logo lapalabra24 anos   

Entrevista

La imaginación humana y el recurso de la escritura

Identidades trastocadas

 

Por: Lina Fernanda Córdoba Portilla.

Estudiante de Lic. En Literatura

 

María Antonieta Goyeneche es Doctora en Teoría Literaria y de las Artes y Literatura Comparada (Cum Laude, Universidad de Granada, España. 2004). También tiene un Doctorado y una Maestría en Literatura de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Licenciada en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada, título homologado por el Ministerio de Educación y Cultura en Madrid, España. Es profesora titular en la Universidad del Valle, adscrita a la Escuela de Estudios Literarios, en áreas que van desde los enfoques críticos y Teorías Literarias, de la Licenciatura en Literatura y de la Maestría, donde se ha desempeñado en cargos académicos administrativos. Ha formado parte del conocimiento y enseñanza en el Doctorado en Humanidades, a cargo del seminario Identidad, ficción literaria y artística. Cuenta con publicaciones tituladas: El idioma de la imaginería novelesca (1989),  diferentes artículos especializados que, en la última década han girado en torno al tema de identidad a través del recurso artístico de la metamorfosis. Temas que sin duda han sido de gran complejidad y entrega para ella, quien recuerda que la Literatura formó parte de su vida desde la juventud. Es su gran pasión.

En una entrevista con la escritora, el Periódico Cultural La Palabra pudo saber un poco más de su vida, su escritura y el enorme esfuerzo por medio de sus investigaciones en el campo literario, que hoy en día están recopilados en Identidades Trastocadas vol. 1 y 2. Los cuales con innumerables esfuerzos y estudios logró, para entregar al lector una obra que sin duda permea varias inquietudes humanas, especializadas en el campo literario y artístico.

La Palabra: ¿Cómo nace el interés por la Literatura, y el proceso que hasta hoy ha forjado con años de investigación artística y literaria?

María Antonieta: Recuerdo que desde el colegio, para mí la Literatura era la asignatura sagrada, el día que se daba Literatura era algo especial y tuve unas muy buenas profesoras en esta área, eso ayuda mucho. Entonces comencé con Filosofía Y Letras, y ya después me decidí por Literatura. Carrera que estudié en la Javeriana de Bogotá, fue una pasión desde el colegio. Me acuerdo que la profesora muchas veces no nos ponía a hacer trabajos y yo, sin embargo, se los entregaba. Hasta que ella un día me preguntó por qué entregaba un trabajo sin ella haberlo pedido, y le respondí que sencillamente me encantaba la Literatura, porque la imaginación es la vida de las personas.

Luego quise hacer la Maestría, el Doctorado y de ahí en adelante continuar en el campo de la investigación y las publicaciones de artículos especializados, y desde el año 1991 hago parte de la Universidad del Valle

LP: ¿Cómo se da la escritura de Identidades Trastocadas?

M.A: Bueno, luego de llevar cinco años en la Universidad del Valle, pedí una comisión de estudio para hacer otro Doctorado en Teorías Literarias y Teorías de las artes y ahí comenzó a originarse el tema de las Identidades Trastocadas. Era una parte de la tesis que con los años fui ampliando, la fui profundizando y ahí concluyó con estos dos volúmenes.

LP: ¿Cómo ha sido todo este proceso como profesora titular en la Universidad del Valle?

M.A: Cada profesor tiene una especialidad, o algo que siente que es su fuerte. En mi caso, siempre han sido las teorías, los métodos, siempre me han llamado la atención. Eso lo he aplicado a la investigación. Entré con esa mirada hacia los métodos literarios. Las teorías son necesarias, algunos estudiantes se dan cuenta a la hora de hacer sus monografías. Mis cursos alimentan la investigación, hay estudiantes que se dan cuenta de eso, y lo agradecen, siempre hay enseñanzas positivas o negativas. Lo más satisfactorio para uno, es cuando a tus manos llega la tesis de un estudiante y ver que ha aplicado las teorías y los métodos en su investigación.

LP: ¿Qué la impulsó a esta investigación para estos dos volúmenes de Identidades Trastocadas?

M.A: La inquietud en torno a la obra de Gilbert Durand, “Las Estructuras antropológicas de lo imaginario”. Con base en ese libro, hice el trabajo de grado de la Maestría que fue sobre el idioma de la imaginería novelesca, y ahí discernía una serie de tipologías de imágenes relacionadas con el género de la novela. Entre esa tipología, estaban las imágenes por conversión o las imágenes por metamorfosis. Quise ampliar esa inquietud sobre las imágenes por metamorfosis. Quería hacer inicialmente el paralelo entre M.C Escher y Carlos Fuentes, ese fue el núcleo a través de una lógica común, que es la lógica conjuntiva, a pesar de la gran diferencia de lenguajes en el proceso de la metamorfosis, hay una lógica común. Ahí comenzó la semilla de la investigación y fue creciendo con los años, luego lo pasé a Carlos Fuentes, Ovidio y así mismo hasta armar una tipología en las pinturas, teniendo clara una unidad, que es la hipótesis que se maneja, la existencia de la metamorfosis bajo lógica disyuntiva, opuestos irreconciliables, el príncipe y el sapo o en M. C. Escher, que de triángulos pasen a ser aves.

LP: ¿Cuál es la importancia del arte y las figuras geométricas en la obra?

Reside en ver la posibilidad de congruencia. En el proceso de la metamorfosis de la Literatura con las pinturas de M.C. Escher, a pesar de la diversidad del lenguaje, tiene una misma lógica en ciertos casos. Para mí era estratégico M.C. Escher y estás pinturas para el procedimiento de las metamorfosis en la novela Terra Nostra de Carlos Fuentes.

 


 

Eduardo Sacheri

El hombre de las letras futboleras  

 

La Palabra tuvo la experiencia grata de haber entrevistado a Eduardo Sacheri el pasado 9 de enero del presente año. Licenciado en Historia en la Universidad de Luján, es conocido por ser el autor de varios libros de cuentos  tales como Esperándolo a Tito o Lo raro empezó después y de novelas como La pregunta de sus ojos, ganadora del premio Oscar a mejor película extranjera (2009) con el título de El secreto de sus ojos.

 

Por: René Alejandro Salazar Jiménez.

Estudiante de Lic. En Literatura.

 

Eduardo Sacheri es un humanista de la literatura, pese a sus triunfos en las letras y en el cine aun ejerce como profesor en escuelas secundarias del conurbano bonaerense. Con una historia literaria no muy extensa, ha demostrado talento y disciplina. Inició escribiendo cuentos a mediados de de los años 90, sus historias acerca del fútbol han calado en el gusto del público latinoamericano, quienes han visto en ellos un reflejo de su vida. He aquí entonces y sin mayores preámbulos la entrevista con Eduardo Sacheri, el hombre de las letras futboleras. 

La Palabra: Señor Sacheri, háblenos por favor del fútbol y el barrio, factores sumamente importantes en sus cuentos.

Eduardo Sacheri: La presencia del fútbol y el barrio en mi literatura no tiene que ver con una decisión voluntaria de tratar esos temas, tiene que ver con las razones que me llevan a escribir, yo creo que escribo como un modo de entender y tolerar mi propio mundo y cómo es mi propio mundo, aparecen los elementos que lo conforman, aparece el Gran Buenos Aires porque yo soy de Gran Buenos Aires, aparece Castelar o Ituzaingó que son los pueblos en los que he vivido y lo mismo pasa con el fútbol, el fútbol es uno de los elementos constitutivos más hondos de mi vida y por eso aparecen en lo que escribo.

L.P: ¿De qué manera cree usted que esos dos factores inciden en la visión que se pueda tener del fútbol como agente integrador y forjador de valores en los chicos?

E.S: Creo que el fútbol tiene la particularidad de mostrarnos cómo somos y eso tiene un claro sentido pedagógico, nos permite vernos en acción individual y colectiva, es como todo juego una reproducción de la vida en pequeña escala y eso hace que nos permita reconocer nuestras distintas maneras de ser, nuestra mezquindad, nuestra solidaridad, nuestro afán de sacrificio, nuestra haraganería, nuestra disposición a emprender tareas con otros o nuestra imposibilidad para algo así. Creo que ese es el punto de mayor utilidad en lo que tiene que ver con los chicos.

L.P: ¿Qué nos podría decir acerca de la relación entre el fútbol y la literatura?

E.S: Creo que fútbol y literatura son dos grandes reproducciones artificiosas de la vida, dos maneras de reconstruir esa vida según nuestro espíritu, nuestros deseos, nuestra estética y nuestro gusto por la belleza. Me parece casi inevitable que esos dos mundos se puedan unir, tienen mucho que ver con nosotros y eventualmente ellos tienen mucho en común.

L.P: En la mayoría de sus cuentos están presentes la familia y los amigos en torno al fútbol. ¿Opta usted porque esos grupos tengan un lugar preponderante en sus libros?

E.S: Cuando escribo, se me imponen ciertos valores o ciertos deseos que tienen que ver con mi vida fuera de los libros. Los seres humanos tenemos una vida muy trágica, marcada por el drama y creo que una de las pocas herramientas que tenemos para contrarrestar el dolor son los vínculos, la gente que conseguimos unir a nuestras vidas y en eso, la familia y los amigos son los mejores de esos vínculos.

A veces reflexiono acerca de que los de la familia nos vienen dados y no siempre son los mejores, en ocasiones son vínculos que nos cargan de problemas, aunque en ocasiones tenemos la bendición de que nuestra familia es un refugio y una caricia. Con los amigos es más sencillo porque los elegimos, entonces podemos ir buscando a lo largo de la vida a esos amigos que nos completan la nuestra, creo que por eso aparecen unos y otros en mi literatura.   

L.P: Sus libros reivindican la vida del barrio, el “picadito”, la amistad. ¿Por qué se da esa comparación que hace del fútbol con la vida misma?

E.S: Confieso que no hay una búsqueda de comparación entre la vida y el fútbol en mis libros, creo que eso se da simplemente porque creo que la vida es algo muy complejo de comprender y el fútbol es mucho más sencillo,  por eso decía en otras de mis respuestas que el fútbol es como una vida en pequeña escala, con reglas sencillas, mucho más que las de la vida de verdad. La gran ventaja del fútbol en relación con la vida es que en él nada es definitivo, en el fútbol siempre hay revancha, las derrotas son pasajeras, ojala en la vida las derrotas fueran pasajeras, las cosas volvieran a empezar y la muerte no fuera definitiva.    

L.P: Usted dijo alguna vez que parece condenado a ser reconocido por los textos de fútbol. ¿Cómo se siente con esa etiqueta actualmente?

E.S: Toda etiqueta que le ponemos a las personas, por su trabajo, su pasado o por sus convicciones es incómoda, termina siendo empobrecedora. Al mismo tiempo las etiquetas sirven para que las personas te conozcan, en mi caso pueden asociar mi apellido con los cuentos de fútbol, eso me permite que muchos lectores se acerquen a mi obra, otras personas lo hacen por el film El secreto de sus ojos y por el Oscar que gano. La relación de las etiquetas es ambivalente, por un lado es útil y por otro lado es un poco limitante, lo bueno en nuestro trabajo es poder hacer cosas distintas, de esa manera ponemos incomodas a las etiquetas.           

L.P: ¿Cree usted que el fútbol inculca valores y saberes más allá de lo deportivo?  

E.S: El fútbol nos desnuda, nos exhibe. Es como una compuerta que conduce a lo muy profundo de nosotros mismos, tanto a lo sublime como a lo monstruoso, no creo que el fútbol solo exhiba nuestras buenas acciones o nuestros valores morales, exhibe también nuestros egoísmos, nuestras violencias, nuestros prejuicios, nuestros peores arrebatos y está muy bien que el fútbol lo haga, porque permite que lo que tenemos en el fondo del alma salga y se oxigene y lo vean los demás y sobre todo que nosotros mismos tengamos la ocasión de vernos como somos, aquel perfil que habitualmente tendemos a ocultar.

L.P: ¿Posee usted alguna apreciación con base en los motivantes que podrían tener los academicistas para demeritar las profesiones vinculadas al fútbol?

E.S: Ese viejo prejuicio de los academicistas en razón al fútbol confluyó extrañamente un prejuicio de los intelectuales de izquierda y un prejuicio de los intelectuales de derecha. Los de derecha vieron en el fútbol una cosa peligrosamente populachera, carnavalesca, indeseable y merecedora de reproches, la izquierda se adhirió al concepto de Marx de que la religión era el opio de los pueblos y aplicó al fútbol esa lectura. Me parece que unos y otros están profundamente equivocados, aunque es cierto que el fútbol carga sobre si con vicios, carga también con numerosas posibilidades y virtudes.    

L.P: ¿Fueron sus afectos por el fútbol importantes para acercarse al ámbito literario?

E.S: Mi formación como escritor, nace de mi formación como lector y ahí que el fútbol no tuvo en el ámbito literario un rol tan preponderante. Mis escritores fundacionales fueron, Julio Cortázar a quien el fútbol no le gustaba y si le gustaba el boxeo, Jorge Luis Borges, a quien el futbol no le gustaba absolutamente nada, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa, a lo mejor Osvaldo Soriano, otro argentino que nombro aquí, a quien si le gustaba mucho el fútbol y escribió grandes cosas de fútbol., cuando yo lo leía en mi etapa formativa leía sus novelas donde el fútbol no aparecía, diría que el futbol aterriza en mi literatura no tanto por mi formación si no como te decía en alguna de mis otras respuestas, por ser parte de mi vida.

Eduardo Sacheri, nos deja con la alegrísima impresión de que lo mejor para surgir en las huestes literarias es escribir sobre aquello que se conoce y ama, bien decía Facundo Cabral en su monologo No estás deprimido estás distraído: “benditamente condenado al éxito el que hace lo que ama”. Es ese el secreto de nuestro invitado, quien escogió al futbol porque es lo que lleva en su corazón,  unido a su familia y amigos y a su fervoroso amor por el rojo de Avellaneda, el  Club Atlético Independiente.        

Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda