logo lapalabra24 anos   

Teatro

¡No quisimos desaparecer, no queremos desaparecer!

Queremos hacer lo que nos gusta: ¡Teatro, el tercer teatro!

 

Somos esa clase de teatro. La expresión y la presentación del teatro popular, del teatro fiesta, del teatro bojiganga, del teatro carnaval. Eso somos nosotros... Somos el tercer Teatro. Francisco Antonio Henao.

Cindy Tatiana Solimán

Estudiante de Lic.  En Ciencias Sociales

 

Como el niño que olvida sus juguetes en el paso a su adolescencia. Nos acostumbramos al teatro que nos ofrece la comodidad de sentarnos y deducimos erróneamente que los espectáculos en las calles son actos circenses o tiene alguna relación con la mendicidad de Cali. El tercer teatro ha llegado a los sectores populares sin necesidad de una sala, transformando la calle en escenario y convirtiendo en actores activos a los transeúntes ocasionales, formando así un nuevo teatro.

Angie Ibarra, Estudiante del IPC e integrante del Grutela y Akelarre teatral, nos cuenta la manera como el teatro sin hacer distinción debe adaptarse a las exigencias de un público cambiante, como lo ha hecho el teatro callejero en la ciudad:

desde hace unos  años para acá se ha venido perdiendo  como ese gusto, o  esa cultura de ir a ver teatro  a algunos espacios, por ello es importante rescatar que el teatro tenga que ir a buscar  su público... es como decir  !hey, aquí todavía  se hace teatro, venga véalo¡

El Grupo De Teatro Experimental Latinoamericano de Cali, el más antiguo y fiel representante de esta vertiente teatral en nuestra ciudad, nos  contó cómo su quehacer es un símbolo de resistencia, desde que las puestas  de los teatros se cerraron para ellos y decidieron que no querían desaparecer, ese proceso los convocó a repensarse como una resistencia política con un ideal desde una nuevo foco estético, desde una nueva expresión del arte, igualmente sociológica, económica y pedagógica, que exigió un pensamiento de los intercambios políticos y comunicacionales desde  sus inicios como teatro Callejero en los años 83 en adelante.

El paso de un espacio cerrado a uno abierto, la utilización de distintos recursos y apropiaciones del espacio para transmitir el mensaje y el origen que el teatro callejero tiene en América Latina lo diferencian del circo y del teatro de sala, al situar sus inicios con las expresiones que se dieron en las colonias del nuevo mundo y que aún persisten en Colombia: como los carnavales, Bojigangas y las danzas, formas espontaneas que la comunidad transmite en constante enmascaramiento, pero en permanente fluidez,  fruto de encuentros entre diferentes etnias  y expresiones. Esto lo Manifestó Francisco Antonio Henao, Director  del grupo de teatro Grutela  de Cali, a quien en días anteriores tuvimos la dicha y el placer de entrevistar.

Nosotros en el Valle del Cauca realmente no teníamos lo que ganó el mundo Europeo a partir del circo romano que eran animales, la tortura de estos y el encuentro de gladiadores, nosotros tuvimos fiestas, tuvimos manifestaciones religiosas, manifestaciones festivas y celebraciones, y estas son la base fundamental de nuestro trabajo popular.

Las ideas de Jerzy Grotowsky, el Polaco que hacía 1965-1999 mostraría al actor como esencia de la escena, también afectarían al teatro Colombiano por medio del Odin Teatret de Dinamarca y su director Eugenio Barba en 1984, en la Cuarta muestra del teatro Nacional celebrado en Bogotá, donde participó además Grutela y el precursor del tercer teatro en nuestro país, Teatro Taller de Colombia, al igual que variedad de personajes que hoy hacen parte del grato recuerdo nacional. Fruto de esto y de la conciencia etológica de 15 individuos resistiéndole al viento, al sol y a los friolentos días de nuestra ciudad capitalina, el cambiante Grutela presentó en el primer festival de teatro callejero hecho en Colombia la obra Yaguas, Fiesta Sangre, un mito de iniciación  de los Yaguas en el trapecio amazónico.

Somos esa clase de teatro. La expresión y la presentación del teatro popular, del teatro fiesta, del teatro bojiganga, del teatro carnaval. Eso somos nosotros, Grutela, Grupo De Teatro Experimental latinoamericano, experimental precisamente porque es la forma permanente de búsqueda para el reconocimiento de nuestro trabajo, somos el tercer teatro.

El único padrino que ha tenido este teatro yace  en cada uno de los artistas de esta vertiente teatral que luchan por la valoración de su arte. Solo a partir  del 2010 y gracias al interés del concejal en ese entonces Mauricio Delgado, se crea el acuerdo 0302 que dio como creación la propuesta de estos actores vallecaucanos; el Festival  de Teatro Popular Vivo Callejero de Santiago de Cali, que se realiza cada año, el 27 de marzo en el marco del día internacional del teatro. 12 grupos teatrales impulsaron y siguen impulsando este festival, el cual contaba hasta el año pasado con un presupuesto de menos de $46.000.000 para cubrir con sus funciones las 22 comunas y 15 corregimientos de la ciudad. Y sin embargo lo hicimos; lo hicimos con las uñas, lo hicimos con la nada y  aún seguimos y vamos a seguir. Es el caso del Teatro estudio de Cali, del Teatro Amauta, del Colectivo Pichirilo, del teatro Fantomas, del teatro La Odisea, del teatro Casa Naranja, del teatro Papagayo, de Akelarre teatral o el mismo Grutela, entre muchos otros pertenecientes o no a la corporación de festival de teatro callejero, que trabajan para la comunidad y hacen parte de ella, porque quieren hacer lo que les gusta.

Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda