Tema Central

Ciencia & Cultura al servicio de la sociedad
Entrevista a Jaime Cantera

Un biólogo marino es actualmente el Vicerrector de Investigaciones de la Universidad del Valle. Durante los treinta años de carrera como docente e investigador, Jaime Cantera se dedicó a estudiar los organismos animales y vegetales de la zona costera y del mar de la Costa Pacífica colombiana. Por sus investigaciones la ha recorrido prácticamente toda, y según sus propias valoraciones, gracias a sus localidades pudo aprender história, geografía y cultura de la región, lo que lo convirtió en un aficionado de estas disciplinas, complemento vital para su formación en beneficio de un enfoque más completo del ser humano y su entorno. Entrevista exclusiva para La Palabra.


Por: Equipo La Palabra




Jaime Cantera. Biólogo marino. Vicerrector de Investigaciones de la Universidad del Valle.
Foto: Centro Virtual Isaacs


La Palabra: En materia de Apropiación Social del Conocimiento, la Tecnología y la Innovación (ASCTI), la Universidad del Valle es la entidad que más tiene vínculos con su entorno en la región. En este sentido, ¿cuáles considera usted que son los logros más importantes de la Universidad en este campo de ASCTI con su entorno y los problemas que la Universidad ayuda a resolver?

Jaime Cantera: La Universidad siempre ha estado muy cerca de la apropiación porque desde muy temprano estuvimos en relación permanente con la comunidad, inclusive, puedo decir que hemos tenido esa dinámica de ellos hacia nosotros. Muchos investigadores fuimos fuertemente influenciados en nuestras carreras por la opinión que la comunidad tiene de su entorno y su conocimiento ancestral. Trabajando en el Pacífico ancestral me enfrenté muchas veces al tema de la cultura y el conocimiento tradicional, y con eso nosotros empezamos a apropiarnos del conocimiento y el territorio de ellos hacia acá.

Actualmente cambiamos la situación para que generáramos conocimiento del cual la comunidad pueda apropiarse. Mi punto entonces es que la Universidad del Valle, de manera silenciosa y menos valorada, hacía apropiación desde siempre. Únicamente en el último tiempo resaltamos ese valor como parte de la gestión del conocimiento y lo destacamos. En el tema de la biología marina, para mencionar un ejemplo, hemos sido claves para generar conocimientos para que Colombia decidiera hacer áreas naturales. Qué mejor ejemplo de apropiación que eso: generamos un conocimiento sobre un área determinada, un área salvaje determinada (Gorgona, Malpelo, el sur del país, Chocó), ese conocimiento alguien lo toma o apropia y le sirve para decir: “miren señores, estas áreas tienen riquezas y valores de conservación incalculables, por lo tanto debemos hacer un programa de conservación y declarar esta zona parque natural o patrimonio común de la humanidad”. De esa manera la Universidad del Valle contribuyó y lo seguira haciendo en este campo a la apropiación social del conocimiento. Apenas estoy dando un ejemplo, pero son múltiples las áreas (salud, educación, economía, humanidades, ingenieria, artes, ciencias básicas, administración) en las que hemos hecho aportes al desarrollo de la región y del país.

L.P: La Universidad del Valle tiene mecanismos con el Estado, la empresa privada, organizaciones civiles, para trabajar el desarrollo de la ciencia y la transferencia de la misma, a través de la OTRI. Cuéntenos sobre esta política.

J.C: En los últimos años la Universidad ha tenido como meta tener una mejor relación con la sociedad. Comprendió eso hace años y empezó a realizar transferencia de resultados de investigación a la sociedad, entonces se creó una oficina que es la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) a la sociedad, asociada a la Vicerrectoría de Investigaciones.

En los años más recientes ha cambiado la oficina, puesto que ya no se busca apenas transferir sino gestionar conocimiento. ¿Qué implica esto? Que la sociedad no solo se entera de ese conocimiento producido, sino que ayuda a la gestión de ese conocimiento, por ejemplo, a través del método clásico de publicación, pero también a través de trabajo en empresas basadas en tecnología o descubrimiento científico desarrollado, lo que significa que alguien pueda desarrollar eso. O se puede hacer investigación de los llamados modos 2 o 3, que no es una investigación en la que se le ocurre qué hacer, sino que alguien tiene una necesidad y la OTRI hace un proyecto para resolverlo. De esa manera ayuda a solucionar problemas claros de desarrollo industrial o comunitario. Y se hace a través de estudiantes tesistas, profesores investigadores. También se hacen, por ejemplo, negociación de patentes en Estados Unidos y México con resultados de investigación. De esa manera la sociedad se apropia del descubrimiento.

También ayudamos a hacer proyectos de base tecnológica para grupos de empresas que se agrupan en torno a una problemática. El Valle del Cauca es una potencia en proteína blanca. En este campo ayudamos a mejorar las condiciones de producción de pollo, huevos y cerdo, para que sea más limpia, con menos impacto con el medio ambiente. Y así tenemos varias: el potencial agrícola del Valle, y el potencial de utilizar los desechos de base vegetal: la gente se pregunta ¿qué hacer con los desechos de la caña, con ese bagazo? Se hace ese papel. Bueno, tenemos mil implicaciones importantes: no tenemos basura, no tenemos que quemarla, no nos toca aguantarnos los malos olores, evitamos la tala de árboles para hacer papel porque lo hacemos con bagazo de caña. Actualmente estamos viendo para ver qué hacer con la parte vegetal (biomasa) no utilizada: hojas, tronco, raíces, de las especies que cultivamos de los frutales de la naranja, mandarina, aguacate y en los cultivos que no son renovables, podemos usarlos para generar por ejemplo artículos de belleza, shampoo. Para el caso del shampoo nos hemos unido con empresas que les interesa eso, por ejemplo, la empresa más notable en eso es Recamier, entonces hacemos un proyecto de ciencia pura y dura con componentes comunitarios y empresariales para ver cómo utilizan esos ingredientes para hacer los avances en el mercado.



Foto: Centro Virtual Isaacs


LP: En el Centro Virtual Isaacs, con el apoyo de la Vicerrectoría, se está trabajando en un modelo que aporte a la apropiación social del conocimiento que se ha llamado “Univalle, ciencia & cultura” de forma holística. ¿Cuál es su opinión sobre ese holismo y la necesidad de hacer uso intensivo de las nuevas tecnologías de la información?

J.C: El proyecto del CVI que mencionas va a abrir nuevos caminos para la Apropiación Social del Conocimiento, en el cual tenemos que intensificar el uso de las nuevas tecnologías de la información. Yo considero que la ciencia y la cultura van y han ido de la mano permanentemente. Los primeros científicos, es difícil decir quiénes eran, pero las primeras culturas en dejar huellas, en dejar estudios científicos, lo hicieron a través de la cultura, la pintura, de literatura, expresando su idiosincrasia a través de los descubrimientos que iban haciendo sobre la ciencia. El arte ayudó mucho a entender la ciencia. Por ejemplo, cuando aparecen los grabados en las cuevas Lascaux, que son animales, hay investigadores que muestran que eso es un estudio científico y que hay descubrimientos científicos detrás de ese arte, por ejemplo, que los organismos andan en manada. Y que esa manada es organizada.

La cultura Tumaco nuestra, por ejemplo, representó enormes figuras zoológicas del Pacífico en su orfebrería y cerámica y por ejemplo hay uno que nosotros los biólogos le vemos la importancia que es el pez volador que está en oro en el Museo del Oro. Nosotros los biólogos cuando lo vemos, sabemos inmediatamente que es un pez volador, entonces esculturalmente para ellos me imagino que significaba un dios, porque, un pez que vuele, debe generar un impacto culturar muy fuerte, porque ellos como buenos pescadores que eran, estaban acostumbrados a ver peces en el agua, y cuando uno sale volando, debe causar una impresión, es un decir, como de que, esto parece más es como un dios porque es diferente a los demás. A través de la cultura de la gente, uno reconoce la importancia del ambiente, por ejemplo.

LP: Usted reitera su aprendizaje cultural como biólogo marino en el Pacífico, un proceso que doble vía entre la cultura y la ciencia. Hablenos de este desde su experiencia.

Yo siempre echo un cuento, de mi experiencia en un sitio conocido como Archipiélago de la Plata, uno de los cuatro existentes en el país, el único del Pacífico. Allí los niños me enseñaban dónde estaban los cangrejos, los camarones, todo lo que yo quería estudiar. Eso lo aprendí a través de ellos, y ellos lo aprendieron culturalmente, gracias a sus padres y familiares y yo aprendía a través de ellos también. Cuando hacíamos salidas de campo yo les decía a mis estudiantes “levante esa piedra que ahí debajo hay un camarón” y ahí estaba el camarón, todo el mundo preguntaba por qué sabía eso y lo que nunca confesé es que ese saber era de los niños de Bahía Málaga, porque su cultura era salir a recorrer el medio de niños y es la única oportunidad que tienen porque después se dedican a la pesca, a la madera, transporte, etc., la vida después no les da para eso. Entonces a través de esa cultura aprendimos ciencia. Después hicimos lo contrario con ellos, ya adultos, les enseñamos que lo que ellos llamaban piangua macho y piangua hembra, en su cultura, eran dos especies diferentes y que cada una, a la manera del sapo y la rana, tenían machos y hembras. Entonces de alguna manera, la ciencia le ayuda a la cultura a crear conciencia, porque obviamente para manejar un recurso como el que ellos manejan que es el recurso pesquero, saber eso es muy importante.

LP: ¿Cuáles han sido los desarrollos reciente de Univalle para llegar a la opinión pública a través de los medios y las nuevas teconlogiás de la infomación?

J.C.: En los últimos años, personas de la comunicación muy cercanas a la ciencia, empezaron a hacer divulgación científica de muy buen nivel. El caso más conocido en este proceso fue el de Jacques Cousteau, que la gente conoce como un gran investigador y los investigadores sabemos que fue un gran comunicador. Las investigaciones de él fueron pocas pero lo que hizo comunicando la ciencia del mar al mundo, no tiene comparación con el beneficio que le hizo porque yo creo que, de esa época para acá, él le mostró al mundo lo importante que era el mar. Y hubo otro que también influyó en mi vida, Félix Rodríguez de la Fuente, un español, que lo hacía muy bien, hacían unas filmaciones hermosas que veíamos en un programa “Naturalia” que era realmente mi sueño, entonces eso impactaba favorablemente y los científicos empezamos a no tener temor de eso y generar el interés hacia comunicarnos de esa manera. Empezamos entonces con el tema de la noticia. Una noticia nuestra muy común era: “se descubren tres especies nuevas en la Universidad del Valle”, y así fueron, entonces empezamos a entrar de verdad a que la gente supiera lo que se hace acá. En la actualidad, el Canal Universitario, Univalle Stéreo, La Palabra, la Oficina de Comunicaciones y la revista Campus, los portales virtuales con el CVI, las redes sociales, las revistas y periódicos, todo esto se ha potenciado y la universidad viene desarrollando nuevas y creativas estrategias para la Apropiación Social del Conocimiento.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *