Reportaje – Internet no es una niñera

Internet no es una niñera

A partir de un estudio realizado por Tigo Une y la Universidad Eafit, se conoció que los niños y jóvenes caleños pasan en promedio cuatro horas al día utilizando las herramientas digitales; y que el 55% de ellos, entre 15 y 16 años, ha tenido contacto en Internet con personas desconocidas.


Por: Clara Inés González Libreros
Estudiante de Comunicación Social y Periodismo




Foto: https://www.kienyke.com/tendencias/tecnologia/unicef-alerta-uso-tecnologias-ninos


Las redes sociales nos han transformado. La mayoría de usuarios de Facebook, Instagram, Twitter, o WhatsApp —me incluyo— se interesa por las últimas noticias, el trino de algún ex presidente, la respuesta de sus opositores, el chat grupal con la familia, los retos virales, las selfies de sus amigos, y ¿por qué no?, de ciertos desconocidos.

Los niños y adolescentes no están exentos de esta realidad. La investigación Riesgos y Potencialidades del uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en la vida cotidiana, realizada por Tigo Une junto a la Universidad EAFIT, que analizó información científica de la academia, artículos especializados, políticas, regulación y otras estrategias de responsabilidad social, determinó cuáles son los usos que le están dando los niños entre los 9 y 16 años en Colombia, a Internet. Además reveló sus hábitos en los dispositivos, los lugares donde normalmente se conectan y el tiempo que pasan conectados.

“Internet es un hecho en la vida de todos, convivamos responsable y creativamente con esta maravillosa herramienta. En nuestra estrategia de responsabilidad social queremos promover su uso responsable y creativo en Colombia. Para ello, desarrollamos un programa con base en el resultado de un estudio que incluye alianzas y acciones presenciales y digitales que impactan, a niños y adolescentes, y a esas personas que deberían acompañarlos activamente en el uso de las herramientas digitales como los padres, profesores y cuidadores o acudientes”, explicó Marcelo Cataldo, presidente de TigoUne.

En Cali, los niños y adolescentes pasan su tiempo jugando en línea (92%), hablando con amigos por redes sociales (89%), escuchando o descargando música (96%) y haciendo tareas (98%) que, en la mayoría de los casos, llevan el sello de Wikipedia. Una gran cantidad de ellos manifestó que ingresan a Internet todos o casi todos los días. Y el acceso se da principalmente a través de dispositivos móviles. Además se conoció que el 29% de los jóvenes caleños encuestados se ha quedado sin comer o dormir a causa de navegar en la web. Por otro lado, el 56% se ha sentido disgustado cuando no se ha podido conectar. Y el 38% reconoce que ha descuidado a su familia por pasar tiempo en línea.



Foto: Dreamstime. Sacada de: http://www.telemetro.com/actualidad/tecnologia/Ninos-educados-abuso-sexual-internet_0_1072992827.html


Ana Marina Jiménez, vicepresidenta de Asuntos Corporativos de TigoUne dijo “el estudio, nos dio resultados interesantes que nos llevan a actuar sobre las oportunidades de las TIC y no solamente sobre los riesgos. La idea es trabajar con un sentido más proactivo y menos prohibitivo. Para esto estamos haciendo alianzas con varias entidades, entre ellas el Ministerio de las TIC, para así convertir el uso creativo de Internet en un tema de Nación, que impacte a la mayor cantidad de colombianos posible”.

La autonomía de los niños para conectarse a internet es un reto para el entorno familiar, tanto en riesgos como en oportunidades. Algunos datos del estudio arrojaron que entre más edad tiene un niño, más tiende a conocer un adulto por internet, y de esta manera hay mayor probabilidad de enviar una foto o vídeo mostrando a alguien sus órganos sexuales. También se conoció que a mayor uso de internet para actividades educativas, menos se registran casos de este tipo.

Los jóvenes están sumergidos en un mundo cada vez más inmediato y visual. En este sentido el papel de los padres o acudientes es fundamental. “Desde la familia es un error creer que porque nuestros hijos están frente a una pantalla podemos desentendernos, creyendo que allí están seguros y no pasa nada. En realidad, es como dejarlos en una calle o un lugar público. Si el niño está en la calle debo decirle por dónde puede transitar o a qué hora debe regresar. Pero si no lo hago y lo dejo solo, si no existo en esa búsqueda que hace en internet, lo dejo en riesgo. Internet no es una niñera, nosotros debemos determinar qué miran y con cuál frecuencia, pero primero debemos conocer, tener alfabetización digital para saber por dónde transitar”, explica María Isabel Villa, directora de la investigación.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *