logo lapalabra24 anos   

Critica

 

El Reino

La última novela de Emmanuel Carrére

 

He leído a Nietzsche y no puedo negar que me sentí señalado cuando dice que la gran ventaja de la religión es que nos hace interesantes ante nosotros mismos y nos permite huir de la realidad

Emmanuel Carrére, Le Royaume

 

Critica1

Emmanuel Carrère en su Reino.

Foto: http://img.europapress.net

 

Por Edgard Collazos

Docente Escuela de Estudios Literarios

La tribulaciones del espíritu y la literatura siempre han contraído buenas sociedades, tal es el resultado de El Reino (Le Royaume), la última novela de Emmanuel Carrére, un enorme fresco donde están trazadas las tramas de la cultura occidental desde los orígenes de la Iglesia cristiana; también los desvelos y las crisis de un escritor parisino.

Tiene como todas las buenas novelas, una historia y diferentes temas. Está narrada en primera persona por el mismo Carrére, quien narra un profundo segmento de su confundida y azarosa vida, unida a su pasado de adolescente, cuando creo que fui muy infeliz, nos confiesa esgrimiendo su ironía.

En el fecundo mundo de las letras, del que ya sabemos que las novelas son un conjunto de palabras donde los problemas son de naturaleza verbal, donde todo acto del pensamiento y del narrar es un acto del lenguaje, uno de los principales logros de Carrére es hacernos sentir lo contrario, que la literatura no es eso y que ese fajo de papel encuadernado que sostenemos en las manos es un intenso mundo, un escenario real donde todos hemos actuado.

A diferencia de Ricardo Reis, el heterónimo de Pessoa, el personaje de Carrére parece responder a esa pregunta formulada por Borges: ¿puede un escritor crear un personaje superior a él? y ahí está para responder el atribulado Carrére, el personaje, quien es él mismo narrador convertido en un objeto de percepción creado a partir de sus temores, el destino y las dudas sobre la vida. El personaje en su inicio es voluble, febril, confuso, sarcástico. Por medio de la sinceridad de sus palabras, página a página el narrador nos pide que reflexionemos sobre la ficcionalidad de su héroe, para eso, no crea un estereotipo, el Carrére de la novela es un personaje similar al lector, tiene sus mismos temores y desvelos, este siente que los problemas que enfrenta el ficcionado se abovedan sobre él, que los puede haber vivido en un momento de su vida y mediante esas reflexiones se despierta en el lector el fervor por hacerlo real.

En nuestra época, poblada de tantas supersticiones críticas, una de las problemáticas de todo escritor de novelas está en que el autor presupone que debemos de entender a su personaje como él lo concibe, en este caso, el obstinado Carrére utiliza un sistema contrario a lo que en creación literaria se llama: el factor repelente, que consiste en hacer benigno un personaje deleznable, como los ancianos morbosos de Alan Benet en Haciendo Historia.

  

 

La primera parte de El Reino nos introduce en una crisis vivida en París, entre los años de 1990-1993. Hacía tres años que Carrére no conseguía escribir y por esos años su única razón de ser en el mundo era la escritura, nos dice que me sentía impotente, exiliado en aquel arrabal de la vida que es un matrimonio infeliz, y ya en ese tema del amor, de la convivencia en pareja, letra a letra, con una prosa medida, por fuera de la retórica y de lo innecesario, nos introduce en el ámbito de su infierno, en su desasosiego, y va presentado los personajes implicados en el relato, y esa es una de sus excelsas artes, presentar los personajes por la necesidad misma de la historia, porque es la novela quien los reclama y no el intempestivo capricho del escritor. Así que en su crisis personal unida al matrimonio con Ann, de quien nos cuenta que consumía LSD, frecuentaba los night-clubs de Paris y pertenecía a una familia católica, crea el móvil que nos lleva a la historia de otra vida, al pasado de su madre: mi madre perdió muy temprano a sus padres, creció en la pobreza y temía por encima de todo no ser nada en el mundo nos dice cuándo empieza a presentar a Jacqueline, su madrina, un personaje visitado por parisinos porque les hablaba del alma. Jacqueline es un personaje intenso en la religión y fundamental para la vida de Carrére y para la novela.

Hay personajes destrozados y precipitados al fondo de lo inasible, como la institutriz Jamie, una pesadilla humana que ha conocido en los días de los sesenta en San Francisco a Philip K. Dick, o la misma Jacqueline quien cae en desvaríos apocalípticos.

La primera parte de la novela va del psicoanálisis al cristianismo, del diván a la iglesia, de la casa de los Carrére a las calles de Paris, y cuando ya sospechamos que el cristianismo no es una colección de metáforas judías, vemos de repente que la historia de esa iglesia es el extenso relato para el que nos ha preparado y al igual que en La Comedia, cuando Virgilio le dice a Dante: Io saró primo, e tu saraí secondo (yo voy de primero y tú de segundo) y sin ninguna objeción arrancamos tras de ellos en el viaje infernal, así en la segunda parte de El Reino, arrancamos tras Pablo y tras la historia del cristianismo y sus apóstoles por los antiguos territorios de Grecia, por los lejanos pueblos del Asia Menor, llegamos a la combustión de Jerusalén en esos tempranos años del cristianismo y desde ahí todo tema es intenso; todo lo histórico es tributario de la condición y el comportamiento humano; todo está amonedado en lo sensible histórico y en el fondo de nuestro pensamiento y de la pobre cosa temporal que somos.

 

 




 

 

 

Wolf Erlbruch

El pato y la muerte

 

La llamada literatura infantil, que al final de cuentas es literatura para todos, desarrolla incluso temas tan profundos como la muerte. Sin embargo existen algunas personas empecinadas en tratar a los niños como si no tuvieran la inteligencia suficiente; es por esto que la literatura infantil suele asociarse, erróneamente, con temas intrascendentes. No obstante, existen una gran cantidad de Autores consientes de las capacidades de los más jóvenes y que no buscan vender textos de fácil digestión, ni intentan subestimar a los niños; este es el caso de Wolf Erlbruch.

 

Critica2

Flyer El pato y la muerte.

Foto: http://smhttp.35830.nexcesscdn.net

 

 

Por: Jorge Sánchez Fernández

Estudiante de Licenciatura en Literatura

 

 

Cuando le perdió de vista, la muerte se sintió incluso un poco triste. Pero así era la vida.

El pato y la muerte

 

Wolf Erlbruch nació en Alemania en 1949. Estudió diseño gráfico en la Escuela Folkwang en Essen y trabajó en publicidad para revistas como Stern y Esquire. En 1985 comenzó su carrera de ilustrador para libros infantiles con Der Adler, der nicht fliegen wollte de James Aggrey. A partir de ese momento Erlbruch ha cosechado innumerables éxitos con libros como: Leonard, El libro del abecedario, La gran pregunta y, uno de sus libros más conocidos, El pato y la muerte.

En entrevista con Barbara Fiore, Erlbruch nos dice: La literatura infantil en general considera a los niños infantiles, con un nivel más bien bajo y trata asuntos estúpidos. Mis libros te pueden confrontar con asuntos que normalmente no están en los libros para niños.

El pato y la muerte trata un tema que hasta hoy se considera tabú, y mucho más si se refiere a la niñez: La muerte. El pato, un día, descubre que una extraña figura lo persigue. Curioso se acerca al misterioso ser y le pregunta por qué lo está siguiendo. Éste, feliz porque al fin lo han notado, le dice que es la muerte. El pato se asusta e intenta encontrar una explicación para aquella visita, pero la muerte le dice que ella siempre ha estado a su lado… por si acaso. Con este sencillo argumento Elbruch elabora una historia sobre la amistad y la pérdida, donde estos dos entrañables personajes reflexionan acerca de la muerte y todo lo que ella conlleva.

En otro apartado de la entrevista hecha por Barbara Fiore, el autor dice: El pato y la muerte. Empezó por algo muy sencillo, por un marcapáginas que pinté para un amigo. En él puse tres figuras juntas: dos patos y la muerte. Me pareció que era una bonita imagen, así que hice una copia para mí. Le di el marcapáginas a mi amigo, le gustó y me olvidé. Eso fue hace muchos años, alrededor de 1994. Hará unos seis años, encontré mi copia en un cajón. Entonces pensé que sería una buena idea hacer un libro con esos tres personajes, pero no sabía exactamente qué. Y es que el tema de la muerte es algo recurrente en su obra. Sin embargo es un tópico “olvidado” en la literatura infantil, aunque poco a poco esto ha ido cambiando al comprender que la muerte es tan natural como enamorarse o temer.

 

Erlbruch continúa: Lo devolví al cajón y nuevamente pasó el tiempo. Dos años atrás volví a ello, intenté escribir algunas historias pero todas terminaron siendo muy complicadas, muy largas; las imágenes estaban llenas de detalles y no conseguía llegar a la esencia de la historia. Intenté simplificar el argumento lo más posible. Al mismo tiempo, las ilustraciones se hicieron más y más simples. Uno de los puntos importantes a la hora de analizar un libro-álbum son las ilustraciones y en el caso de Erlbruch no puedo adjetivarlas más que con un INCREIBLE. Sus dibujos son de una sencillez apabullante, los colores que utiliza (pasteles en su mayoría) funcionan perfectamente. En el caso de El pato y la muerte, el autor se decanta por utilizar el mínimo de elementos; crea un pato y una muerte con un estilo sencillo y ameno, casi llegando a la caricatura. Los escenarios tampoco tienen mucho detalle. A menudo, por requerimiento de la narración, aparece un árbol, un ave o un río que sirven como metáforas bellamente construidas.

Erlbruch prosigue: El pato y la muerte es una historia simple, sin un final. No soy alguien que diga que sepa qué es la muerte, que sepa qué pasará después. Más bien, quería mostrar cómo la gente maneja sus creencias. Como sucede con otras cosas, la muerte también tiene sus imágenes (por ejemplo, la de ir al cielo), pero nadie sabe si realmente es así. Yo tampoco. No cuestiono las imágenes existentes, sino que manifiesto que no lo sé.

El pato y la muerte es un texto imprescindible para todo aquel que ama la literatura. Sus personajes, su historia sencilla y profunda, su ambientación hace de él una obra suprema. Además nos invita a reflexionar sobre la literatura infantil y verla desde diversas perspectivas: Mis libros te pueden confrontar con asuntos que normalmente no están en los libros para niños. Yo los ideo de forma que también puedan motivar a los padres. Me interesa propiciar un diálogo entre hijos y padres; con preguntas, como es normal. Pero no es fácil. Hay muchos prejuicios, hay mucha basura. Aun así, creo en el diálogo. Creo que el diálogo entre padres e hijos es bueno para ambos. Por un lado, los padres se dan cuenta de que, a menudo, los pensamientos de los niños son muy profundos, extraídos de sus experiencias del mundo. Por otro, los adultos han vivido más tiempo y pueden darle una explicación más satisfactoria a algunas cosas gracias a su experiencia.

 

Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda