logo lapalabra24 anos   

Evento

 

 

 

 

19 Feria Internacional

Los títeres se toman a Cali

Diversas expresiones artísticas toman lugar en el mes de octubre como una apuesta para posicionar a Cali en un escenario cultural variado y para todos los gustos: danza, teatro, música y también, por qué no, títeres.

 

Por: Luisa María Rodríguez Ast.

Estudiante de Psicología.

La 19 Feria Internacional de Títeres es uno de los espacios que se abren en una ciudad que busca reconstruir una cultura artística que en años anteriores era rica en escenarios, críticas y momentos. Junto al Festival Internacional de Títeres que se pone en escena en el mes de abril, la feria no es sólo una apuesta por mostrar a los títeres como una forma de expresión sino también como una parte importante del ambiente cultural caleño. Sobre todo para los más pequeños. En palabra de Leonor Amelia, miembro del grupo Teatro de Pequeños Muñecos y parte de las fundadores de la feria, el proyecto nace del deseo de traer a Cali la escena titiritera y que los caleños conozcan los títeres, las técnicas y lo bello que es construir y vivir ese espacio.

La primera edición se concibió en 1998 y se sintió realmente como una feria: con una carpa circense prestada por el Batallón Pichincha, se montó en la Plaza de Toros; títeres, juguetes y obras en madera eran objetos que los niños podían encontrar antes y después de las funciones. Desde entonces el principal reto ha sido el presupuesto, a lo largo de los 34 eventos internacionales que se han realizado en Cali, la lucha por los recursos ha sido de nunca acabar. Buscar donaciones y el respaldo del gobierno es uno de los puntos principales para que, tanto la feria como el festival, se lleven a cabo. Leonor Amalia cuenta que hay momentos donde nos lo recortan y tenemos que buscar por todos lados pero lo hemos sacado adelante, con uñas y dientes pero sabemos que vale la pena. Las personas que vienen siempre son tocadas por las historias, por los personajes.

La 19va versión de la feria, que se programó entre el 18 y el 23 de octubre, mantuvo como como eje fundamental el acercar a las familias caleñas a los títeres como una forma de entretenimiento pero también como una oportunidad de representar la vida a través de la magia del teatro infantil que cualquiera puede disfrutar.

A lo largo de la 19 feria, las obras programadas construyeron un repertorio nacional e internacional abarcando historias que navegaron entre la realidad y la fantasía, construyendo mundos que brindaron la oportunidad de pensar y sentir de forma diferente la ciudad, el país y la familia. La apertura en la Biblioteca Departamental, con tres obras seguidas que capturaron la atención y generaron sobresaltos, emoción y risas en los niños y adultos que llegaron a disfrutar del evento, fue sólo una muestra del amplio impacto que la Feria Internacional tiene en la ciudad.

Al principio eran dos o tres personas las que venían a las funciones pero con el paso del tiempo el festival y la feria fueron abriendo un espacio para los niños y las familias; es lo que cuenta Leonor Amalia cuando habla de los alcances que ha tenido a lo largo de los años la feria. La búsqueda de invitados nacionales e internacionales es también la búsqueda de traer a Cali nuevas técnicas en el teatro de los títeres y unas visiones de la vida que provienen de lejos.

Propuestas traídas desde Cuba con los grupos Tocororo títeres, Teatro del Puerto y Teatro Papalote, desde Argentina con el grupo Pizzicatto Teatro y de Venezuela  con Charlot teatro, se complementan con las puestas en escena nacionales, con los grupos Pequeño teatro de muñecos, Compañía escénica Vórtice y Tutruica dan lugar a pensarse la ciudad, el país y la vida de una forma diferente, más tierna, en palabras de una niña que asistió a la obra El duendecillo valiente.

Y aunque no se trata de dejarles una moraleja, muchos vienen buscando una, y por supuesto, no quiere decir que nuestras obras no la tengan pero se trata más de lo que sienten que de lo que queremos que piensen, nuestras obras siempre tendrán algo que decir, depende de cada uno el qué, concluye Leonor. Ella cuenta con una sonrisa de los muchos niños que han pasado por la Casa de los Títeres, principal gestora de la feria, y que han incluido al teatro en sus vidas, incluso para volver con sus propios hijos cada año en las nuevas ediciones de la feria.

Tanto niños como adultos disfrutaron del evento en todo su esplendor: talleres, obras y conversatorios que dieron por cumplido el objetivo de acercar a Cali y a las familias la oportunidad de pensar una ciudad más tierna y más mágica. Creo que la primera vez que vi títeres tenía unos diez años, es lo que cuenta una de las asistentes a la obra El caballero sin caballo del grupo argentino Pizzicato y que se enmarca en la feria, me parecía increíble como esos muñequitos se manejaban solos, cuando descubrí que en realidad habían personas tras ellos, creo que en vez de perder la magia, la aumentó

 

Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda