Las fábulas de Tamalameque: Una experiencia de lectura en el aula de clase

Las fábulas de Tamalameque
Una experiencia de lectura en el aula de clase

En Fábulas de Tamalameque, Manuel Zapata Olivella, con algunos personajes construidos desde la fauna colombiana y con otros de su invención, crea un conjunto de treinta y un relatos breves, divertidos, amenos y sustanciosos, llenos de saberes, magia, sabor y humor litoral, e hilados en torno a la consecución de la paz entre las especies, diversas, distintas y aun opuestas en sus necesidades e intereses, incluido el Hombre. A continuación, un fragmento del prólogo escrito por la Licenciada en Literatura Ana Yuli Mosquera Becerra para la edición publicada por la Universidad del Valle, con el apoyo del Ministerio de Cultura de Colombia, la Universidad de Cartagena, la Universidad de Córdoba y la Universidad Tecnológica de Pereira, a propósito de la declaración del 2020 como el Año Manuel Zapata Olivella.



Por: Ana Yuli Mosquera Becerra
Licenciada en Literatura de la Universidad del Valle




Ilustraciones de José Campo


“Entonces me preocupa la literatura, pero no la literatura como fenómeno literario sino como elemento de denuncia, y eso es lo que aparece en todas mis novelas.”
Manuel Zapata Olivella

¿Cuál es la estructura?

Al terminar la primera lectura, “Los de Quinto”, descubrieron que “Las fábulas de Tamalameque” son treinta y una, que se entrelazan entre sí en un orden temporal y que Zapata Olivella mantiene la estructura tradicional de la fábula: inicio, desarrollo y desenlace. También, hubo algunos aspectos que a “Los de Quinto” les llamó la atención y que usted querido lector, cuando lea este libro, debe estar muy atento porque sólo le daré algunas pistas:

– En el inicio, generalmente, el narrador da información sobre el lugar, los personajes y nos insinúa el conflicto. ¿Hace Zapata Olivella esto en sus fábulas?

– Durante el desarrollo se muestra y se intensifica el problema, pero en las fábulas de Zapata Olivella ¿Por qué parece que el conflicto no se intensifica?

– En el desenlace lo que generalmente ocurre es que se resuelve el conflicto; sin embargo, por ejemplo, en la fábula “La prueba de la gran jaula” Tío Conejo alcanza su objetivo o resuelve el conflicto, pero queda la pregunta: ¿Si se encarcela al culpable de la guerra en verdad se consigue la paz?

Entonces, ¿será que Zapata Olivella no sigue la estructura tradicional en la escritura de sus fábulas?
¡Un lector concienzudo responderá estos interrogantes!


¿Por qué no todos los relatos tienen moraleja?
A estas alturas, ya “Los de Quinto” saben que la moraleja es un consejo o una enseñanza que se deduce o hace explicita al final de una fábula. Tradicionalmente las fábulas tienen moraleja.

¿Pero será que todas las fábulas de Tamalameque tienen una moraleja? Manuel Zapata utilizó a manera de moraleja refranes populares ¿Los refranes son moralejas? Querido lector ya tiene otra tarea…


¿Todos los relatos vienen de la tradición oral?

Como el Maestro fue un viajero incansable sus fábulas no sólo pertenecen a la región Caribe. En las décadas de los 80s y los 90s, él llevó a cabo una iniciativa llamada “Proyecto voz de los abuelos” en donde entrevistó a adultos mayores de distintas regiones de Colombia con el objetivo de, a través de la tradición oral, rescatar las usanzas musicales, las comidas típicas, las maneras de comportarse, los valores perdidos y las vivencias de la gente.

Entonces, ¿De dónde viene Tío Conejo? ¿Por qué se reconoce como un héroe en la narrativa oral? ¿Cuál es el arma poderosa que posee Tío Conejo para enfrentarse a su histórico enemigo el Tío Tigre?


¿Cuál es la técnica literaria que usa Zapata Olivella en sus fábulas?

¿No será que hay historias dentro de una gran historia? Pues sí. En “Las fábulas de Tamalameque” hay una narración principal que ocupa la mayor parte del relato: animales, liderados por Tío Conejo, se juntan para alcanzar la paz y dentro de este gran relato se incorporan otras historias. Esta técnica, utilizada por Manuel Zapata Olivella, se le conoce como relato enmarcado o historia dentro de la historia.

Le queda al lector atento descubrir cuáles son esas historias, quiénes las cuentan, por qué y para qué lo hacen.


¿En qué contexto histórico Zapata Olivella escribió sus fábulas?

Al leer una obra literaria es importante conocer y reflexionar sobre el momento histórico en el que se escribió, ya que esto permite entender el impacto y el mensaje que el autor intenta trasmitir. Por eso “Los de Quinto” consultaron los hechos políticos acontecidos en Colombia en 1990, año de publicación de “Las fábulas de Tamalameque”. Ellos averiguaron con sus abuelos, padres, madres, tíos y tías; consultaron libros de historia; leyeron periódicos de la época e; indagaron con su maestro de ciencias sociales… Una vez cumplieron con la tarea pusieron en el mural proyecto el título “Una Paz frustrada” y escribieron preguntas como ¿Qué es un acuerdo de paz? ¿Qué es un indulto? ¿Qué hace una comisión conciliadora? ¿Qué es la desmovilización?

“Los de Quinto” después de conocer lo que pasó en Colombia en 1990 y habiendo leído “Las fábulas de Tamalameque” comprendieron que Zapata Olivella no sólo había recreado uno de los sucesos vividos por los colombianos en 1990 sino que, además, les dejaba a los jóvenes lectores lecciones del por qué en Colombia no se ha alcanzado la tan anhelada paz. Así pudieron reconocer mis estudiantes que Manuel Zapata Olivella fue un escritor comprometido con la situación política del país. ¡Sus fábulas así lo demuestran!

Este prólogo ha sido escrito para estimular a jóvenes lectores a leer a un maestro colombiano de las letras, a que se acerquen a su vida y obra.




Ilustraciones de José Campo


Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )