logo lapalabra24 anos   

Entrevista

 

 

El trasfondo de una historia que arrasó en el festival de Cannes

 

La Tierra y la sombra, relato en medio de cañaduzales del llanto y la realidad de los jornaleros del Valle

 

El director de Cine Cesar Acevedo se hizo merecedor no sólo del premio más importante de Cannes, sino también de la admiración de un público extranjero hacia el talento Caleño y hacia nuestra identidad cultural

 

 

entrevista

 

 

 

Poster La tierra y la sombra. Foto: Productora de cine independiente Burning Blue.

 

 


 

 

Ananda Córdoba

Estudiante de Licenciatura en Literatura

 

Años atrás en los pasillos de la Universidad, en la cinemateca y en los espacios de la biblioteca para ver cine, César Acevedo, a diferencia de otros directores de cine, empieza a descubrir un amor por el séptimo arte que como él mismo lo dice, inicia en la Universidad Del Valle. Siendo estudiante de Comunicación Social se inclina entonces por el énfasis en audiovisuales que le otorgaba su facultad, iniciando documentales y pequeños cortos como por ejemplo La Ventana, corto que desarrolló con algunos compañeros de semestre, y también haciendo parte del equipo de luminotécnica y el departamento de fotografía. Esto con el tiempo le ayudaría a definir un lenguaje apropiado en el cine para poder expresar sus emociones.

Su principal interés era dedicarse a la dirección de cine, algo que con mucho esmero y dedicación como estudiante logró poco a poco, por medio la escritura de manera significativa, decidiendo volcar todas sus emociones en lo que él llamaría su trabajo de grado. El guion que llamó “La tierra y la sombra”, fue desarrollando en medio de situaciones personales que marcaron su vida, y que fueron el detonante perfecto para que el proyecto que empezó como requisito para graduarse y para sanar heridas, las cuales el tiempo no logró borrar, después de ocho años de personal y profesional dieron un resultado, el cual ni el mismo César Acevedo pudo imaginar al recibir el premio SACD, que otorga la Sociedad de Autores y Compositores, el France 4 Visionary Award (Premio Director Revelación) y Le Grand Rail D’Or (Premio del público). Siendo el primer colombiano que arrasó con uno de los premios más importantes en el festival de Cannes. Le Grand D’Or.

Guion y película que lo hicieron merecedor de aplausos, admiración de directores internacionales, al igual que de los asistentes al festival. Y hoy por hoy, es reconocido por su arduo trabajo en el país y los que creyeron en su proyecto, como la productora de cine Burning Blue, la cual creyó desde el inicio, obteniendo como resultado una película rodada en condiciones ambientales bastante complejas, actores naturales en una pequeña casa en medio de plantaciones de caña como escenario principal donde se desarrolló la historia, en el Departamento Del Valle Del Cauca. Logró mostrar esa realidad que no todos pueden ver, y que le hizo merecedor de admiración y respeto por grandes directores y demás aficionados al cine independiente.

 

LA TIERRA Y LA SOMBRA

La historia que centra en el drama de una familia de jornaleros que viven en medio de cañaduzales del valle, y lo que a su paso logra dejar la explotación de los corteros de caña, la necesidad de miles de familias que viven de esto, y los serios problemas de salud que dejan con el transcurrir de los años con estas quemas. Con el tiempo, una familia que se esconde en el olvido y al mismo tiempo quiere salir de la sombra en la cual la sociedad los ha sumergido, en medio de la necesidad, la soledad, la tristeza, la rabia, el desamor, la alegría infantil, la mentira y el perdón que deja la muerte del hijo, del padre, del esposo. El resurgir para un nuevo futuro capaz de vivir una mejor niñez. Infancia que robada años atrás y focalizada en el trabajo. El olvido de un padre y la terquedad de una madre que se niega a dejar su tierra, la misma terquedad que logra arrebatarle lo poco y nada que le queda en la vida con la levedad de los años.

César Acevedo en una entrevista concedida al periódico Cultural La Palabra, nos presenta su primera película y los momentos que marcaron su vida

¿Cómo fueron sus inicios con relación al cine en su etapa de estudiante?

Bueno, uno de los trabajos que recuerdo cuando era estudiante es un corto llamado La Ventana. De hecho hubo muchos. Lo bueno de la escuela es que hay una producción constante, hay oportunidad de vincularse a otros proyectos siendo estudiante y que son una gran escuela para los que emprendemos este camino. Trabajé en el área de fotografía siempre.

¿Cómo ve usted la realización del cine independiente a nivel internacional en diferencia de Colombia?

Yo creo que en Colombia en este momento están haciendo cine para todos los públicos, entonces este tipo de películas o proyectos, que son más autónomos, también tienen un espacio y un público que le interesa este tipo de cine, y como no abunda no se tiene muy en cuenta porque no es rentable, pero realmente lo importante es que la gente apoye ese tipo de películas porque hay una necesidad muy grande de explorar el lenguaje.

En este momento el cine colombiano está sobresaliendo, pero la gente tiene cierta apatía e indiferencia con lo propio, la cultura está muy mediada por lo que se ve en la televisión y en algunos casos no puede apreciar todo el significado artístico.

Ahora que he tenido la oportunidad con tanta gente, veo que hay un prejuicio muy grande con el cine colombiano o que las películas que tenemos son malas, a diferencia de otras que son muy interesantes, que realmente proponen una visión de cine. Entonces la gente ya viene con esos prejuicios y se pierde la oportunidad de ver cómo estos realizadores que vienen de años atrás o los que estamos ahora queremos darle un sentido al lenguaje para reflexionar y construir memoria en este país con el riesgo de mostrar la identidad de los pueblos.

¿Cómo fue la realización de La tierra y la sombra?

Comencé a escribir cuando estaba en la universidad, porque fueron momentos de familia, como la soledad que me tocó, era una forma de hacerle frente al olvido y volver a las personas que más amaba. Se convirtió en mi tesis de grado, quería contar una historia y recordar a esos seres que ya no estaban conmigo. Ya entregando la tesis no pude graduarme porque no tenía libreta militar, cuando la conseguí la tesis fue laureada, pero a pesar de estar bien y de que a los jurados les pareció bueno el concepto, yo no me conformé porque realmente quería hacer la película. En la universidad empezó a producirla Paola Pérez, egresada de la Escuela de Comunicación, y luego ya se asoció con Burning Blue que es una empresa muy importante de producción en Bogotá que ha llevado a cabo proyectos cinematográficos como El vuelco del cangrejo, La Sirga, y Los Hongos. Así que empecé a trabajar con ellos, obvio eso implica que tienes que buscar dinero, hablar con mucha gente. Eso hace parte del trabajo. Las películas van encontrando su camino y la gente que se interesa por ellas lo hacen sin miedo, eso es lo bueno. Este proyecto ganó muchos premios no sólo acá en Colombia sino a nivel internacional y eso nos ayudó mucho para financiarla para poder rodarla.

¿Cómo fue para usted y el equipo de trabajo ver el alcance tan alto que obtuvo La Tierra y la sombra?

Siempre creímos en la película, era una historia honesta y humana que a la gente le iba a llegar, se tuvo que trabajar mucho para transmitir todas esas emociones que queríamos plasmar en la película. En cuanto a reconocimientos, no hacemos esto por ver qué premio ganamos, lo importante es hacer buenas películas, es un honor y un reconocimiento muy grande por todo el trabajo que hicimos y que esperamos que con el estreno que se llevó a cabo el 23 de Julio en nuestro país, el espectador logre conectarse con la historia y sus personajes, como ha sucedido ya con la compra de la película en otros países, es algo que nos alegra mucho porque será vista por otros espectadores.

¿Cómo director de cine qué opina del apoyo al cine independiente?

Nuestro cine está en construcción, lo que está haciendo el Fondo de desarrollo cinematográfico es muy importante y ha sido lo que en cierta manera ha permitido que crezcamos tanto. Si te fijas, ahora se estrenan más películas colombianas a diferencia de hace unos años atrás. Sin ese apoyo sería muy difícil. Claro que no hay mucha seguridad para las películas, y no se exhiben mucho a diferencia de las películas de Hollywood, es obvio que no estamos en las mismas condiciones, pero existe apoyo con este tipo de películas y personas que de verdad le apuestan. A veces es triste ver que en Cali hay poco apoyo para la cultura a diferencia de lo que concierne al baile, por eso a veces hay tanta fuga de talentos a pesar de que se nos conoce como Caliwood.

 

Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda