logo lapalabra24 anos   

Las Niñas Perdidas


 

Las niñas pérdidas

Desde lo más recóndito de la selva  del Vaupés

 

Las cinco niñas que se perdieron en la selva del Vaupés todas se encontraban  estudiando en el internado, Bocas del Yi. Dicho internado queda ubicado al margen del rio Vaupés a una hora de la capital de Mitú. Según las informaciones de los profesores y de sus mismos compañeros, las niñas partieron del internado a su comunidad sin informales a sus profesores. Por lo anterior, al pasar en medio de la selva hizo que se extraviaron en el transcurso  del camino y tuvieran que pasar en la selva por veinte días, aguantando hambre y peligros. La desaparición de las niñas ocurrió en el presente año y  fue reportada el día 29 de mayo de 2015 por parte de las autoridades.

Carely Londoño

Estudiante de Licenciatura en Literatura

A lo largo de la selva infinita caminaron, corriendo peligro  con cualquier animal que les causara daño. Esta es la historia de las cinco niñas indígenas menores de edad, que sobrevivieron en la selva del Vaupés durante veinte días. Las preocupaciones por la no aparición de estas niñas, fueron tomadas en diferentes versiones por parte de la comunidad y la policía.

Las cinco niñas pérdidas estaban entre los 8 y 14 años de edad. Fue un día viernes, momento en el cual los profesores se encontraban en actividades Culturales. Eran  las cinco de la tarde, hora en que todos los estudiantes cenaban, llamaron a lista y éstas no se encontraban, por lo que suponían algunos de sus compañeros era que se habían ido a su comunidad.

Se marcharon sin reportarle nada a los directivos del internado. Al cabo de una semana con un estudiante de la misma comunidad les enviaron la carta a sus familiares para solicitar de nuevo el regreso al colegio. Más los padres quedaron sorprendidos, al darse cuenta que las niñas no habían llegado a la casa. Sus familiares estaban seguros que ellas se encontraban en el internado, luego de  esta información sobre la no llegada de las niñas a su vereda, empezaron las preocupaciones de la comunidad y el profesorado.

Fue a partir de ese momento, en que los familiares de las niñas llamaron a la defensa civil, por lo que en ese entonces el río Vaupés estaba bastante crecido se suponía que las niñas fueron arrasadas por la corriente y extraviadas en la selva, esta era la hipótesis que tenían  las autoridades en primera instancia.

Por otro  lado, la policía tenía la hipótesis de que las niñas habían sido reclutadas por las FARC, éstas fueron planteadas, debido a la forma en la que se dieron los hechos y por los antecedentes de reclutamiento forzado que en los que años atrás se ha venido haciendo por parte del grupo al margen de la ley. Cuyos reclutamientos forzado ha sido una cuestión preocupante por parte de las autoridades militares y civiles.

Estas fueron las hipótesis que tenían hasta entonces las entidades del estado. Con la poca información por parte de las autoridades militares y civiles  empezó la búsqueda del  Ejército de Colombia, la Policía Nacional, la Defensa civil colombiana, la Defensoría del pueblo, el ICBF para hallar con el paradero de Angie Rodríguez Quintero, Emperatriz Rodríguez Quintero, Luisa Rodríguez Rodríguez, Yesica Rodríguez Da Silva e Ingrid Rivera Quintero quienes se encontraban perdidas en la misteriosa selva del Vaupés. Para hallar con el paradero de las niñas o quien diera la información sobre ellas, la Gobernación del Vaupés y la Policía  ofrecieron hasta 50 millones de pesos por información que permitiera ubicar a las cinco niñas indígenas desaparecidas.

Las labores de búsqueda fueron suspendidas, por la realización de un ritual solicitado de parte de las autoridades indígenas para poder acceder a la zona donde se habría producido la desaparición. Y así mismo por medio de este ritual brindarles protección espiritual a ellas.

Luego, durante 20 días de busqueda por parte de las autoridades del estado y sin ellos dar con el paradero de las niñas, éstas aparecieron el  18 de Junio de 2015 a 40 kilómetros en la comunidad San Gerardo del Paca, esta versión fue reportada por parte del personal de la misma comunidad. También gracias al ritual que había realizado el médico tradicional, solicitada por parte de la comunidad, ya que el rito es muy importante para los indígenas. Según informaciones del ejército, las niñas se encontraban con alto grado de desnutrición, por  lo cual fueron remitidas directamente al Hospital San Antonio de Mitú, donde les hicieron valoración médica y junto con el Instituto  Colombiano de  Bienestar  Familiar y demás entidades que estaban al tanto de la situación.

En ese momento ninguna de las niñas pérdidas dio respuestas frente a los interrogantes que le hizo la entidad de control del  porqué y él como se  habían extraviado en la selva. Después de haber, sido tratadas por un personal de psicólogo, estas cuestiones fueron asistidas.

La versión de una de las niñas fue, que mientras iban por el camino principal, a una de las compañeritas se le quedo la chancla y tuvieron que regresar.  En momentos menos pensado la situación se cambió  y el camino ya no fue el mismo, fue a partir de ahí que las niñas estaban confundidas en medio de la selva. Las niñas sobrevivieron de alguna forma porque  están relacionadas con su entorno además de esto por la protección espiritual que le hizo el medico tradicional.

Gracias a la protección, cuidado de las autoridades civiles y militares las cinco niñas de nuevo volvieron a estar con sus familias.

Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda