logo lapalabra24 anos   

Homenaje

Jorge Isaacs

–Vida y obra–

 

La vida de Isaacs ha permanecido a la sombra. Como si sólo su obra hablara por él, los datos biográficos del autor son desconocidos por la mayoría de personas. Sólo unos pocos pueden asegurar, a ciencia cierta, detalles en cuanto a la vida del autor de María. Sin embargo, esto no debe preocuparnos. La vida de un artista, como la de cada uno de nosotros, es un cúmulo de casualidades, plena de desdicha, ganancias, derrotas y creación. Pocos lo consiguen, sumergidos en la vorágine del tiempo, pero Isaacs logró trasmutar estos sucesos en poesía.

 

Por: Jorge Sánchez Fernández

Estudiante de Lic. en Literatura

 

¿Dónde está la memoria de los días
que fueron tuyos en la tierra, y tejieron
dicha y dolor y fueron para ti el universo?

Jorge Luis Borges

 

Hijo de George Henry Isaacs, judío de origen inglés nacido en Jamaica, quien a la edad de 20 años solicitó carta de naturaleza colombiana, y de Manuela Ferrer. Su padre, en 1882 se estableció en Chocó. Mediante la explotación del oro y el comercio con su tierra natal, logró amasar una pequeña fortuna. Luego, obtenida su libertad, convertido al cristianismo y después de contraer nupcias con Manuela, se traslada de Quibdó a la ciudad de Cali. Una vez allí compra dos haciendas: La Manuelita en 1840 y El Paraíso, que fue propiedad de la familia entre 1855 y 1858; esta última será la casa donde se desarrollen los acontecimientos de su novela.

 

 

Jorge Ricardo Isaacs Ferrer nació en la república de la Nueva Granada, poco tiempo después de haberse firmado la constitución de 1832. En esa época la nueva nación se establecía, recuperándose aún de las guerras de independencia, y tras el triunfo en el puente de Boyacá, sus habitantes se vieron en la tarea de construir una patria. Enfrentados a múltiples problemas; sumergidos en un mundo dominado por antiguos pensamientos y viejas instituciones coloniales. Fue un proceso lento y tortuoso. En el siguiente siglo, y con la fuerte convicción de consolidarse, la nación conocería ocho constituciones y cambiaría de nombre cuatro veces. En este contexto se efectuó el nacimiento de Jorge Isaacs.

 

Dice Isaacs en una carta autobiográfica: "En 1848 empecé a estudiar en Bogotá en el Colegio del Espíritu Santo del doctor Lorenzo María Lleras; más tarde cursé también en San Buenaventura y San Bartolomé". Sus años en la capital fueron un tiempo de creación poética. Está todo ese mundo idílico de su infancia y los años de formación en la casa paterna, así como la figura del padre, muy importante para el autor. Bogotá significó para Isaacs dejar atrás un mundo de seguridad, un lugar de ensueños, para enfrentarse a una fría realidad a la cual nunca se adaptó.

En 1852 retorna a Cali, aparentemente sin haber terminado sus estudios. Por aquel entonces la familia se encontraba en una mala situación económica, lo cual le impidió emprender el viaje a Inglaterra que tenía previsto para estudiar medicina. Es aquí cuando comienza a adentrarse en caminos políticos. En 1954 lucha en las campañas del Cauca, contra la dictadura del general José María Melo. En 1956 contrae matrimonio con Felisa González Umaña, de la unión nacen nueve hijos. De 1859 a 1860, datan sus primeras obras poéticas e incursiona en la dramaturgia. En estos años tenemos los dramas históricos Amy Robsart, María Adrian y Paulina Lamberti. En 1860 tuvo lugar el levantamiento de Tomás Cipriano de Mosquera contra el gobierno central; Isaacs lucha contra el general con apenas 23 años de edad.

El 16 de marzo de 1861 muere Jorge Enrique Isaacs y aunque deja un sustancioso patrimonio, del mismo modo hereda cuantiosas deudas.  Después de la guerra Isaacs vuelve a Cali para encargarse de los negocios familiares, según la voluntad de su padre. Para esto tuvo que abandonar sus intereses personales y pedir préstamos que no pudo pagar en los plazos establecidos. En 1863 regresa a la ciudad de Bogotá, dejando todo lo referente a los negocios familiares en manos de su hermano Alcides.

Pese a todo, La Rita y La Manuelita son rematadas y quedan en manos de Santiago Eder, por dos terceras partes de su evalúo. En Bogotá Isaacs acudiría a José María Vergara y Vergara y a Aníbal Galindo; el primero como mentor literario, el cual lo presentaría a los miembros de El Mosaico. Estos, cautivados con sus poemas, deciden ponerse a la tarea de publicarlos. En 1864 es nombrado subinspector de los trabajos del camino de herradura entre Buenaventura y Cali por el general Mosquera. En este trabajo, viviendo de manera malsana, casi como un salvaje, inició la escritura de María.

1867 vio 800 ejemplares editados de María, por la imprenta de José Benito Gaitán, vendidos a $ 1.60. La primera edición estuvo a cargo de Tomás Carrasquilla y la segunda en manos de Miguel Antonio Caro. Con un éxito inmediato, María y Jorge Isaacs saltaron a la fama en toda Latinoamérica. Los años siguientes trajeron nuevos cargos para Isaacs; fue cónsul en Chile, periodista, explorador y educador.

El legado de Jorge Isaacs es inmenso. Pretender abarcar la vida de un hombre en esta página es una tarea fútil y acaso grosera. Su historia y su obra nos habla de un hombre apasionado por la vida, con una visión crítica de su tiempo: un hombre pleno en general. Muchos críticos, a través de los años han sido detractores de la obra de Isaacs; en una ocasión Borges escribió “Ayer, el día veinticuatro de abril de 1937, de dos y cuarto de la tarde a nueve menos diez de la noche, la novela María era muy legible.” Yo me adhiero a sus palabras y confirmo que 150 años después, la obra de Jorge Isaacs sigue igual de legible, e igual de interesante, que el primer día de su concepción.

 

Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda