció una oportunidad desde el punto de vista personal, como director, de poder trabajar en función de un personaje de este nivel y aportar un poco también a esa memoria y a esa deuda que tiene el país con la memoria de este autor colombiano. Cuando el proyecto documental se presentó a la NTV, pensamos que debería tener unos valores de producción importantes, superar un poco la media de lo que se venía haciendo. Por eso aspiramos a tener un proyecto que no solamente se rodara en el entorno natural del autor, sino que intentará recoger algunos de los pasos por donde estuvo. Entonces, por supuesto, hicimos una ruta en Colombia: estuvimos en Bogotá, en Montería, en Lorica, en San Antero, en Cartagena; y a nivel internacional, también se han visitado países como Brasil, específicamente Salvador de Bahía, para registrar o para documentar la relación que tuvo Zapata Olivella con Jorge Amado, y Estados Unidos, específicamente estuvimos en Washington y en New York, en los lugares en donde él estuvo y en donde desarrolló su vida no solamente profesional, sino también su trabajo como antropólogo, y toda esa aventura que tuvo en la vida como pensador. También estamos preparando un segmento en Senegal porque dentro del relato de su vida es muy importante contar parte de lo que él vivió y de lo que representa para la diáspora afro. Es importante anotar también que este perfil, esta semblanza de parte de su vida y parte de su obra, no pretende ser un tratado académico de toda su obra, sino resaltar, a partir de unas cuatro o cinco publicaciones de él, un paso sencillo y emocional sobre los rostros del hombre y la mujer afrodescendiente y hacer un recuento un poco rápido sobre el proceso esclavista, sobre el transporte de esclavos hacia América, su poblamiento, y sobre los procesos de resurgimiento de esa etnia en el continente. Este es un propósito subyacente al documental. Esta es la manera en que Telepacífico se une a este empeño que inició la Universidad del Valle a través de Darío Henao de reunir a varias instituciones y sumar cada uno desde su especialidad de su perfil como institución a este propósito, que es celebrar el próximo año la memoria del maestro Manuel Zapata Olivella.

Se aprovechó esta visita para que el equipo de Telepacífico adelantara la producción del documental Zapata, el gran putas, haciendo grabaciones tanto en Washington como New York. Básicamente lo que hicieron fue entrevistar a muchas figuras que conocieron y que recibieron a Manuel Zapata Olivella, como por ejemplo Ian Smart, quién ya está jubilado, y dos profesoras que todavía están activas: la profesora Yvonne Captain Hidalgo, quien escribió su tesis doctoral sobre Manuel Zapata Olivella, lo conoció y vino varias veces a Colombia, y la profesora Sheyla Walker, quién es quizás hoy una de las mayores investigadoras de la cultura africana y afrolatinoamericana, quién vino por primera vez a Colombia al primer Congreso de las Culturas Negras de las Américas en 1977, evento que, como ella misma afirma, le cambió la vida y la perspectiva, lo cual fue fundamental para la labor que se hizo. Contó sus experiencias con América Latina, Brasil, de los viajes a más de cuarenta países africanos; una mujer que ya ronda más o menos los 75 años y quién continúa muy activa como investigadora. Ella va a venir a Colombia al doctorado a apoyar la creación de la cátedra de estudios africanos en la Universidad del Valle.


Visita a la familia de Manuel Zapata Olivella del equipo de producción de Telepacífico, Lorica, Córdoba, 2019.
Foto: Centro Virtual Isaacs


Un escritor colombiano habla del paso de Zapata por New York


Finalmente se entrevistó a Jaime Manrique Ardila, escritor colombiano que lleva más de cincuenta años viviendo en New York, quien había leído especialmente He visto la noche y a quién se le indagó desde su perspectiva como colombiano residente en New York, de la significación del libro de Zapata, elogiando lo extraordinario del libro, las vivencias y la permanencia en el tiempo de muchas cosas que percibió Manuel Zapata de los Estados Unidos, especialmente, por supuesto, del barrio emblemático de los negros de los Estados Unidos que hoy está muy grande, muy cambiado, pues hay distintas colonias (hay un Harlem hispánico, por ejemplo). Además de la preponderancia negra se ven otro tipo de culturas. Asistieron también a varios museos, quizás el más importante y el más extraordinario, el Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana, mejor conocido como Museo Obama, ubicado en Washington. Es un museo espectacular en el que no solamente está toda la historia de la llegada de la diáspora, sino que está actualizado hasta nuestros días, y exhibe a los afroamericanos destacados en los campos del deporte, la música, la culinaria, la moda, el teatro, el cine y la radio, entre otros. Es un museo muy bien organizado en términos de fotografía, video, es un edificio precioso. También se visitó el Instituto Humboldt de New York y el Museo de Arte Afroamericano. Para el documental también se hicieron más de 400 rostros del Chocó, Guachené, Robles, Cali, entre otras ciudades, porque el hilo poético de la narración va a hacer esos rostros, esas miradas que se van a confundir con las de Zapata Olivella como una imagen poética de lo que él hizo a lo largo de su vida.

En este documental, en la medida en que se ha avanzado en el proceso de su filmación, se destaca la importancia que tiene poder visitar Senegal, específicamente la Isla Gorée, que es donde está la fortaleza del Parque de los Esclavos, donde Zapata, en 1974, casi ocho años antes de que apareciera Changó, el gran putas, fue a un congreso invitado por Léopold Senghor y le pidió que lo dejara dormir ahí, de lo cual resultó una bella historia sobre lo que le pasó esa noche, sobre lo que soñó, y de cómo ahí finalmente Zapata entendió que tenía que desarrollar la novela que estaba escribiendo: Changó, el gran putas. Y por supuesto, se tiene en mente un país como Haití, donde hay un capítulo tan bello como lo es la Revolución del Vudú, adonde también se podría estar pensando en ir porque eso le daría muchísimo más peso al documental. También está Brasil, donde se tomaron algunas imágenes. Este es un esfuerzo muy importante porque va a permitir que, a través de la televisión, podamos mostrarle al mundo la vida, obra y legado de Manuel.




En casa del escritor Jaime Manrique Ardilla en Nueva York, con el equipo de producción de Telepacífico.
Foto: Centro Virtual Isaacs

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )