Isabel y el cometa El tiempo no es más que un destello de luz

  • Imprimir

afiche isabel



 

Isabel y el cometa

El tiempo no es más que un destello de luz

 

Por: Fredy Prado Gutiérrez

Estudiante Lic. en Literatura


La Universidad del Valle, la Facultad de Humanidades, la Escuela de Estudios Literarios, con el apoyo de la Fundación Universidad del Valle y la Escuela de Comunicación Social, presentarán, el próximo miércoles 12 de junio, la Premier de ‘ISABEL Y EL COMETA’, un cortometraje de María Eugenia Rojas, dirigido por Juan Carlos Trujillo Vargas. El periódico La Palabra dialogó con ellos para compartir con sus lectores la experiencias de estos dos apasionados por las artes audiovisuales.

 

La Palabra: ¿Cómo nace este proyecto fílmico y de qué manera se hizo realidad?


María Eugenia Rojas:
En 1986 asistí al museo Rayo a un taller de cine que coincidió con el paso del cometa Halley. Esa noche fuimos a una loma, observábamos con binóculos, catalejos, cámaras, telescopios y logramos ver esa lucecita que iba pasando y nos divertimos mucho. Eso me quedó en la cabeza. Escribí una pequeña storyline de eso para algún día hacer un guión. Hace unos cuatro años viajé a Tuluá y me encontré con un compañero de esa época, él me dijo – ¿te acuerdas de esto?–, era la storyline mal escrita a máquina, que a mí se me había perdido, la retomé y se me ocurrió escribir el guión, quizá para trabajarlo en clase con mis alumnos. Lo terminé y mis amigos y mi hijo me dijeron – ¿Por qué no haces un cortometraje sobre eso?–  y de ahí surgió la idea de hacer la película.

L.P.: Después viene el hacer del guión un cortometraje ¿Cómo fue ese proceso?

M.E.R: Llamé a mis amigos, porque es una película de amigos, Juan Carlos Trujillo, Adolfo Cardona, Óscar Bernal, mi hijo Eduardo Serano, el director de teatro Diego Ramirez, Jaime Alexandrovich. Queríamos hacer algo hermoso estéticamente, pero con la  intención de realizar un trabajo pedagógico en el cual pudieran participar nuestros estudiantes, que pudieran sentir que estaban realizando una película.

L.P.: ¿Qué relación tiene el cometa Halley con el argumento?

M.E.R: Yo quería sobre todo mostrar una Cali o algunas partes de la misma de 1910, era un interés romántico, y el paso del cometa en 1986 me servía como un elemento que articulaba esos dos momentos. Quería hacer un homenaje a la fotografía, al pensamiento racionalista y científico que se opone al pensamiento clerical y retrógrado de 1910. Para eso me inventé tres personajes Luis Restrepo, un fotógrafo famoso y con su pensamiento adelantado a su época, quien vive en una casa de campo con su hija Isabel, a la cual educa como su asistente de fotografía, algo no propio de la mujer para entonces porque hace que ella estudie música y toque el piano, ella hereda ese pensamiento de avanzada. Esto lo articulo con un músico de 1986, Andrés, otro fotógrafo también con un pensamiento estético que no corresponde a nuestra modernidad, donde lo comercial es lo que importa; él sigue siendo romántico y quiere fotografiar lo más bello de su ciudad y el paso del Cometa, es como un personaje casi continuador o paralelo al pensamiento de don Luis Restrepo, ese joven está destinado a encontrarse con esa joven que es Isabel en 1986.

L.P.: Hablemos de los actores y personajes

M.E.R: Para el papel principal me gustaba mucho la actriz Alejandra Lara (Isabel), ella aceptó trabajar con nosotros; Guillermo Piedrahita (Luis Restrepo) para mí era el hombre que realmente podía realizar este papel de hombre soñador y contestatario; a Francisco Cucalón (Andrés) lo conocí en el transcurso del rodaje, se entusiasmó y entró; los demás actores los convocamos por casting, hablábamos mucho con ellos para mostrarles cómo íbamos a trabajar, de qué se trataba la historia y todos lo hicieron realmente con pasión. También estuvo el poeta Germán Cuervo, quien vino desde Medellín.

L.P.: ¿Cómo logran reconstruir la Cali del siglo XX?

Juan Carlos Trujillo: Allí nos ayuda muchísimo Diego Ramírez, en la parte de artes, es la persona que nos da ese ambiente de época, coloca allí los elementos que dan esa sensación y de esa manera lo podemos plasmar. Se hicieron planos abiertos en la zona de la Merced donde podemos ver aún plasmada esa época, y otros campestres. No hay mucha ciudad, pero lo que hay de ciudad encaja muy bien con la época.

L.P.: ¿Qué técnicas utilizan para hacer que los escenarios no se vieran impostados?

J.C.T.: Para 1910 trabajamos reducciones en la colorimetría, acentuando más unos tonos profundos de rojos, mezclados con negros y grises; eso le da una percepción al ojo de un color de esa época, que te traslada allá. Es una baja colorimetría que genera en el inconsciente una sensación de color, pero no lo puedes percibir claramente. Y para 1986 si usamos un color full pero con un dramatismo diferente, usamos un color distinto y tonalidades diferentes.

L.P.: Cuéntenos un poco de esas características de pasar del guión a la construcción escénica

J.C.T.: Básicamente es un trabajo didáctico, es una parte que me encanta de la producción porque es un juego. Nos sentamos todos los involucrados en  la producción, a pesar de ser un trabajo de pre-producción y empezamos a imaginar cómo construir escena por escena; empezamos a actuarlo y alguien empieza a dibujar, a partir de allí reconstruyen el storyboard, toda la imagen, es cuestión de verlo, leerlo e imaginarlo. Imaginar la procesión de los artistas y la posición de los personajes, cuál es la actitud, cómo está decorado. No es un trabajo que sea de una sola persona, cada uno da sus aportes y enriquecemos de esa forma la escena.

L.P.: ¿Cuál fue el mayor reto a la hora de la concepción audiovisual?

J.C.T.: Darle vida a un proyecto que a pesar que se trabaja sobre cine, hay que conceptualizarlo con personas que no tienen mayor experiencia, esto genera un reto adicional muy grande porque te hace esforzar, llevarte a los límites de tu conocimiento, muy profundo, para poder transmitir ese conocimiento y hacer que los demás entiendan cuál es el lenguaje que tú quieres mostrar, qué y cómo lo quieres decir, que esas personas vayan por ese camino que tú estás mostrando y señalando, allí el trabajo de dirección es de los más complejos porque es darles la seguridad, mostrarles cómo hacer esa posibilidad real.

Todo sobre la película y su estreno en:

http://goo.gl/D3KeT

 

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción