logo lapalabra24 anos   

Teatro

La plana vastedad de los títulos llanos:

Apuntes sobre el Primer Encuentro de Teatro Comprometido

 

El colectivo Teatral Entrada Libre conformado desde el 2010 por un grupo diverso de estudiantes de la Universidad del Valle, realizó el 13, 14, 15 y 16 de Septiembre su Primer Encuentro de Teatro Comprometido. Prima en ellos y en el encuentro realizado el interés por indagar en torno al compromiso del artista con su arte y del arte con la realidad inmediata.

 

 

Por: Dalia Jimena Velasco Muñoz

Estudiante de Lic. Literatura

 

Ante nombres inquietantes la pregunta inicial será siempre: ¿por qué? Las posibles respuestas, usualmente antecedidas de un relato que enumera cualidades de sujetos honorables o criaturas majestuosas, revelan la emoción de quien relata y de esa forma exhibe las mejores cualidades del bautizo; dar a quien “no posee nada” un rasgo de existencia. Bertolt Brecht, conocido por esa curiosa reducción de su nombre, es la figura homenajeada que antecede una respuesta difusa en torno a dos preguntas de apariencia sencilla: ¿por qué llamar Teatro Comprometido a un encuentro teatral que parece centrar su interés en discusiones que polemizan en torno a la acepción histórica del nombre propio? ¿Por qué discutir el carácter de “lo comprometido” bajo la intocable manta del homenaje? No resultó difícil para quienes observamos a través de redes virtuales el constante movimiento del homenajeado, publicación de frases con un incisivo pensamiento artístico-marxista y conferencias en torno a su ideología, imaginar un encuentro en defensa de un determinado “arte político”. El reconocido rostro de Bertolt Brecht o la presencia inevitable del marxismo en sus formulaciones teatrales, parecía decirnos: aquí estoy y como toda estatuilla también soy intocable. Por medio de un juego inconsciente entre imagen proyectada y contenido resuelto, el Primer Encuentro de Teatro Comprometido realizado por el Colectivo Teatral Entrada Libre reformuló sorpresivamente la expectativa inicial de algunos asistentes. Es necesario desarticular, como un ejercicio para descifrar palabras desconocidas, los elementos que parecen ocultarse debajo de esa plana vastedad de los títulos llanos.

En la composición de los nombres Entrada Libre y Teatro Comprometido, algo es evidente: prima ante cualquier imagen atractiva, (esa ambigüedad predilecta de los colectivos teatrales contemporáneos) la línea recta del mensaje directo. Ambos, dada la supremacía del sentido, revelan únicamente interpretaciones de índole “social”. Del primero se destacan algunos aspectos; su carácter masivo que imita el título en negrilla de algunos eventos auspiciados por alguna entidad pública; la alusión directa y contraria de la actual condición política del teatro como élite; las dinámicas del juego percibidas a través del nombre y del logo de un muñeco juguetón conformado por las iniciales de mismo que invita a integrarse. Del segundo, más difícil por sus múltiples acepciones, se destaca tres aspectos: la evidente relación con el Teatro épico propuesto por Brecht en el cual el espectáculo se compromete en la formación de un público crítico y en la construcción de nuevas relaciones escénicas que cuestionen la estructura teatral; la noción del teatro como instrumento para educar políticamente a los oprimidos, es decir, un teatro comprometido en la transformación de la realidad popular; la visión del teatro para el teatro que consiste en el compromiso de todo artista con su arte. La enumeración de posibles lecturas en torno a los nombres complejiza u otorga a ambos un sentido que supera el ámbito, a veces demasiado ligero y desapercibido, de la escritura llana.

La presencia del homenaje como propuesta temática explica la constante aparición del nombre de Brecht y su teoría teatral. Las conferencias lo ubican a menudo como el centro de todo debate; Brecht en el teatro colombiano, La vigencia del teatro dialéctico, La necesidad del artista comprometido, etc. Éstas, lejos de esa admiración evidente que sí acogen los montajes teatrales, pretenden un diálogo en torno a su teoría. Tal vez cierta timidez en el desarrollo de ponencias provoca que el encuentro no se focalice en problematizar y analizar la teoría teatral de Brecht en relación con la actualidad del teatro contemporáneo, sin embargo algo es importante; el encuentro gira en torno del homenaje y sin embargo no idealiza la figura expuesta. Preguntas como “¿qué tan apropiado es para el teatro colombiano contemporáneo pretender realizar un teatro épico?” habrían dado paso a un debate en donde el recuento de la historia del teatro colombiano, específicamente el periodo del Nuevo teatro, resultaría indispensable. El sentido otorgado a la palabra homenaje replantea la visión tradicional que los medios culturales han empleado para homenajear a personajes reconocidos por su trayectoria; Enrique Buenaventura, por ejemplo, quizá sea la figura artística teatral que más ha soportado esa vacuidad del homenaje espectacular. Esta propuesta, seguramente inconsciente o indirecta, es interesante en la medida que opere consciente y críticamente frente a una actualidad teatral que lo necesita. Los personajes emblemáticos y los grupos tradicionales merecen ser vistos desde una consciencia contemporánea que, aunque parezca radical o ingenua, derribe sus formas antiguas con el propósito de reformarlas.

El Primer Encuentro de Teatro Comprometido podría haberse realizado con más fortuna. Dificultades para la realización de actividades ya programadas, la ausencia de ponentes en las conferencias, escasez de un público universitario externo a los integrantes del grupo o invitados, hicieron de él un espacio austero, aunque dinámico intelectualmente. Se destaca la ambiciosa propuesta de relacionar medios como el teatro, danza, cine, cuentería y conferencia en un mismo propósito. Una impresión: las dinámicas ocurridas durante el encuentro, diálogo con actores y conferencistas, posiblemente transformaron la orientación del mismo; los vídeos y consignas expuestas en la página de Facebook parecen ubicarse en un ámbito distinto al propuesto. Nos queda del encuentro esa duda permanente en torno a la visión de quienes integran el colectivo y la incertidumbre de ambos nombres que, aún luego de ese intento por analizarlos, no dejan de inquietar.

 

Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda