La Buitrera, diáfano bosque de esta ciudad ansiosa