logo lapalabra24 anos   

Televisión, Memoria e Identidad: Rostros y Rastros

2. COLECCIN ROSTROS Y RASTROS Cultura


 

 

Televisión, Memoria e Identidad

 

 

 

La presencia de un “submundo” en la nueva imagen de región, la experimentación ilimitada en el género documental y la importancia de recalcar la memoria e identidad en las obras audiovisuales, caracterizaron al Programa Rostros y Rastros que fue retirado de la programación del Canal Telepacífico hace 13 años. Después de su “desaparición” se obtuvieron las 350 obras audiovisuales producidas durante sus 12 años de emisión.

 

 

 



Por: Lígula Epifita

 

Estudiante de Lic. en Literatura

 

“No se quería hacer un programa solo de tipo periodístico e informativo sobre estos temas, sino también que hubiera una gran investigación sobre problemas del lenguaje audiovisual y tratamiento de la imagen” dice Adriana Ochoa, quien participó en la producción audiovisual de Rostros y Rastros. Me detengo en la lectura, pregunto: ¿Qué elementos caracterizan la televisión colombiana que actualmente consumimos? Ahora, algo más específico ¿Cuántos programas de formato documental se han producido en el Valle del Cauca? y ¿Cuántos han realizado una investigación notable en el campo periodístico y audiovisual? La televisión se ha caracterizado por el distanciamiento y desconocimiento de las realidades locales y regionales, por el aire sensacionalista de sus programas y noticieros, por el manejo precario de técnicas audiovisuales. Continúo la lectura: “saca a luz el submundo” dice Oscar Campo, actual profesor de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Valle, documentalista y director de cine que dirigió el taller de audiovisuales, en donde se produjo gran parte del trabajo presentado en el programa Rostros y Rastros. Ese “submundo” hace pensar que Cali tiene un pequeño infierno escondido, un mundillo maldito que algunas manos desde su puesto cenital y a través de sus cámaras “reveladoras” esconden entre cemento e imágenes. “Saca a luz el submundo” repito. Continúo: “La necesidad de no solo pensar la región sino de crear las condiciones para que la región se piense a sí misma y tenga la capacidad de incidir en la configuración de su historia”. Cierro el libro y releo el título “Rostros sin Rastros”. ¿Desde hace cuánto no recordamos el camino?

 

¿Qué historia puede uno escribir del espacio audiovisual de este pedazo de tierra?

 

“Está claro que Rostros y Rastros sucede a uno de los capítulos más importantes y adornados de la historia audiovisual en Cali, Caliwood, que lo lideraron principalmente chicos de clase alta, con una sensibilidad estética que definitivamente no correspondía con la sensibilidad promedio de las clases altas caleña. Hay un ambiente cultural en la ciudad impresionante; Andrés Caicedo, Enrique Buenaventura, etc.” dice Camilo Aguilera, Egresado de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Valle, al intentar explicar algunas de las posibles influencias que impulsaron el  programa; el cual nace en el momento más propicio de la Televisión colombiana. En 1984 se expide el Decreto 3100, con el cual se da vía a la creación de canales regionales de televisión como Televalle ltda, el cual en 1988 pasó a llamarse Telepacífico, y emitió ese año sus primeras transmisiones, dándole cabida a canales como UV-TV y a programas como Rostros y Rastros.

 

En  ese espacio encuentran cabida personajes de Caliwood; Luis Ospina, Carlos Mayolo, Eduardo Carvajal, Ramiro Arbeláez, a quienes Camilo llama “Los herederos del Caliwood”; Oscar campo, Memo Bejarano, Antonio Dorado, quienes más adelante pasarían a ser parte de Rostros y Rastros. Uno podría pensar de alguna manera en la “continuidad de Caliwood” en este programa; “con una característica muy interesante y es que la experiencia no se circunscribe a uno, dos, cuatro, cinco sujetos, sino que realmente vincula a un montonón de gente”. Dice Camilo. La Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Valle jugó un papel decisivo en la producción audiovisual del programa, pues éste se vincula de manera directa a los talleres de audiovisuales del currículo de Comunicación de ese entonces; el programa fue para la Escuela de Comunicación un “verdadero laboratorio de creación social”, convirtiéndose en un modelo de  televisión propiamente Universitario.

 

La “muerte” de Rostros y Rastros coincide con la crisis del 99 y 98 que atravesó la Universidad, la cual se expresó en todas sus instancias. Las políticas de privatización exigían una autofinanciación: “¿usted quiere existir? Pues autofinánciese”, además de la renuncia en el año 2000 de la Escuela de Comunicación Social al canal. Menciona Camilo Aguilera: “Yo una vez estuve en un charla donde convocaron, entre otras personas,  al director del taller de audiovisuales que es Oscar Campo, y a Diego Gómez que era entonces gerente de la Universidad y Oscar dijo algo que me parece lo dejaba muy claro, decía: vea Diego nuestra puesta es distinta a la suya, nuestra puesta tiene que ver con un audiovisual de calidad y con una búsqueda estética, evidentemente su apuesta es más de tipo comercial”.

 

La Escuela de Comunicación Social finalmente pierde el poder y la autonomía de dicho espacio, y este  pasa a manos de entidades privadas que lo conservan y explotan en pro de su interés. De nuevo pregunto: si la comunidad Universitaria ha perdido cabida en este espacio, y otros, a excepción del Periódico La Palabra, que ahora pertenece a la Escuela de Estudios Literarios ¿En qué espacio, que posea las características de recepción  y difusión de información que tiene un canal regional, se proyectan los trabajos audiovisuales producidos por estudiantes y docentes de la Universidad del Valle? Ahora, a falta de este espacio,  parecen muy frecuentes los Festivales Audiovisuales y las convocatorias que se expanden a modo de rumor en paredes y espacios virtuales; la Universidad del Valle no solo perdió un programa; Rostros y Rastros, también perdió un espacio de difusión masiva,  y ahora que parece proliferar en la producción audiovisual, se atraganta con sus propias creaciones.

 

Después de cerrado el programa, un grupo de 5 jóvenes que se redujo a dos; Camilo Aguilera y Gerylee Polanco, egresados de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad del Valle, decidieron iniciar un trabajo de recuperación y recopilación del material audiovisual que se produjo durante 12 años, motivados por  “una especie de ánimo nostálgico y de ciertos sin sabores, molestia por la pérdida de espacios que yo consideraba eran importantes” dice Camilo. El proyecto inició en el año 2005 con reuniones, “la idea inicial era hacer el trabajo de investigación, cuando vimos como estaba el material dijimos: no, este proyecto tiene que tener dos líneas de trabajo; una de investigación social y otra de recopilación de archivos”.

 

En el 2006 ganan  tres becas en tres años consecutivos (2006, 2007, 2008). Con la primera beca realizan un inventario en el que identifican el material a  investigar, haciendo uso de un catálogo y una ficha  de análisis audiovisual. Con la segunda inician la migración de formatos que consiste en pasar los casetes de ¾ a un formato digital. Y con la tercera realizaron la corrección parcial de crominancia, luminancia y sonido. “Sacamos tres copias de la producción, una que está en la Biblioteca Mario Carvajal, otra que está en la Biblioteca Departamental,  y la tercera que conservamos nosotros”.

 

 Camilo continúa, yo giro la cabeza y visito con los parpados el espacio que hace 13 años dio cabida al programa; miro el logo de UV-TV que se conserva rojo, bien marcado, y en una esquina del vidrio. Nos parece estar asistiendo a un encuentro con el pasado; él sentado y el salón frente a sus ojos. “Iniciamos con una búsqueda de archivos administrativos de Rostros y Rastros, y encontramos muy poco, porque aquí hubo una inundación y gran parte del archivo administrativo se mojó y la decisión que nos comunicaron –no tenemos ni idea si en efecto es así–  es que lo habían botado, lo que a la altura por Ley Nacional de Archivo puede ser considerado un delito. Ubicamos algunas  por la salida de Coca-Cola donde está el archivo central y logramos localizar algunas cajas”.

 

Actualmente se encuentra disponible, en la Biblioteca Departamental y Mario Carvajal, la colección que recoge toda la producción audiovisual de Rostros y Rastros (350 obras) que Camilo y Gerylee recopilaron.

 

La experiencia, según dice Camilo, “Fue chévere, creo que de todas maneras Gerylee y yo terminamos abrumados porque no imaginamos lo difícil que es, lo que llaman los archivistas “la gestión de la información”. Lo bueno es que los dos tenemos una cierta fijación y obsesión por los datos, entonces creo que también lo disfrutamos”.

 

Ahora esperan poder enviar la colección a una próxima convocatoria de becas, con el fin de hacer 10 copias de ésta; enviar los Dvds al Valle,  Nariño, la costa,  Bucaramanga, Cauca y Medellín.  

 

Camilo finaliza nuestro dialogo con una reflexión: “ahora,  me parece que nos quedaríamos cortos pensando que un material audiovisual es simplemente evidencia del mundo, que yo puedo dar cuenta de la historia de las clases populares a través de fuentes como estas; todos sabemos que estas no son fuentes desprovistas de una ideología, y me parece que lo que es Rostros y Rastros es una evidencia de una mirada sobre la ciudad”. Rostros  de Rastros. Todavía nos faltan muchos rastros más por retratar.

 

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción
Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda