logo lapalabra24 anos   

Revive la salsa, Cali de nuevo Reina rumba

 

 

1 Música

 

 

 

 

Revive la salsa, Cali de nuevo Reina rumba

Diez años sin la Guarachera, para recordar en los ocho del Festival Mundial de Salsa


La noche estuvo fría, brava, pero chévere

 

Por: José Alirio

Estudiante de Comunicación Social


Como el sonido de la lluvia. Así mismo sonaban los golpes de los palos que impactaban en las cientos de campanas rumberas, impulsados por quienes disfrutaban el tributo a la Reina Rumba, mientras se aguantaba el agua que caía inclemente, dando aire de otra ciudad que no fuera Cali, una más pasiva; menos agresiva.


Casi una hora haciendo fila para ver el final del Festival Mundial de Salsa. Sombrilla en una mano y cencerro salsero en la otra. La demora a causa de la cantidad de gente, no por no avanzar, sino por la fuerza que ha tomado el Festival, que en una sola noche, la del cierre, logró recibir cerca de 12.000 personas en su interior.


Y cómo no sorprenderse con esa cifra, si el caleño al parecer es de azúcar y se derrite con la lluvia. No esta vez. El tributo a Celia Cruz, propuesto y desarrollado por Umberto Valverde, logró sacar de la comodidad y resguardo de su casa a tanta gente.


Después de diez años de ausencia de la Reina (el 16 de junio del 2003), el maestro José Aguirre, junto a otros catorce músicos, y en las voces de Carmen Gonzales, Adriana Chamorro, Diana Serna y Francia Barrera, evocaron las canciones de quien descansó dejando un legado para el mundo y en especial para esta ciudad: Úrsula Hilaria Celia de la Caridad Cruz Alfonso de la Santísima Trinidad. Engraciado nombre resumido en un total a Celia Cruz, Reina Rumba.


Y así mismo inició el cierre del Festival, Chamorro canta Reina Rumba y la gente bajo la lluvia parece olvidar la madrugada al otro día y la gripa por el aguacero que caía. Diana Serna, como en dedicatoria a alguien que entre los miles de espectadores la escuchaban, entregaba lo mejor de su voz cantando Dile que por mí no tema. Burundanga a cargo de González y el Yerbero Moderno por Francia Barrera, los temas más agraciados y cantados por el público al sonar. Quedó al final la satisfacción de la mejor interpretación y el mejor show que se podía dar, así como el vacío al recordar a quien, para algunos como una madre o tal como Euterpe, musa de la música, acompañó nuestra infancia, amorosa adolescencia y pasadas decepciones. Al final, las cuatro cantando cerraron una presentación impecable con la Bemba Colorá hizo que la noche alistara el paso para la final de baile, en este evento internacional.


Esta vez el Festival Mundial de la Salsa en su octava presentación, no sólo sorprendió con la inscripción de participantes de países como Argentina, Ecuador y Francia; también inició con los mejores ánimos al saber en un comienzo que se contaría con poco menos de 2500 bailarines, en representación de tres centenares de inscripciones, 299 para ser exactos, rompiendo así el récord de bailarines inscritos, a comparación de los años anteriores. Infantes bailando, estilo Cabaret, el Ensamble entre músicos y dancistas, y otro tanto subidos en la tarima, sumergieron a Cali otra vez en el mítico y místico sueño de ser nuevamente la Capital Mundial de la Salsa, aunque por acá ya reinen otros ritmos musicales, de los cuales no es el espacio para hablar.


La trasmisión televisiva logró llegar a más de dos millones de personas que no pudieron o no se animaron a ir, tal vez por la lluvia. En cambio prefirieron la comodidad frente al televisor. Adentro de la plaza la cuestión fue diferente. Aunque sentados y con la sombrilla abierta, se cantaba a coro en mano y corazón cada canción, desde el tributo a Celia, hasta el momento de la danza, mientras se imitaban los pasos en las graderías.


Al final, cada presentación fue impecable, o bueno, en su mayoría. Cada paso que se dio implicó un significado, tanto para quien lo hacía como para quien, desde la gradería estaba viendo un show que pocos pensáramos se pudiera encontrar en un mismo lugar. Cada participante merecía ser ganador, no sólo de baile, sino de acrobacia, y ello fue lo que para algunos de los espectadores no fue de mucho agrado. Sin embargo la plaza entera aplaudía, esta vez no por el toro, sino por una verdadera cultura, la caleña.


Para resaltar, además del excelente comportamiento de las personas y los múltiples beneficios que dejó el festival a distintos sectores de la economía, también hay que citar la nueva modalidad de baile: Estilo Caleño, donde los jueces se fijaban por el comportamiento, actitud y presentación de los bailarines, más que en la cantidad de piruetas que éstos pudieran dar.


Felicidades a todos los participantes, amigos, y organizadores del Festival Mundial de Salsa, pues su mérito ha regresado a esta ciudad el título de la Capital Salsera del mundo.

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción
Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda