Tema Central

“Colombia necesita un sistema integrado de Ciencia, Tecnología e Innovación que sea política de Estado”

Conferencia inaugural de la rectora de la Universisad Nacional, Dolly Montoya Castaño, en el Foro Regional de Bioeconomía realizado en la Universidad Tecnológica de Pereira, el pasado 12 de julio. La doctora Montoya es química farmacéutica de la Universidad Nacional de Colombia, magister en Ciencias Médicas Básicas de la Universidad Nacional Autónoma de México y Ph.D en Ciencias de la Universidad Tecnológica de Múnich. Realizó un protocolado en investigación en Ciencia y Tecnología. Cofundó y dirigió el Instituto de Biotecnología en la Universidad Nacional. Por primera vez una mujer ocupa el primer cargo de rectora de la primera universidad del país. Apartes de su intervención.


Por: Equipo La Palabra




Dolly Montoya Castaño, Química Farmacéutica. Rectora de la Universidad Nacional.
Foto: https://www.kienyke.com/noticias/dolly-montoya-rectora-universidad-nacional


El Instituto de Biotecnología


Quiero compartir con ustedes algo que se puede hacer en Colombia. Nosotros empezamos en el Instituto de Biotecnología. La Universidad Nacional es pesada y sigue siendo muy pesada. Yo tenía un jefe que me sacaba en el departamento de farmacia en las listas de los indisciplinados todas las semanas porque yo iba a dictar conferencias y no pedía permiso. Yo dije no, esto no puede seguir así y nos inventamos el Instituto de Biotecnología. La biotecnología realmente es interdisciplinar, interfacultades, interinstitucional. Decidimos nos podíamos juntar investigadores de cuatro facultades para hacer un instituto diferente a todo lo que había, y nos inventamos el Instituto de Biotecnología en la Universidad Nacional. La verdad ha sido muy bonito porque al final siento que tenemos alma de innovadores, algo nos incomoda y queremos hacer algo diferente. Cuando empezamos la innovación no sonaba, pero ahora ya está de moda.

En el tiempo en que nosotros empezamos no se hablaba de la bioeconomía. Hicimos doscientas conferencias en un año por todo el país vendiendo la biotecnología, soy una vendedora de biotecnología. Esto es muy bonito porque, además, hicimos cursos en Bogotá, Medellín, Manizales, Palmira, en muchos sitios de Eje Cafetero y otras regiones. Así empezaron a llegar investigadores de todo el país y arrancamos.




Actores del Sistema Nacional de Innovación. Foro Regional de Biotecnología. Universidad Tecnológica de Pereira, julio de 2018.
Foto: La Palabra.


Les quiero hablar de Bioeconomía como una vivencia, y la mayor preocupación que tengo, lo que aprendimos en Política, Ciencia y Tecnología es que en Colombia no tenemos un sistema nacional alineado, tenemos un sistema nacional de competitividad que maneja el gobierno directamente desde la Presidencia y un consejo de Ciencia, Tecnología e Innovación que es el gran programa que maneja ColCiencias. Pero no tenemos un propósito de país, los actores coordinamos como de cero, no hemos sido capaces de integrarnos como actores resistentes. Nuestros actores sociales son la sociedad civil, el estado, las universidades y centros de investigación, y las empresas; y los círculos son el sistema Nacional de Innovación, los sistemas regionales y los sistemas locales.

Esos actores están en todos los niveles, y también, si ustedes van a una empresa, a una organización, la forma de crecer si queremos hacer bioeconomía es que los actores estemos juntos. De otra manera o hacemos ciencia o hacemos empresas de pronto innovadoras, pero no con innovación realmente radical. Así no hacemos innovación incremental. El sueño sería que pudiéramos tener un país que entendiera el sistema, y más importante, que entendiera que la ciencia, la tecnología, la innovación y la educación no pueden seguir dependiendo de los avatares políticos de los gobiernos de turno. Los países que han logrado avanzar es porque han establecido políticas de estado, o sea, que no dependan del político que llegue. Así podríamos hacer énfasis en algo, pero no tendríamos que cambiar cada tres o cuatro años el sistema de Ciencia y Tecnología. Si no lo hacemos, no tendremos nada serio hacía el futuro.



La Comunidad Universitaria según Dolly Montoya. Foro Regional de Biotecnología. Universidad Tecnológica de Pereira, julio de 2018.
Foto: La Palabra


Un proyecto interfacultades


Ya les hablaba del Instituto de Biotecnología, un instituto interfacultades. El origen del Instituto de Biotecnología de la Universidad Nacional de Colombia se remonta al año de 1982. Cuando se juntaron investigadores de agronomía, ciencias y medicina se organizó el grupo de investigación en biotecnología. En 1987 el Instituto de Biotecnología fue fundado formalmente en calidad de unidad académica interdisciplinaria en la Universidad Nacional. A lo largo de su historia, ha vinculado docentes de todas las facultades de la sede de Bogotá, y también ha realizado colaboraciones con instituciones nacionales e internacionales: universidades, centros de investigación y desarrollo tecnológico, instituciones del estado y organizaciones del sector productivo.

Para apoyar la formación de investigadores y la alianza de diferentes facultades, fue creada – en 1999 – la maestría en microbiología; en el 2006 el doctorado en biotecnología; y desde el 2012 el programa de maestría en bioinformática. Fiel al espíritu que propició su creación el Instituto de Biotecnología se ha consolidado como un referente de investigación científica en Colombia y en la actualidad es uno de los cuarenta y cuatro centros de investigación que conforman el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología e Innovación que gestiona Colciencias.

Quiero hacer énfasis en dos aspectos de lo que se hace en el instituto. Nosotros logramos articular la docencia, la investigación y la extensión. Los estudiantes que llegan al Instituto nunca se están preguntando si hacemos docencia, investigación o extensión pues se mueven en un ambiente natural. Para lograr esto lo que hicimos fue desarrollar maestrías interfacultades, la maestría en microbiología es interfacultades. Esta maestría ya ha graduado quinientos estudiantes, y luego con el mismo modelo integramos el Doctorado interfacultades de Biotecnología. Tenemos en este momento ciento siete estudiantes de doctorado: unos estudiantes hacen tesis en agronomía, en medicina, en tres áreas de biotecnología, medicina, bioprocesos y también en agrícola. Y estamos asociados con las diferentes facultades. En el Instituto hay quince doctores, en nuestro edificio. Realmente, el éxito mayor es como se conforma el comité académico de esta maestría y este doctorado con investigadores, no decanos, investigadores del área de las diferentes facultades, y conforman el comité de programas curriculares. Asimismo, creamos la primera maestría interfacultades de microbiología y no creamos ningún curso porque todos los cursos los tenía la facultad de ciencias y la facultad de agroeconomia y la falcultad de ingeniería. Hicimos el plan de estudios con base a lo que tenía la universidad. No nos tocó inventarnos absolutamente nada, solamente un curso de fisiología bioquímica de microorganismos, los demás todos los tenía la universidad, y como hay movilidad de estudiante de facultad a facultad entonces no hay problema.

Así empezamos el trabajo interdisciplinario e interfacultades. No les quiero contar la historia de como llegamos a esto, solo les quiero decir lo que me dijo el rector de la época: interesantísima idea, pero no tengo ni profesores ni plata, haga lo que pueda. Reunimos los profesores y empezamos. Conseguimos treinta millones de dólares en todo el camino durante los primero diez años, a través de proyectos en biotecnología. Con buenos proyectos y buenas ideas se consiguen recursos.



Instituto de Biotecnología en la Universidad Nacional
Foto: http://www.gaceta.unam.mx/20170313/terna-para-biotecnologia/


La Bioeconomía


Quiero hablar de dos cosas fundamentales sobre cómo se puede hacer bioeconomía, en dos sentidos. Una en innovación social y otra en innovación tecnológica. Voy a hablar de esta primera vivencia de innovación tecnológica. Nosotros aprendimos que si no están juntos todos los actores no se pueden hacer empresas, sobre todo en un país como Colombia donde las empresas no tienen un departamento de desarrollo porque son pequeñas. Entonces, tenemos que asociarnos porque tampoco se hacen empresas de base tecnológica sin conocimiento. Se podrán hacer empresas de otro tipo, pero no de base tecnológica. Este tipo de empresa son producto de la investigación en las diferentes áreas que tenemos. Que hicimos nosotros, conseguimos primero un socio empresario. Se constituyó un grupo de arroceros que constituyeron una empresa para hacer bioinsumos con el Instituto de Biotecnología. Y ellos eran de la junta directiva de Fedearroz, entonces, también logramos articular a Fedearroz, articulamos la empresa, al Estado, tanto de las organizaciones de fomento como ColCiencias, el SENA, y las organizaciones de regulación como el ICA. No había plantas piloto, no había políticas de planta piloto en el país. Solamente lo que teníamos nosotros era una legislación que habían hecho las trasnacionales para traer plantas al país. Entonces nos tocó hablar con el presidente, en ese tiempo el Álvaro Uribe, para que pudiéramos cambiar nosotros y ponerle normas a las plantas piloto que se desarrollaran en el país que no tenían las mismas características de una planta industrial. Por eso nos tocó unir a todos los actores, quienes desde la etapa de laboratorio están vinculados de manera permanente: los investigadores, la empresa, el ICA, que fue muy importante, y el director de los cultivadores. Y así, cuando teníamos el trabajo hecho en el laboratorio pudimos hacer pruebas en invernadero. Luego para las pruebas medianas, hectáreas medianas y con un tiempo prolongado como de tres años se hicieron pruebas de campo con la planta piloto que se desarrolló en el instituto, y después la planta industrial que hoy en Ibagué, diseñada por nosotros con buenas prácticas de manufactura. […]

Biocultivos S.A
http://www.biocultivos.com.co/cultivos/


Esta exitosa empresa indica que se puede si unimos las fuerzas entre los diferentes actores, por supuesto, estos actores respetando el medio ambiente y en un ambiente de innovación. La empresa se llama Biocultivos S. A. y está funcionando en Ibagué. Es el laboratorio de la empresa porque el modelo de negocio no fue vender productos en anaquel, el modelo de negocio fue analizar cada región del país, cuáles eran las condiciones en las cuales se iban a aplicar los biofertilizantes. El departamento técnico no fue un departamento de ventas sino un departamento técnico. Empezamos con los técnicos, en este momento hay cuarenta profesionales trabajando en la empresa. Ellos van, ayudan a sembrar, están pendientes de las cosechas y van llevando una estadística de como va el producto. Digamos que este tipo de productos biotecnológico no se pueden vender en el mostrador como zapatos, ropa interior femenina, porque son productos de base tecnológica. Entonces las empresas tienen que tener una mirada diferente, y la primera mirada de la empresa es que la tierra tiene vida. Eso les sorprendió mucho a los empresarios cuando se los dijimos. Ahora les parece que así es porque, además, si el producto se va a emplear en los Llanos no es igual si se va a aplicar en Ibagué o las regiones arroceras del país. Ellos llegaron a nosotros diciendo, mire profesora hacemos un estudio de diez años, el problema en el país no va a ser de la guerrilla, va a ser que no tenemos biofertilizantes y eso ocurrió en ocho años. Cuando eso ocurrió, nosotros ya teníamos pruebas de campo en trecientas cincuenta mil hectáreas. El ICA ha sido importante porque con ellos desarrollamos las pruebas de campo. Entonces vamos documentado el producto y cuando ya se va a registrar el producto, ellos mismos han hecho las pruebas de campo, y los diseños los hacemos nosotros conjuntamente con ellos. Ese es un buen consejo para cuando trabajamos en el sector agrícola, trabajar de la mano del ICA, y con pruebas de campo se puedan ir estableciendo las normas y ellos ya saben cuáles son los productos y ellos ya tienen las pruebas documentadas.

Como todos los productos tienen sello UN nos toca ir cada mes a seguir controlando calidad a mirar el producto. La universidad no puede soltarse definitivamente de ese desarrollo, tiene que seguir acompañando al empresario. Por eso ley de spin off es tan buena para nosotros. Pero, por ejemplo, ya hicimos cuentas, lo que la empresa nos ofrece ahora por entrar a compartir acciones es mucho menor que los ingresos que le llegan a la universidad por royalties. En este momento lo que tenemos por la universidad son royalties. Entonces nosotros hacemos un trato con la empresa privada. Cuando es empresa privada, si quiere privado paga privado, paga royalties. Si es de innovación social es de dominio público el conocimiento y se hace para todas las comunidades. Por eso les quería traer cada uno de los ejemplos. Ahora haciendo cuentas con los investigadores que están en ese proyecto, veíamos que es mejor que la universidad siga recibiendo royalties porque la ley no estuvo antes, la ley nos llegó tarde. Entonces, es mejor seguir en la situación que estamos a aspirar a tener acciones en la empresa. Por otro lado se puede, pero se puede con conocimiento. Se puede pero desarrollando conocimiento para hace una empresa de base tecnológica co-innovadoras.[…]



BIOCULTIVOS S.A
Foto: http://www.biocultivos.com.co/nosotros/


El trabajo conjunto


Los investigadores somos una cosa y nos tenemos que ubicar en nuestro papel, y los empresarios en su papel y el gobierno en su papel, y la sociedad civil debe aportar también y organizarse, decir ese producto sí y ese no. He hecho muchos talleres en el país que si la biotecnología, que si la bioseguridad, pero cada cosa es aparte. Yo creo que hemos aprendido mucho, hemos avanzado un buen camino todas las universidades. A mí me asusta porque la primera vez que empezamos a hablar de los proyectos de regalías aquí era una idea discutíamos qué hacer. Con la experiencia que tengo hoy haría una maestría de esta manera no haría nada tradicional. La universidad se ha preocupado por eso, ha hecho cosas novedosas. Y me parece que un puntal para el desarrollo de la región sí son recursos naturales pero sobre todo seres humanos juntos, que podamos producir. Y así como le decía Pékerman a la selección, que no se te crezca el ego. Yo le oía los discursos a Pérkerman y en un taller que tuvimos de la dirección de la universidad lo expuse, y dije, sí, podemos caminar individualmente pero en equipo es cuando tenemos impacto y hacemos goles. Yo creo que lo que he aprendido en la vida, perdónenme el ego, felicitarme por haber trabajado interdisciplinariamente con interfacultades, por haber creído. Porque para trabajar de manera interdisciplinaria uno primero tiene que reconocer al otro, re conocerle lo que sabe, respetarlo y compartir. Nada tiene que ser como uno quiere, tiene que ser como todos queremos, y hacer comunidades, ya sea con todos los actores del sistema o con investigadores. Creo que hay reside el éxito de todo lo que podemos hacer.

Quiero compartirles algo de mi experiencia, y he pasado por todo, desde tener que sufrir con investigadores más individualistas durante toda mi vida, y los respeto. Es suposición pero también he visto como no crecen, también he visto como no crecen trabajando solos. Es cuando uno dice, sí, vale la pena que seamos común unión y con este mensaje quiero decirles que juntos podemos, solos difícil.

Muchas gracias.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *