logo lapalabra24 anos   

Homenaje

Cuarto centenario de la muerte de Shakespeare

 

¿Qué significa su vida para nosotros?

 

Lo que sabemos de él está replegado en un sinnúmero de mitos. Se ha argüido que murió en fechas próximas a Cervantes y a Garcilaso. Que fue un niño que comenzó su carrera ladrando fuera del teatro, gritaba el nombre de las obras y una pequeña explicación para incitar al pueblo británico a sentarse en las bancas. También se dudó un tiempo de su existencia y se le atribuyeron sus obras a la imaginación de otro gran dramaturgo de su tiempo. Irónico es que este hombre del que sabemos más tan poco, siga tan vivo y actual en nuestra forma de ver el mundo.

 

homenaje

William Shakespeare.

Foto: http://www.publicbroadcasting.net

 

 

Por: Oscar Obando.

Estudiante de Licenciatura en Literatura.

 

 

Todos los que estudiamos literatura o teatro partimos un día en busca de William Shakespeare. Vemos las representaciones de sus obras, leemos las críticas, los ensayos, biografías, buscamos las nuevas adaptaciones, y lo perseguimos, quizá, queriendo encontrarnos a nosotros mismos.

En nuestra ciudad cada teatro le rinde honor y, de vez en cuando, representa alguna de sus obras. Entre los dramaturgos que han hecho grandes montajes de Shakespeare está por ejemplo el maestro Enrique Buenaventura, quien alguna vez representó la obra Macbeth. También Fabio Rubiano quien reescribió Tito Andrónico, una obra muy violenta, probablemente por todas las alusiones a la violencia colombiana. No la tituló igual pero es evidente una relectura de Shakespeare.

En Bellas Artes, el año pasado, vimos que entre las obras de su exquisito teatro gratuito de los Sabados a la Valenciana, con el director Fernando Vidal se representó Maquinaria Hamlet, una obra de Heine Müller basada en Hamlet. Máquinahamlet (Die Hamletmaschine) fue escrita para contrastar la obsesión que Müller sentía por esta obra de Shakespeare con la necesidad de deconstruir su estructura dramática hasta reducirla a su esqueleto, para presentar a Hamlet y Ofelia como mitos en crisis, inmersos en las tensiones de la representación contemporánea, subvirtiendo los límites del drama moderno. Maquinaria Hamlet es un espectáculo que trabaja esa crisis del desencanto, a partir de fotogramas que aluden al mundo onírico de sus actores, reflejos de las obsesiones juveniles sobre los desgastes del actual ejercicio del poder. Eso dice su ficha técnica.

En la Universidad del Valle, la Escuela de Teatro montará para el próximo mayo la obra Como Gustéis. El profesor de la escuela, Mauricio Domenicci, nos compartió en una entrevista algunas palabras sobre la obra y también sobre la forma como se interpreta y monta Shakespeare en estas tierras tan alejadas de la Inglaterra de hace cuatrocientos años.

La escuela anteriormente había montado El mercader de Venecia, Sueño de una noche de verano, Othelo y El rey Lear. El próximo estreno será Como Gustéis, una obra tremendamente actual, en la medida de que las fronteras entre sexos se han cruzado completamente. Shakespeare ya hablaba de esto hace cuatrocientos años. Es muy entretenida la forma como juega con el tema del amor.

En cierto sentido, ese Shakespeare que nosotros hacemos es uno despojado de todo aparato escenográfico y de época como nos tiene acostumbrados el cine. Nosotros hacemos un Shakespeare que probablemente no se parece nada al clásico, al que la gente espera, porque es un trabajo de redescubrimiento desde nuestras propias perspectivas.

 

El de nosotros

La lectura de Shakespeare desde Cali sucede en un ámbito distinto a la larga tradición de montaje de los ingleses o los norteamericanos. Nosotros pertenecemos a una tradición cultural distinta, nuestra relación con Shakespeare es muy diferente. En la escuela hay un énfasis de cómo se va a hacer, que los actores digan y hagan lo que entiendan, que busquen los referentes culturales en su propia interpretación, no los de la tradición Shakesperiana que nosotros no tenemos ni conocemos. Esa distancia es importante entenderla porque hace parte de la problemática del teatro. El teatro no lo haces copiando, lo haces creando.

La presencia de Shakespeare es importante porque es uno de los grandes dramaturgos, nuestra gente tiene alguna vez que pasar por Shakespeare para tener una formación completa. Está en esa cima de autores inevitables como Sófocles, como Brecht. Shakespeare no es una carga sino que es encantador y delicioso de leer, los estudiantes lo aprenden con muchas ganas por la carga dramática. Se aprende mucho con él a hacer el teatro, cosa que no pasa con el problemático teatro de Cervantes, este fue más narrador que dramaturgo, incluso en su propio tiempo los pocos montajes que se le hicieron terminaron en fracaso. Shakespeare por su parte, es completamente accesible.

 

Drama y poesía

Lo interesante de Shakespeare son las imágenes poéticas, supremamente ricas, y los conflictos dramáticos. Desde que se produce el primer parlamento en la escena ya hay un conflicto, eso es una gran habilidad dramatúrgica. Cuando se abre Hamlet está la escena en la explanada en donde un soldado está medio desesperado porque necesita que llegue el relevo, y aparece de pronto alguien y le dice “¿Quién es? ¿Dónde está?”, de entrada ya hay un problema porque ese soldado ya tuvo la aparición del fantasma, lo que quiere es irse, entonces desde la entrada ese personaje está ya muy conflictuado.

Las obras de Shakespeare describieron personajes únicos, vivos y llenos de personalidad, enfrentados a las más crudas pasiones. Conocía a profundidad el alma humana y por esto quizá es que, después de viajar por el mar y por los siglos, nos reconocemos en ellos.

Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda