Entrevista

  • Imprimir

 

 

Liderazgo desde La Casa Café

 

Asociación de Hostales

 

 

La Palabra se reunió con Paola Andrea Lenis, propietaria de la Casa Café, quien encabeza la iniciativa de crear una asociación de hostales junto con varios lugares de alojamiento. Principalmente en el barrio San Antonio, tienen la intención de seguir un código ético que permita el óptimo funcionamiento y la mejor experiencia para los viajeros. A continuación las palabras que compartió con nosotros.

 

 

reportaje11

Fachada Hostal Casa Café.

Foto: Facebook Hostal Casa Café.

 

Por: Alejandro Maldonado

Estudiante de Licenciatura en Literatura

 

¿Cómo nace la idea de una Asociación de Hostales?

 

Los que aparecen como socios de la asociación son un grupo de cinco pioneros que venimos generando un movimiento de hospedaje responsable dentro de la ciudad, y por eso mismo decidimos asociarnos; no solamente para proteger y defender nuestros intereses, sino también para darle una línea de desarrollo a la actividad turística que estamos ejerciendo. Por experiencia esta actividad es desarrollada muchas veces por personas que no pertenecen a la misma localidad, sino por extranjeros que traen la visión de negocio. Particularmente en Cali lo hemos desarrollado locales, y es muy importante porque eso cambia la forma en la que se le da una visión y un manejo al desarrollo turístico de la ciudad como tal.

La asociación apenas este año va a empezar a hacer invitaciones a los demás establecimientos para que se vinculen. Obviamente hay unos requisitos, estamos tratando de que absolutamente tengamos al pie de la letra los requisitos legales que nos exige el gobierno para estar funcionando bajo la completa formalidad y legalidad. Todos los requisitos tienen que ver con tener los papeles reglamentarios. Hay muchos que existen y no están formalizados, o no están enterados de que existimos. La asociación apenas se constituyó en Noviembre y ahora en Enero iniciamos con un plan de trabajo, dentro de las cuales están las invitaciones. También estamos buscando que cuenten con unas dinámicas de turismo sostenible, sustentable y responsable sobre todo con los bienes culturales y patrimoniales que tiene la ciudad.

¿A qué se refiere con turismo responsable?

El turismo es una industria absolutamente maravillosa. Es un negocio que implica unas dinámicas de intercambio cultural muy fuertes, así se quiera hacer un énfasis o no, hay un intercambio desde que llega una persona que no pertenece a esta localidad y prueba un plato de comida, ya está llevándose un conocimiento nuestro, y así mismo él está dejando también algo. Dentro de esas dinámicas hay que tener unas directrices muy claras porque por una visión de negocio un poco salvaje, las cosas empiezan a cambiar o a mutar para conveniencia del lucro y se empiezan a perder valores culturales y éticos.

Plantear un turismo responsable es cuando la persona que llegue conoce su impacto y trata de reducir al máximo el impacto negativo que trae a lo local. Un ejemplo: la droga. Ese es el tema más espinoso que existe cuando uno trabaja con turismo. Tiene millones de perspectivas y argumentos; el hecho de que la ley lo reconozca o no, no deja de afectar el hecho de que sea parte de la realidad. Nosotros como empresa no podemos prohibirle nada al cliente porque la constitución contempla unas dosis mínimas de droga. No se le puede prohibir porque es anticonstitucional, pero sí se puede ejercer unas políticas dentro del espacio propio porque como empresa privada se tiene la potestad de dar unos lineamientos para que la gente se comporte de acuerdo al ambiente que se quiera generar en la empresa.

reportaje12

Paola Andrea Lenis, propietaria Hostal Casa Café.

Foto: Facebook Hostal Casa Café.

 

 

¿Cómo se ha desarrollado el turismo en Colombia, específicamente para la Casa Café?

En Ecuador han desarrollado este turismo durante muchos años, y viviendo ahí fue que me di cuenta de este auge de europeos que vienen a Suramérica. No es como el colombiano, que viaja solamente cuando le permiten vacaciones y en temporadas definidas, eso limita mucho el turismo. Afuera las realidades son diferentes y permiten que las personas puedan viajar durante todo el año, y hasta por un año si así lo quieren. Entonces eso hace que el negocio de turismo no se maneje solo por temporadas, sino durante los 12 meses del año.

Con los cambios en seguridad y percepción de seguridad del país, Colombia se fue haciendo muy atractiva para el turismo. Afortunadamente cuando empezamos hace ocho años nos llegaban principalmente referenciados de Ecuador, ya para el 2008 sacaron a Colombia de la lista de países no recomendados para viajar, y en esa época nos incluyeron en la guía Lonely Planet, que es de las más importantes a nivel mundial.

Nosotros en Colombia tenemos la práctica del voz a voz pero en lo negativo, no se difunde tanto lo positivo. Para el extranjero es más importante resaltar lo positivo, esa es la publicidad más inmediata. En este momento ya están surgiendo muchos más hostales, en gran parte por eso decidimos crear la asociación, porque cuando son demasiados se empiezan a desdibujar las dinámicas; se roban los clientes, la gente se empieza a sentir saturada, abusada.

¿Cómo se ha manejado lo de la competencia desleal?

Ha sido muy mínimo, precisamente por lo que digo, somos un grupo de personas que nos conocemos y nos reunimos. Han sucedido cosas puntuales y esporádicas, sí, pero la cuestión muchas veces es conocer los límites y los derechos. Depende de la cultura, y aquí siempre tratamos de hablar directamente de manera respetuosa como primera instancia. Lo que yo trato de mitigar es que no quede el rencor porque eso se puede convertir en una bola de nieve, y se recuerda que no es únicamente del código ético, sino también del Código de Comercio que habla específicamente de la competencia desleal.

Ahí lo importante de trabajar en red. Si yo por ejemplo como Casa Café no tengo espacio y me llegan cinco personas, pues yo llamo a quien sepa que pueda tener. Pero si usted es un ente cerrado que no quiere saber nada de trabajar en conjunto, pues entonces no se le va a mandar, nadie lo va a referenciar y se pierde la oportunidad de crecer.

 


 

 

Un año de viernes de letras

Desde la Escuela de Estudios Literarios de la Universidad del valle

Los viernes de letras nacieron en el 2015 gracias a la necesidad que sentían los estudiantes y amantes de las letras en nuestra ciudad. Un año después, dicho proyecto continúa y dentro de poco dará inicio su tercera temporada, en la cual esperamos ver escritores de alta calidad.

 

entrevista

Flyer primer ciclo de conferencias viernes de letras.

Foto: Facebook Escuela de Estudios Literarios.

 

 

Daniel Zapata Villa

Estudiante de Licenciatura en Literatura

Durante el semestre Febrero – Junio del 2015 se inició un proyecto titulado “Viernes de letras”, abanderado por La Escuela de Estudios Literarios de la Universidad del valle y su director Oscar Osorio. La Palabra tuvo la oportunidad de entrevistar a dicho director, quien nos habló acerca de los cimientos del proyecto.

Es un programa que tiene un interés por traer permanentemente académicos y escritores a la universidad, para que tengan un dialogo franco, abierto e inmediato con los estudiantes, profesores y con la comunidad de la ciudad. Es una manera de hacer un aporte a la dinámica cultural de la región, haciendo que escritores y académicos puedan venir a esta ciudad y podamos dialogar en torno a nuestra motivación por la literatura.

Vale la pena mencionar que este evento ha gozado de gran aceptación y asistencia entre los estudiantes y la comunidad intelectual de la región. Es frecuente observar a las personas sentadas en escaleras o sillas improvisadas, pues los auditorios creados para un promedio de cien personas no dan abasto. En una ocasión, cuenta el Profesor Osorio, fue necesario cambiar de auditorio, pues se encontraban frente a casi cuatrocientos espectadores y era imposible brindar la conferencia en dicho lugar.

De igual forma existe un programa derivado y titulado Cas(z) a de Letras, en el cual son grabadas las conferencias y tras un trabajo de postproducción subidas a la web, hasta el momento, doce programas se encuentran disponibles en las redes.

Al preguntar por el criterio de selección de los invitados, el director nos contó acerca del desarrollo de este proceso.

El diseño de viernes de letras es absolutamente consensuado por los profesores de La Escuela de estudios literarios. En los claustros de profesores yo siempre invito para que ellos sugieran con un compromiso y es que el invitado sugerido será presentado por ellos. Eso implica que el profesor o los dos profesores que se ofrezcan como anfitriones, que sugieren un nombre en particular, que ellos consideran que es importante que venga a la universidad, porque su obra es vigente o importante en el panorama de las letras nacionales o por muchos criterios, ese invitado tiene una obra y el compromiso de los profesores es trabajar esa obra previamente para darle altísima calidad a los diálogos… quienes han estado en los viernes de letras han notado que los diálogos son de alto nivel.

Es así como se vive el proceso de selección de los invitados, cuando estos se encuentran en el campus, el acercamiento con los estudiantes y el trato con ellos brinda a los univallunos una experiencia nueva y diferente, esta opinión es compartida por Ángelo Díaz, estudiante de cuarto semestre de Licenciatura en Literatura, quien comenta lo siguiente.

A mí me parece muy positivo en realidad, le brinda a uno un acercamiento al escritor, ósea, siempre se tiene la perspectiva de que el escritor es como ese ente inalcanzable y que siempre está en un puesto más arriba que tú, entonces llega Viernes de letras y te das cuenta que no es como una exposición que el escritor hace de su texto, es un conversatorio, tienes la oportunidad de acercarte al escritor y ver su humanidad y ver el ejercicio de la escritura como algo mas alcanzable.

En todos los viernes de letras ha existido un acercamiento a la condición humana de los escritores, una de ellas ocurrió durante el primer ciclo, donde hubo un corte de energía durante la presentación del invitado internacional, el español Jorge Urrea. La conferencia trataba sobre la segunda guerra mundial y la postguerra, por ende, se ubicaba en escenarios destruidos, valiéndose de este argumento el profesor Urrea continúo su exposición con una linterna. Este gesto, quizás sirvió a los estudiantes y al público para conocer la humanidad del académico, su solidaridad con el evento y buen humor.

Algo similar ocurrió durante el segundo ciclo en la conferencia de Juan Carlos Garay sobre música y literatura, en ella, hizo referencia a su novela “La canción de la luna”, aquel día portaba una camisa con estampado de luna que alumbraba, a sugerencia del público se apagó la luz y pudo concretarse que en efecto si brillaba.

Es gracias a este espacio que pueden observarse detalles como los citados, los cuales acercan a los estudiantes con los escritores. Un pensamiento similar al de Ángelo Díaz es expresado por Alejandra Ortiz, estudiante de octavo semestre de Licenciatura en literatura.

Viernes de letras me parece una propuesta muy interesante, porque en poco tiempo ha logrado traer a los máximos exponentes de la literatura colombiana actual, nutriendo así el panorama que nosotros como estudiantes podemos alcanzar de nuestra propia literatura. También me gusta la variedad con que ha traído a los invitados, pues no se centran en un solo género sino que atraviesan diferentes géneros, desde poesía con Darío Jaramillo, hasta literatura indígena con Vicenta. Me gusta la participación de los profesores tanto como conferencista como presentadores, porque demuestra la altura académica.

María del Mar Burgos estudiante de decimo semestre a acompañado todo el proceso de Viernes de letras, no solo como estudiante, también como monitora. Por ende ha presenciado todas las conferencias y además de colaborar con los equipos técnicos ha realizado intervenciones. Opina lo siguiente desde las dos facetas con que observa el evento.

Además del hecho de conocer a estos lectores que hemos leído o que nos gustaría leer, pues son actualmente los escritores que de alguna forma están siendo más llamativos en la literatura colombiana del momento, yo creo que una proyección genial para viernes de letras seria poder traer más invitados internacionales, eso sería espectacular, ojala pueda hacerse, ojala La Universidad del Valle y la Escuela sigan apoyando este proceso y que a pesar de los años siga existiendo este programa.

Otra visión importante del evento es la establecida por el profesor Álvaro Bautista, quien ha participado como ponente, presentador y asistente. Debido a lo anterior, el profesor goza de una visión completa del evento en sus dos ciclos, a propósito del tema, nos comentó.

El Viernes de letras es una actividad de extensión de la escuela de estudios literario en la que he tenido el gusto de participar con tres actividades, he asistido a sesiones realizadas por los colegas, unas verdaderamente extraordinarias, así recuerdo la que se hizo con el escritor Juan Gabriel Vásquez o la conferencia que se hizo durante la primera sesión sobre las literaturas indígenas. En general es un programa muy útil porque complementa las diferentes clases, las investigaciones de los estudiantes, le permite poner a los profesores en juego sus habilidades en el mundo de la extensión. En el caso mío que soy un trabajador de las literaturas del Siglo de oro me permite estudiar, ponerme en contacto con autores contemporáneos. Para los estudiantes es muy importante oír la voz fresca de los profesores en otros contextos más abiertos y oír la voz de los escritores invitados. Me parece muy buena la participación de algunos estudiantes que ha estado tanto en las presentaciones como en la mecánica y carpintería de estos viernes. Sin embargo, creo que faltan estudiantes, nosotros tenemos unas buenas decenas de estudiantes y finalmente no veo todas esas decenas, quisiera ver un mayor grupo de estudiantes asistiendo a este evento que es magnífico, es importante y nos da a conocer autores y los profesores en distintas situaciones más abiertas y dirigiéndose a públicos más amplios.

Podemos pensar que el pasado año Viernes de letras ha tenido un balance positivo con noches en las cuales desborda la inteligencia y el conocimiento, en donde hemos podido encontrar un alto nivel en los diálogos, pues no solo se ha hablado de literatura, también encontramos conferencias diversas en las cuales se conecta la literatura con otras dimensiones del conocimiento como la música, la historia, la antropología entre otras. Al concluir la entrevista con Oscar Osorio, este nos manifiesta lo siguiente.

la invitación es a que se acerquen. La promesa es mantener un alto nivel en las conferencias, en la construcción y diseño de los diálogos que ahí se van a ejecutar, es importante la experiencia de estar con los autores de escucharlos y además poderles preguntar sobre su obra. Esos viernes son realmente un espacio maravilloso que siempre produce mucha alegría para quienes tenemos amor por la literatura y quienes tenemos el deseo de aprender más del oficio, de los escritores, de conocer los seres humanos que están detrás de los libros.