logo lapalabra24 anos   

Critica

critica FOTO 1

 

El año del verano que nunca llegó

El último y quizás más íntimo escrito de William Ospina

 

El pasado mes de Abril fue el lanzamiento del más reciente libro del reconocido escritor, ensayista y poeta William Ospina. En este escrito nos cuenta acerca de una casa ubicada en Suiza, donde dos siglos atrás se reunieron algunos de los personajes más importantes de la literatura inglesa, de aquel encuentro nació la imagen del vampiro y la de Frankenstein.

 

 

Por: Daniel Zapata Villa

Estudiante de Licenciatura en Literatura

 

El autor de El país de la canela en esta ocasión nos brinda un libro de difícil clasificación, pues salta a la vista que no es una novela, más bien podríamos decir que es una crónica o el diario de campo de un escritor, quien suponemos, según el contenido, es el mismo autor. Es por este motivo que no he dudado en clasificarla como la obra más íntima y personal de William Ospina, debido a que nunca antes había realizado un trabajo similar.

 

Este curioso libro es narrado por un escritor exitoso y viajero, sin embargo, en ningún momento nos habla acerca de sus libros; nos habla sobre sus obsesiones, de cómo estas se incrustan en su cabeza llenando sus días y noches de dudas y deseos de investigar. Pueden durar años hasta el momento en que un libro como El año del verano que nunca llegó ve la luz del día.

Esta publicación no adolece de la prosa impecable característica de William Ospina, con ayuda de ella nos brinda una cátedra de geografía e historia, de romanticismo europeo, en especial Inglés, llenando los párrafos y los capítulos de comentarios acerca de Borges, Goethe, Reyes, entre muchos otros como Estanislao Zuleta.

Uno de los logros de este libro es la forma en que personajes históricos como Shelley, Lord Byron, Voltaire, Mary Wollstonecraft Godwin, incluso Borges y Chesterton, toman vida en algunos pasajes gracias a la pluma y conocimiento del escritor, quien nos brinda detalles precisos acerca del carácter, los pensamientos, juicios y sentimientos que pudiesen vivir dichos hombres en ciertas ocasiones, ya fuesen situaciones históricas o hipotéticas.

Lo anterior se encuentra sustentado en datos biográficos y lecturas que Ospina ha realizado a lo largo de su vida, en las cuales se ha dedicado a estudiar no solo la obra, también la vida de estos poetas y escritores.

Otro aspecto a resaltar del libro es que nos enseña cómo funciona la imaginación de un escritor, cómo ellos pueden asociar todos los acontecimientos de su vida con la literatura y su historia. Además nos da una muestra de la idealización que puede llegar a crear de los lugares físicos y del viaje, como lo hizo William Ospina con Villa Diodati. En algunas ocasiones parece como si el Poeta fuera un romántico, al igual que Byron y Shelley.

 

Una muestra de lo anterior es el siguiente fragmento “Cualquiera puede ahora, en los asombrosos mapas satelitales, mirar los Alpes, acercarse a Ginebra, recorrer las orillas del lago, acercarse a las colinas de arboledas de Cologny, mirar el triángulo del Prado Byron y ver inmóvil frente al lago a la serena Villa Diodati, pero yo en la fiebre callada del otoño sentí que veía lo que de verdad está allí. Sobre aquella casa convergían las canciones de Ariel y las blasfemias de Calibán, las perfidias de Yago y las promesas de Mefistófeles, las de Don Juan y los murciélagos de El paraíso perdido, los pasos del paseante solitario y la sonrisa burlona de los demonios góticos”.

 

critica FOTO 2

 

La obra además de mostrar gran erudición e intertextualidad, nos brinda diversos datos históricos que permiten realizar muchas asociaciones, una de ellas es la admiración que Byron sentía por Simón Bolívar, pues pensaba que este encarnaba los ideales del héroe romántico. Byron quiso  viajar hacia América, justo en el momento en que Bolívar llevaba a cabo la independencia de Colombia. Hubiera sido muy interesante que este viaje se hubiese realizado. La idea de ver a Ospina como un romántico se fortalece con los diversos viajes que realiza en su escrito y la exaltación que muestra de esta actividad.

Otro tema interesante es la oposición del carácter entre Shelley y Lord Byron. Sin embargo, pese a las diferencias en sus formas de actuar, tuvieron una gran amistad que duro hasta la muerte de Percy, el más angelical, a diferencia del demoniaco Byron.

De igual forma, también se profundiza en el carácter de las demás personas que estuvieron presentes en aquella casa, durante el verano que nunca llegó. Polidori, Lewis, Clara y Mary Wollstoncraft. William Ospina le brinda  una personalidad distinta y encantadora a cada uno de ellos, al mismo tiempo que nos regala a los lectores un rastreo histórico que sustenta los atributos y los defectos presentes en su carácter.

 

En concusión esta es una obra que vale la pena leer por el gran bagaje cultural que se muestra en ella, donde encontramos el trato de muchos temas con igual sabiduría. Además la prosa es de gran calidad y sobre todo anuncia un futuro proyecto en el que Ospina desea escribir un Libro relacionado con el amazonas, el cual estaremos esperando.

Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda