Tema Central

“La educación virtual es un movimiento que se generaliza cada vez más”

La Dirección de Nuevas Tecnologías y Educación Virtual -DINTEV- es una dependencia adscrita a la Vicerrectoría Académica de la Universidad del Valle, y cuenta con un equipo multidisciplinar y la infraestructura necesaria para atender las demandas de la comunidad universitaria relacionadas con el uso de las TIC. Su directora, la profesora Gloria Toro, habló con La Palabra sobre las perspectivas en educación virtual que proyecta la Universidad del Valle en el mediano plazo.


Por: Redacción La Palabra




Gloria Toro, directora de la DINTEV.
Foto: Centro Virtual Isaacs


La Palabra: ¿Qué es la DINTEV?

Gloria Toro: La DINTEV es la Dirección de Nuevas Tecnologías y Educación Virtual. Es una unidad de la Universidad del Valle que depende de la Vicerrectoría Académica. El propósito de esta unidad es fortalecer y promover la apropiación de tecnologías de la información en educación. Nos dirigimos sobre todo a los docentes de la Universidad del Valle. Trabajamos con ellos en la formación, en la creación de recursos digitales y en la mejora de sus cursos, pues todo esto se revierte en una mejor docencia para sus estudiantes. Además administramos el ambiente de aprendizaje virtual, que es lo que llamamos Campus Virtual de la Universidad del Valle, y ofrecemos tecnologías para soportar esos procesos de aprendizaje y de comunicación entre estudiantes y profesores, mediados por la tecnología.

L.P.: Eso indica que la Universidad del Valle, desde los años 90 en la rectoría del doctor Jaime Galarza, hizo algunas apuestas importantes en lo que llamaban educación a distancia. En esa época se hicieron algunos convenios con la Universidad de Monterrey, por ejemplo. ¿Cuál es el estado de desarrollo que tiene la Universidad del Valle en este campo?

G.T.: La Universidad del Valle tuvo una experiencia muy interesante en los años 80 y 90 cuando se empezó a trabajar todas las modalidades de educación a distancia, a través de tecnologías como radio, la televisión y el correo. La universidad aprendió muchas cosas. Fue modelo para muchas universidades en este sentido, pero después la universidad hizo un pare en estas tendencias y ahora retoma nuevamente toda esta posibilidad de la educación a distancia y la educación virtual. De hecho, dentro del plan de desarrollo de la universidad está en este momento la meta de hacer producción y ofrecimiento de programas en modalidad virtual; en estos momentos estamos arrancando con nuevos programas para ofrecerlos el próximo año.

L.P.: ¿Cuáles son esos programas y cómo ha sido el trabajo en esas áreas?

G.T.: Nosotros a partir de la experiencia que se ha tenido en cursos con desarrollo de recursos digitales y con varios proyectos de investigación que se han acercado a DINTEV durante todos estos años, ya tenemos un bagaje metodológico muy interesante. En este momento se han identificado algunos programas académicos que han mostrado su interés y que tienen las condiciones para su virtualización. Uno de ellos es la maestría en enfermería, que tradicionalmente y desde años anteriores, ha estado en modalidad a distancia, y que ahora se quiere formular como una maestría virtual. El otro programa es la maestría en ingeniería de sistemas. Estamos trabajando con los profesores de la escuela y hemos iniciado este semestre un proceso de diseño formativo de su nueva propuesta con algunos de sus cursos, para que el próximo semestre podamos terminar de implementarlos, ojalá el próximo año. El otro programa es la especialización en calidad y productividad con la Facultad de Ciencias de la Administración. Este es un programa que, inclusive, ya había tenido alguna trayectoria y algunos intentos de virtualización, pero ahora lo estamos concretando.

L.P.: ¿Qué significan estos programas para el aprendizaje de los estudiantes, para el rol de los profesores, para el rendimiento de esos cursos y para la calidad de nuestra educación?

G.T.: Uno de los elementos más importantes que la universidad quiere mantener, y tal vez por lo cual ha tomado más tiempo, es la calidad de sus programas. Esto es fundamental. Por eso estamos fortaleciendo las metodologías y las estrategias pedagógicas que se van a utilizar para estas modalidades. Ciertamente la modalidad virtual cambia la mirada desde el profesor y desde el estudiante, pues cuando manejamos ambientes presenciales, generalmente el aprendizaje está muy centrado en el profesor porque es quien expone y es el dueño de todo el conocimiento, el que presenta los contenidos y el que diseña las actividades. Todo gira en torno al profesor. Cuando pasamos a la virtualidad, todo gira en torno al estudiante. Es éste quien tiene que desarrollar toda su capacidad de aprendizaje autónomo. Esto es muy importante. De hecho, para ser estudiante en modalidad virtual, el estudiante necesita tomar un curso con nosotros que se llama Estrategias para el aprendizaje autónomo, porque ahí se privilegia la autonomía del estudiante, porque es él quién se acerca a los contenidos y a las actividades de aprendizaje, y es quién tiene a su profesor como un orientador, como un facilitador; la gran responsabilidad del aprendizaje recae en el estudiante y por eso tiene que desarrollar ciertas habilidades, tiene que ser más maduro, tiene que aprender a manejar su tiempo, sus prioridades, tiene que ser más organizado, y también es responsabilidad de la universidad desarrollar esos aspectos en ellos. Tenemos un ambiente de comunicación que es muy importante establecer, que es el Campus Virtual, y diferentes herramientas que establecen esa comunicación entre el profesor y el estudiante, y entre los estudiantes entre sí, pues en la virtualidad se crea una comunidad de diálogo, de colaboración, que es diferente al que se presenta en un nivel presencial, donde hay un encuentro directo. Entonces por eso es muy importante que nosotros trabajemos con los profesores en nuevas estrategias pedagógicas de comunicación y de evaluación con el estudiante, y trabajar con los estudiantes para que puedan desarrollar esas metodologías y esas estrategias de autonomía para el aprendizaje.



Gloria Toro y Darío Henao, director de La Palabra.
Foto: Centro Virtual Isaacs.


L.P.: Recientemente se hizo una cumbre aquí en la Universidad del Valle que ofreció Microsoft, a la cual asistieron todas las universidades de la región, en la que se presentaron muchos proyectos interesantísimos. Cuéntenos un poco cómo están estos procesos en el suroccidente colombiano y cómo cree que se pueden introducir en la Universidad del Valle proyectos y desarrollos que marquen el derrotero a nivel regional otra vez.

G.T.: Ciertamente la virtualidad es un movimiento que cada vez se generaliza más, y en el que todas las universidades del país estamos adentrándonos. Unas lo han hecho más rápido que otras. Sin embargo, todavía creo que falta muchísimo por recorrer. Hay algunas experiencias de universidades privadas. En general son estas las que más han incursionado en la virtualidad: prácticamente el 85% de los ofrecimientos virtuales proviene de las universidades privadas. Las universidades públicas están avanzando en este camino, se están haciendo alianzas interesantes con las universidades privadas. Existen muchas modalidades; en este momento, por ejemplo, no solamente desde el punto de vista de los programas formales académicos de currículum, sino también otras posibilidades como los cursos masivos, de los cuales estuvimos hablando hace un rato, también que pueden posicionar una temática, una institución o una universidad, sobre temas qué son únicos. Por ejemplo temas culturales, literarios, científicos, que se pueden exponer para un público más amplio y no solamente a un público estrictamente académico matriculado en la universidad, sino para un público abierto donde los participantes se aproximan a temáticas y conocimientos que son trabajados desde una universidad.

L.P.: Esto nos recuerda un antiguo proyecto que finalmente no se concretó y que seguramente ahora, con las nuevas tecnologías, va a ser una realidad. Aquí se planteó en los años 90 un instituto de cursos libres. Ustedes están en una propuesta muy importante para nuestra cultura, para nuestra región, que es aprovechar los saberes de aquellos profesores que han hecho una larga carrera y que tienen acumulados de muchísimos conocimientos que podrían legar a las nuevas generaciones y amplios públicos a través de las nuevas tecnologías. Cuéntenos de ese proyecto, de esa perspectiva que ustedes tienen en la DINTEV.

G.T.: Nosotros siempre hemos pensado que en la universidad se generan conocimientos muy importantes, y se llegan inclusive a formar expertos en unas áreas que son únicas, y queremos aprovechar esa experticia, ese gran bagaje que se ha generado desde la investigación, desde la producción, desde la docencia, con profesores y profesoras que ya son reconocidos nacional e internacionalmente y que podamos en cierta forma capturar esa experiencia en un material que podamos divulgar masivamente. Profesores expertos en algunas áreas de la literatura, de la ciencia, de la economía, y que son profesores que, muchos de ellos, ya están por jubilarse o que ya se han jubilado, y que podamos trabajar con ellos esas temáticas para que esos conocimientos y esa experiencia que tienen la podamos realmente divulgar muchísimo más, y no se quede solamente a nivel de la universidad o de sus estudiantes que se beneficiaron con eso, sino que podamos trabajar con ellos mucho más. Entonces yo creo que ahí tenemos que trabajar mucho juntos, y las tecnologías nos dan esa posibilidad de capturar todo ese conocimiento y esa experiencia, y poder enriquecerla y divulgarla al mundo entero.

L.P.: Háblenos un poco acerca de su experiencia en el campo interdisciplinar.

G.T.: Este es un campo que abre muchas posibilidades. De hecho el área de la salud ha sido uno de los grandes impulsadores de la tecnología y de la educación. Por ejemplo, la producción educativa en salud es enorme y la producción tecnológica en salud también es muy grande. La salud misma es un gran impulsador del desarrollo científico en el mundo. En la universidad se han desarrollado cosas muy interesantes, pero yo creo que falta hacer más divulgación sobre todo esto. Cuando yo veo a todos los profesores que están trabajando con nosotros, son profesores que tienen proyectos muy interesantes, por ejemplo, en tecnologías para la rehabilitación, para la asistencia, para la medición de bioseñales, y son profesores muy bien posicionados en sus áreas, pero a veces siento que esas investigaciones se quedan un poco a nivel de la investigación misma; no se implementan a nivel más global. También siento que falta más comunicación entre la Facultad de Salud y la Facultad de Ingeniería para que podamos llevar esos procesos y esos proyectos a niveles de mayor difusión de implementación masiva, inclusive industrial. Tenemos aquí a excelentes estudiantes que muchas veces terminan yéndose a otros países porque a veces no encuentran aquí ese espacio, y ese espacio tenemos que crearlo nosotros.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *