logo lapalabra24 anos   

35 años haciendo país Incolballet

 

 

cultuara 1


 

 

 

35 años haciendo país

 Incolballet

 Orgullo de una ciudad hecha danza y pasión

 

 

Siete lustros han pasado desde que la maestra Gloria Castro fundó el Instituto Colombiano de Ballet Clásico, una institución educativa oficial especializada en la formación artística para la danza a nivel profesional. Acercar el arte del ballet de manera democrática a todos los sectores sociales, hacer de éste una profesión con futuro para los caleños y ubicar eminente nuestra ciudad en el panorama del ballet mundial son parte de sus logros.

 

 
 

Por: Fredy Prado Gutiérrez

Estudiante de Lic. en Literatura

 

Tiempo ha pasado desde aquellos días en los cuales el ballet en Cali se percibía como un arte sólo para cierta clase social, cuando la mayoría de los caleños lo sentían lejano, sofisticado, algo europeo, tan distante como el espacio geográfico que nos separa de ese continente. “Las niñas que estudiaban ballet en ese tiempo lo hacían más con el criterio de adquirir buenas maneras, bonita figura, pero no con el propósito de profesionalizarse”, anota la Maestra Gloria Castro para acentuar que el ballet en Cali hoy es un tangible proyecto de vida, de desarrollo social. Ahora no sólo el ballet hace parte significativa de nuestra agenda cultural, también para ese mundo somos un importante referente; apertura cultural de la cual Incolballet es pieza fundamental.

 

 

Ser huella haciendo camino

Incolballet es una institución de formación artística reconocida como modelo de desarrollo latinoamericano; una Compañía que trasciende fronteras ondeando alto la bandera de nuestro país en un diálogo de tú a tú con la tradición de las Compañías del mundo; y un Festival Internacional que colma cada año de cuerpos, armonía, elegancia y sensibilidad los espacios públicos de la capital vallecaucana. “El ballet en los setentas más que un arte era una estética para muchas niñas de las familias pudientes de Cali –explica el catedrático y escritor Germán Patiño al hablar de esta ciudad que tanto conoce–, ese es el logro de Incolballet, haber logrado su alcance para los sectores populares, porque allí se forman chicos de estratos 1, 2 y 3; haciendo de este arte algo para toda la ciudad, no solo para ciertas clases sociales”. Propósito muy claro en las aspiraciones de Gloria Castro la bailarina, en aquellos días cuando corrían los setenta y su sensibilidad y talento danzaban en los escenarios europeos y norteamericanos “Empecé a pensar que un día regresaría y formaría una escuela para quienes quisieran dedicar su vida al ballet, pero que no le pasara como a la generación nuestras, que para lograrlo tuvimos que irnos del país”.

 

Gloria Castro, la bailarina, regresó a su ciudad en el setenta para legar lo aprendido. La dirección de la Escuela Departamental de Danza Bellas Artes fue su metamorfosis para dejar atrás la Bailarina y emerger la Maestra. En el año setentaiséis a raíz de la fuerte huelga en la Institución preparó un proyecto para la creación de la escuela y se lanzó con su idea de Incolballet.

 

 

Como el aire que respiramos, el arte es para todos

“El ballet como arte tiene una función social, es polivalente, expresa los valores fundamentales del ser humano y su sensibilidad”, bajo esta premisa la Maestra, como político en campaña, llegó a los barrios populares de la ciudad a explicar la importancia del ballet, y aclarar el erróneo imaginario de considerarlo patrimonio de determinadas clases sociales. Ante padres de familia y profesores comenzó a persuadir escépticos y curiosos. Cuarenta y cinco niños y niñas conformaron ese primer año de Incolballet, para el siguiente la cifra superó los mil aspirantes. “Entré a primero de bachillerato, éramos quince en ese curso, los otros treinta ingresaron a cuarto y quinto de primaria –recuerda Jairo Álvarez,  maestro de danza en la Institución, formado en su primera promoción–. Al principio me negaba a esa oportunidad, veía el ballet como algo elitista y afeminado... En mi etapa de escuela adquirí una gran experiencia escénica, cuando me gradué la Maestra ofreció becas para estudiar en el exterior y gané una para estudiar Licenciatura en la Unión Soviética”.

 

En el barrio San Marino, por las mismas calles que albergaron la niñez del Maestro Álvarez, en el setenta y ocho se escuchó la voz de la Maestra a través del megáfono invitando al nuevo colegio de educación artística. “Mi familia dice con orgullo que tiene un pariente graduado de Incolballet cuando escuchan mencionar la Institución. Recuerdo que éramos unos niños cuando viajamos a Copenhague a participar en el Festival Homenaje a Hans Cristians Andersen y entre 25 países, muchos con tradición en ballet, quedamos en segundo lugar”.

Por fortuna el camino recorrido por Jairo Álvarez también ha sido para otros jóvenes quienes encontraron en el ballet un proyecto de vida, una alternativa tal vez no imaginada, en un campo antes lejano para los sectores populares de nuestra ciudad. Muchos son los egresados que triunfan en el exterior, casos como Óscar Chacón en Bejart Ballet, Sebastián Zamora en English Ballet, Fernando Montaño en el Royal Ballet, José Manuel Guiso en el Ballet Santiago de Chile, Carlos Molina, Juan Carlos Peñuela y Roberto Zamorano como Maîtres internacionales en Estados Unidos e Italia, entre muchos otros.

 

 

El arte más allá del Espectáculo

Es aportante para la ciudad que la cultura no sea entendida sólo como espectáculos de realización periódica, el foco se debe dirigir hacia procesos que conlleven al desarrollo artístico y social; procesos que aúnen la educación de valores éticos y estéticos, de la mano del sostenimiento de las artes como proyectos de vida, sin crear espejismos profesionales, donde los jóvenes se formen y ejerzan su profesión. Ese modelo es Incolballet. Con su fundación se dieron los primeros pasos en la consecución de una democratización del ballet para la ciudad, primero con la Escuela donde los chicos cursan sus procesos de educación formal mientras se forman como artistas integrales; luego con la creación del Ballet de Cali, el cual pasó a convertirse en La Compañía Colombiana de Ballet, donde los estudiantes y egresados desarrollan lo aprendido representando nuestro país alrededor del mundo; y para ampliar el rango de acción a la totalidad de la ciudad le dio vida al Festival Internacional de Ballet, el más importante a nivel nacional, donde el mundo de este arte conoce nuestro país y nosotros nos enteramos de la actualización del ballet con las compañías que visitan nuestros escenarios. El Festival, que nace desde Incolballet gracias a la visión, conocimiento y experiencia de la Maestra Gloria, pasó de 40 mil en su primera versión del 2007 y 87 mil en el 2012, a 100400 en su edición 2013, más 9.400 niños acudientes a sus conferencias didácticas; cifras que demuestra su creación de público, en una ciudad donde este tipo de espectáculos era de asistencia minoritaria.


 

Un sueño para muchos, un logro para todos

“El mayor logro de Incolballet es cada uno de nosotros, cada bailarín, cada ser humano” explica la joven coreógrafa de la Institución, Viviana Hurtado, mientras sus facciones se desbordan de satisfacción y alegría; para ella el Festival es una puerta que se le abrió a la ciudad para que otras persona sepan de qué somos capaces los caleños. Primera Bailarina de la Compañía, Viviana es otro baluarte de la Institución, quien luego de egresar de la misma fue becada y titulada en Cuba, además de lograr la Licenciatura en Danza Clásica de la Universidad del Valle (otro importante logro de la Maestra Gloria y su equipo de trabajo). “Recuerdo mis compañeros, hoy son mis colegas, dedicaron sus vidas al arte, la danza, a hacer proyectos artísticos, coreógrafos, a ser ejemplo para otros niños, a conquistar sueños diferentes”.

 

La Institución se retroalimenta con sus egresados, quienes participan en festivales internacionales y conocen el mundo del ballet de primera mano, además de los maestros y coreógrafos internacionales que llegan cada año para los montajes del Festival, quienes se encargan de aportar la actualidad del ballet. Para Andrea García, egresada, docente y primera bailarina de la Compañía, el trabajo con Annabelle López, Gonzalo Galguera, Aurora Bosch, Jean Charles Gil y tantos otros le han dado un gran nivel a Incolballet; rememorando la tenacidad de sus luchas afirma que “cuando se baila, nada más importa, atrás quedan los sacrificios, las largas jornadas de trabajo, el poco tiempo para los seres queridos, pero todo lo vale en esta profesión, más cuando eres el orgullo de tu familia”.

 

Treinta y cinco años de labor incesante, de alegrías, metas cumplidas, convicción, tenacidad y empeño de todos quienes hacen parte de Incolballet; de enfrentar con entereza y dignidad las limitaciones presupuestales que siempre amenazan el porvenir de los proyectos de artistas con visión de desarrollo desde su arte. Un legado que ya ve las prosperas luces de su relevo generacional, porque como dicen “los hombres pasan y las instituciones quedan”, y la Maestra Gloria Castro ha logrado consolidar un modelo desde el arte. El posicionamiento internacional del Festival, la masiva respuesta de los caleños; la calidad de la Compañía, bailando orgullosa y excelsa en los escenarios internacionales; el nombre de Cali en los egresados de Incolballet que pertenecen a las grandes compañías de ballet del mundo; y su Escuela avante en la continuidad de todos estos logros, son la muestra que desde el arte también se hace país.

 

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción
Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda