logo lapalabra24 anos   

Critica


 

 

 

Wolf Erlbruch

El pato y la muerte

 

La llamada literatura infantil, que al final de cuentas es literatura para todos, desarrolla incluso temas tan profundos como la muerte. Sin embargo existen algunas personas empecinadas en tratar a los niños como si no tuvieran la inteligencia suficiente; es por esto que la literatura infantil suele asociarse, erróneamente, con temas intrascendentes. No obstante, existen una gran cantidad de Autores consientes de las capacidades de los más jóvenes y que no buscan vender textos de fácil digestión, ni intentan subestimar a los niños; este es el caso de Wolf Erlbruch.

 

Critica2

Flyer El pato y la muerte.

Foto: http://smhttp.35830.nexcesscdn.net

 

 

Por: Jorge Sánchez Fernández

Estudiante de Licenciatura en Literatura

 

 

Cuando le perdió de vista, la muerte se sintió incluso un poco triste. Pero así era la vida.

El pato y la muerte

 

Wolf Erlbruch nació en Alemania en 1949. Estudió diseño gráfico en la Escuela Folkwang en Essen y trabajó en publicidad para revistas como Stern y Esquire. En 1985 comenzó su carrera de ilustrador para libros infantiles con Der Adler, der nicht fliegen wollte de James Aggrey. A partir de ese momento Erlbruch ha cosechado innumerables éxitos con libros como: Leonard, El libro del abecedario, La gran pregunta y, uno de sus libros más conocidos, El pato y la muerte.

En entrevista con Barbara Fiore, Erlbruch nos dice: La literatura infantil en general considera a los niños infantiles, con un nivel más bien bajo y trata asuntos estúpidos. Mis libros te pueden confrontar con asuntos que normalmente no están en los libros para niños.

El pato y la muerte trata un tema que hasta hoy se considera tabú, y mucho más si se refiere a la niñez: La muerte. El pato, un día, descubre que una extraña figura lo persigue. Curioso se acerca al misterioso ser y le pregunta por qué lo está siguiendo. Éste, feliz porque al fin lo han notado, le dice que es la muerte. El pato se asusta e intenta encontrar una explicación para aquella visita, pero la muerte le dice que ella siempre ha estado a su lado… por si acaso. Con este sencillo argumento Elbruch elabora una historia sobre la amistad y la pérdida, donde estos dos entrañables personajes reflexionan acerca de la muerte y todo lo que ella conlleva.

En otro apartado de la entrevista hecha por Barbara Fiore, el autor dice: El pato y la muerte. Empezó por algo muy sencillo, por un marcapáginas que pinté para un amigo. En él puse tres figuras juntas: dos patos y la muerte. Me pareció que era una bonita imagen, así que hice una copia para mí. Le di el marcapáginas a mi amigo, le gustó y me olvidé. Eso fue hace muchos años, alrededor de 1994. Hará unos seis años, encontré mi copia en un cajón. Entonces pensé que sería una buena idea hacer un libro con esos tres personajes, pero no sabía exactamente qué. Y es que el tema de la muerte es algo recurrente en su obra. Sin embargo es un tópico “olvidado” en la literatura infantil, aunque poco a poco esto ha ido cambiando al comprender que la muerte es tan natural como enamorarse o temer.

 

Erlbruch continúa: Lo devolví al cajón y nuevamente pasó el tiempo. Dos años atrás volví a ello, intenté escribir algunas historias pero todas terminaron siendo muy complicadas, muy largas; las imágenes estaban llenas de detalles y no conseguía llegar a la esencia de la historia. Intenté simplificar el argumento lo más posible. Al mismo tiempo, las ilustraciones se hicieron más y más simples. Uno de los puntos importantes a la hora de analizar un libro-álbum son las ilustraciones y en el caso de Erlbruch no puedo adjetivarlas más que con un INCREIBLE. Sus dibujos son de una sencillez apabullante, los colores que utiliza (pasteles en su mayoría) funcionan perfectamente. En el caso de El pato y la muerte, el autor se decanta por utilizar el mínimo de elementos; crea un pato y una muerte con un estilo sencillo y ameno, casi llegando a la caricatura. Los escenarios tampoco tienen mucho detalle. A menudo, por requerimiento de la narración, aparece un árbol, un ave o un río que sirven como metáforas bellamente construidas.

Erlbruch prosigue: El pato y la muerte es una historia simple, sin un final. No soy alguien que diga que sepa qué es la muerte, que sepa qué pasará después. Más bien, quería mostrar cómo la gente maneja sus creencias. Como sucede con otras cosas, la muerte también tiene sus imágenes (por ejemplo, la de ir al cielo), pero nadie sabe si realmente es así. Yo tampoco. No cuestiono las imágenes existentes, sino que manifiesto que no lo sé.

El pato y la muerte es un texto imprescindible para todo aquel que ama la literatura. Sus personajes, su historia sencilla y profunda, su ambientación hace de él una obra suprema. Además nos invita a reflexionar sobre la literatura infantil y verla desde diversas perspectivas: Mis libros te pueden confrontar con asuntos que normalmente no están en los libros para niños. Yo los ideo de forma que también puedan motivar a los padres. Me interesa propiciar un diálogo entre hijos y padres; con preguntas, como es normal. Pero no es fácil. Hay muchos prejuicios, hay mucha basura. Aun así, creo en el diálogo. Creo que el diálogo entre padres e hijos es bueno para ambos. Por un lado, los padres se dan cuenta de que, a menudo, los pensamientos de los niños son muy profundos, extraídos de sus experiencias del mundo. Por otro, los adultos han vivido más tiempo y pueden darle una explicación más satisfactoria a algunas cosas gracias a su experiencia.

 

Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda