logo lapalabra24 anos   

Cine

Sembrar la muerte

 

Para celebrar la vida

 

SIEMBRA, una película que hace memoria frente al desarraigo, un acto de apropiación de la muerte y el territorio.

 

cine1

 

 

Por: Alicia País

 

Uno no es de ninguna parte mientras no tenga un muerto bajo la tierra

José Arcadio Buendía

 

Dejé mi tierra, dejé mi gente, dejé mis hijos, dejé mi río

Hecha de semillas está la muerte y compuesta de vida está la tierra; territorio que nos quitaron, terruñito que dejamos, y ahora ésta tierra nuestra en que sembramos la muerte para cantar vida. La película SIEMBRA es una invitación a celebrar la muerte como el acto de sembrar, como la necesidad propia del arraigo sustentado en la frágil memoria.

Una Cali nueva se dibuja en el cine, una Cali a blanco y negro, ciudad-hogar de muchos desplazados, calles abiertas al paso migratorio que dejan las violencias de un pueblo en guerra. Esa es la ciudad que nos presenta SIEMBRA un filme que a través metáforas da cuenta de la realidad de un país.

El cine como ejercicio de memoria

SIEMBRA es una película que por medio de la muerte narra la vida de diversos personajes que se entrecruzan en un barrio popular caleño, territorio de una gran diversidad cultural producto de los asentamientos de miles de desplazados, que huyen de sus tierras a causa de la guerra que hace más de medio siglo soporta este país en sus espaldas.

Es Siembra una experiencia del desarraigo, pero también del destierro, en un país como Colombia donde el conflicto armado ha reconfigurado las ciudades por la migración de las gentes del campo, expresan sus realizadores.

Con sonidos que mezclan la ciudad y sus ritmos urbanos, que rememoran también los ríos, el canto de los pájaros y la tradición oral de nuestra comunidades afro y raizales, se descubre un filme realizado con músicos en lugar de actores, donde los bailes urbanos y el canto de alabaos tradicionales del pacífico Colombiano, se instalan como hilo conductor para trasmitir un mensaje que hace honor al territorio.

Para Santiago Lozano y Angela Osorio, directores del filme, SIEMBRA significa “echar raíces”, es entonces una metáfora porque la siembra, ese proceso natural, termina siendo una adaptación a nuevas formas y posibilidades.

La estética del filme y el discurso narrativo nos propone otras maneras de leer este país de violencia que habitamos. Las prácticas cotidianas como recorrer la ciudad, trabajar, celebrar la navidad o enterrar a los muertos, dan cuenta de una historia común, una historia de duelo por la pérdida de la vida y la tierra, pero que narra también cómo la memoria, al igual que las maticas de romero, reverdece y florece en medio de tanto olvido.

Sembrar en blanco y negro

Un equipo joven y muy completo de realización, un grupo de actores que en su vida se dedican a la música y la danza, una parte de la ciudad que se hace distante de lo que nos han mostrado los audiovisuales que nos relatan, reflexivas tomas en primeros planos, fotografía compuesta de elementos cargados de poesía. Una película que nos plasma la vida en blanco y negro y que siembra así, otras maneras de hacer cine.

Diego Balanta, protagonista de la historia, es un reconocido músico del folclore pacífico colombiano, el filme en sí hace parte de su historia, pues el desplazamiento causado por la violencia, la guerra y el desarraigo coge raíces en su sentir, en el sentimiento que quiere representar y compartir a quienes lo observamos.

La película en su proceso de realización contó con recursos logrados gracias a estímulos otorgados por el Fondo de Desarrollo Cinematográfico, las productoras caleñas Contravía Films y Bárbara Films, la alemana Autentika Films y la Universidad Autónoma de Occidente (UAO).

Una producción joven, opera prima que ha logrado varios reconocimientos a nivel nacional e internacional, entre ellos el Premio Boccalino, otorgado por la crítica independiente del 68 Festival de Cine de Locarno, en Suiza; el Premio del Jurado Internacional en la 15 edición del Festival de Cine de Tarragona (REC), en España; el premio Especial del Jurado de la Competencia de Cine Colombiano del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias; y el Gran Premio Coup De Coeur en la Competencia Oficial Ficción del Festival Cinélatino – XXVIII Recontres de Toulouse, en Francia.

Un duelo que cuesta la vida

Pertenecemos al lugar donde lloramos nuestros muertos, también al lugar donde dejamos a los vivos, somos de donde sombramos nuestras semillas, raíces que brotan entre la tierra para saludar al sol y hacer de la muerte un canto, como el más bello acto de memoria.

 

 




 

 

 

Batman vs Superman

El origen de la justicia

 

cine2

 

 

Director: Zack Snyder.       

Guion: Chris Terrio - David S. Goyer.

Año: 2016.

Música: Hans Zimmer - Junkie XL.

Fotografía: Larry Fong.

Montaje: David Brenner.

 

Por: Jorge Sánchez Fernández

Estudiante de Lic. en Literatura

 

Es innegable que el género de los súper héroes pasa por su mejor momento. Marvel/Disney y DC/Warner intentan exprimir su propiedad ahora que el interés por estos personajes es grande. Es por eso que este año, ambas compañías tienen varios estrenos. Por el lado de Marvel está Civil War, que ya se habrá estrenado cuando aparezca esta reseña, X- men: Apocalipsis, Deadpool y Doctor Extraño. Por su lado DC nos brindará, además de Batman v Superman, El escuadrón suicida. Si tenemos en cuenta que para el 2017 se tienen presupuestadas seis cintas protagonizadas por súper héroes, parece que éstos personajes llegaron para quedarse.

Marvel le lleva una gran ventaja a DC en cuanto a la creación de un universo cinematográfico se refiere. Es por eso que DC se ha puesto en la tarea de crear su propio universo en el menor tiempo posible y con el menor número de películas. El hombre de acero (2010) fue el inicio. Terminada la alabada trilogía del caballero oscuro, dirigida por Christopher Nolan, DC se quedó sin nada, mientras su competencia ya estaba bien encaminada. Viendo esto contrataron a Zack Snyder y en el 2010 se estrenó “El hombre de acero”, protagonizada por Henry Cavill como el nuevo Superman. La película recibió críticas mixtas, muchas de ellas se referían su excesivo tono oscuro, heredado de la trilogía antes mencionada, y sobre todo quejas sobre el no ser fiel al espíritu de los personajes.

Aunque no fue un fracaso en taquilla El hombre de acero dejó a muchos, entre los que me cuento, con una sensación a oportunidad perdida. Muchos esperábamos que con Batman v Superman, DC por fin tomara las riendas y nos brindara un entretenimiento digno. La realidad ha sido muy diferente.

En la película nos encontramos con Batman, un vigilante sin escrúpulos y violento, interpretado por Ben Affleck, que tras los acontecimientos de El hombre de acero se encuentra alarmado por Superman. Él no sabe si el poder ilimitado que éste tiene se pueda volver en contra de la humanidad y por esto decide confrontarlo. Por su lado Superman, quien se nota hastiado por una humanidad que del mismo modo lo ama y lo odia, ve en Batman un lado de la justicia que con el que no está de acuerdo. La inseguridad de Superman será aprovechada por el joven Lex Luthor, a quien interpreta Jesse Eisenberg, cuyo único fin es destruir a Superman.

Uno de los puntos más cuestionables de Batman v Superman es su guion. Chris Terrio y David S. Goyer no logran construir una historia orgánica, donde todos sus elementos estén en función de la historia. En cambio, vemos un montón de situaciones que a la larga no aportan nada a la trama y están allí como meros pretextos para que todo continúe: la investigación de Lois Lane. Luego nos encontramos con giros argumentales sin sentido, donde los personajes actúan como marionetas de una trama floja y no como seres autóctonos que se desarrollan según avanza el argumento. Superman es el más afectado por esto. Henry Cavill hace un buen trabajo interpretado su rol, sin embargo, el personaje no se desarrolla lo suficiente para generar empatía y a la hora del enfrentamiento final no sufrimos el impacto deseado.

Zack Snyder no logra crear una buena película. Los dos primeros actos se sienten flojos, con transiciones entre escenas algo bruscas: sin localización espacial o argumental. La historia, por pretender ser épica, se queda a medias entre lo interesante y lo mediocre; todo parece un montón de secuencias medianamente congruentes unidas entre sí. Al acércanos al tercer acto todo se vuelve más claro, paradójico en una película que se desarrolla casi exclusivamente de noche, pero otra vez no sentimos que sea orgánico sino bastante atropellado. La batalla entre Batman y Superman, que se suponía era el centro del film, se convierte en un pequeño altercado con una solución por lo demás ridícula.

Aunque el guion, la dirección y el montaje no estén a la altura, Batman v Superman tiene elementos rescatables. Las actuaciones de Henry Cavill y Ben Affleck cumplen con solvencia, al igual que Gal Gadot como Wonder Woman y Jeremy Irons quien interpreta a Alfred. El Lex Luthor de Jesse Eisenberg y Lois Lane de Amy Adams, por el contrario, no logran convencer, pero esto no es culpa actoral sino de un guion pobre. Las motivaciones de Lex nunca son claras, parece que fuera malo porque sí, el actor intenta suplir estas carencias con una interpretación física, llena de tics y ataques de nervios, pero sin mucho éxito. Lois, por necesidad de la trama, logra siempre estar en el lugar y el momento indicado, aunque carezca de sentido. Los efectos especiales están bien utilizados y el sonido es envolvente, creando acertadamente la sensación de peligro y poder, cuando es necesario.

Si en el 2010 veíamos en El hombre de acero una oportunidad perdida, ahora vemos en Batman v Superman una continuación insatisfactoria. DC y Zack Snyder, por querer cobijar mucho, nos brinda una película incongruente y atropellada. Hecha para los más fans del universo DC de los comics, pero que excluye al resto de la audiencia. Si se hubieran concentrado en Batman y Superman, sin necesidad de terceros, nos hubiéramos encontrado con una historia más lineal, asequible y potente. Sin embargo, este es el Superman y el Batman que DC/Warner nos brinda, este es el tono por el cual se guiarán el resto de sus proyectos. Una oleada de películas basadas en personajes de DC viene en camino, esta compañía necesita pensar muy bien la forma que debe terne su universo ahora que está empezando.

 

 

 

Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda