Etnia, identidad y pensamiento La diferencia es el territorio que nos une

  • Imprimir

Cultura



Etnia, identidad y pensamiento

La diferencia es el territorio que nos une

 

En el marco de las actividades de la “Facultad de Humanidades 50 años”, la Universidad del Valle realizó en su campus de Meléndez el III Encuentro de Pensamiento, Historia y Cosmovisiones Amerindias. Los ponentes discutieron la posición actual de las etnias con respecto a los procesos de resignificación y deculturación de sus prácticas ancestrales. Un espacio para el diálogo e intercambio de perspectivas entre la mirada indígena y la Academia.

 

Por: Fredy Prado Gutiérrez

Estudiante de Lic. En Literatura

 

Con la invitación a sabios tradicionales y líderes del pueblo Nasa para hablar acerca de la historia de su pueblo y de cómo está organizada su cosmovisión, se celebró en 1997 el I Encuentro de Pensamiento, Historia y Cosmovisiones Amerindias. Con la participación de académicos y  representantes del pueblo Cofán y Misak en el 2012  se retomó el Encuentro, en el cual intervinieron los líderes de la comunidad Misak Mama Bárbara Muelas y el profesor Gerardo Tunubalá, quienes compartieron en el evento junto a un mamo de la Sierra Nevada de Santa Marta quien explicó costumbres rituales de purificación de la tierra en su comunidad.

El evento organizado por la Escuela de Estudios Literarios con el apoyo de La Facultad de Humanidades, es una iniciativa del Grupo de Investigación de Literaturas y Culturas Amerindias, Mitakuye Oyasin, creado en 1997 por la profesora Laura Lee Crumley, dirigido desde el 2008 por el profesor Fabio Gómez. El Grupo a través de sus estudiantes y docentes vinculados realiza trabajos con las comunidades indígenas para abrir espacios de diálogo entre la universidad y éstas; realiza investigaciones monográficas a nivel de pregrado, maestría, e investigaciones académicas de rigor con repercusión nacional.

Este año en el marco de las actividades de la “Facultad de Humanidades 50 años”, se dio continuidad a este espacio de intercambio cultural donde la voz de los grupos indígenas es atendida. Así la Universidad tiende un puente de interacción entre la ciudad y las comunidades étnicas para dialogar sus problemáticas, pensamiento y filosofía. En esta oportunidad el III Encuentro de Pensamiento, Historia y Cosmovisiones Amerindias llevó a cabo ante un auditorio conformado por académicos, integrantes de cabildos indígenas, estudiantes universitarios y comunidad en general.

El Encuentro fue iniciado por el exconstituyente y exsenador Taita Lorenzo Muelas, quien reiteró su lucha por el Derecho Mayor, el derecho a sus tierras arrebatadas violentamente. En su intervención reconoció los errores cometidos como representantes políticos a la hora de defender su pueblo, acusando en su propia falta de pedagogía política la dificultad de sus logros, “era un mundo nuevo, uno muy distinto al conocido”, situación aprovechada por el Estado para ganar en múltiples terrenos sobre ellos. Por otro lado, “Cuando desaparece la lengua hablante es muy difícil mantener el pensamiento”, dijo para explicar cómo la pérdida de su lengua ancestral es un mecanismo para perder su cosmovisión; a la vez que presentaba la triste estadística de treinta y tres pueblos indígenas de Colombia en vía de extinción. Por ello argumentó la necesidad de un espacio geopolítico para enfrentar, de acuerdo a las características de cada pueblo, los reclamos por el reconocimiento de su diversidad étnica, cultural, psicológica; una diversidad humana en términos reales, históricos, lingüísticos y de pensamiento.

Al continuar la Dra. Mercedes Ortiz, Docente Investigadora de la Universidad del Valle presentó su trabajo antropológico realizado en comunidades ubicadas entre la frontera colombo-brasilera, unidas por el alto del Río Negro, donde las etnias Desanas comparten el mito de la creación a partir de  la Inmensa Canoa, el cual contiene una interesante particularidad en cuanto la reflexión sobre el hombre blanco y los evangelizadores, “el séptimo en salir fue el blanco con la escopeta, no le dio cultura, tendría que hacer la guerra para sobrevivir. El Siguiente en salir fue el cura con un libro en la mano, quien debía quedarse con el blanco por orden del creador”, explicó Mercedes Ortiz, recordando que así estos pueblos han reflexionado sobre los invasores que amenazan su propia vida.

“En el imaginario de la sociedad colombiana se piensa erróneamente que los indígenas deben de estar en los espacios rurales, y si llegan a la ciudad entonces se deculturan totalmente, y por lo tanto dejan de ser indígenas y pierden su identidad, para convertirse en urbanos”, esta aseveración de la profesora Nancy Mota funcionó como introducción en su conferencia, en la cual desarrolló cómo las prácticas culturales y ancestrales se resignifican en la ciudad sin perder sus identidades. En su intervención, muy acertada por el rigor estadístico presentado, categorizó poblacionalmente la ciudad de Cali, tanto en sus prácticas culturales como económicas, al referirse a los proyectos étnicos de las distintas comunidades aquí establecidas: Cofanes, Ingas, Nasas, Misaks, Yanaconas y quichuarunacunas. A manera de conclusión aseguró que “los indígenas mejor organizados en ciudades del país son los de Cali, gracias a las estrategias políticas en las que se han organizado, en especial su conformación de cabildos urbanos.

Mama María Rosa Tombé Tunubalá, Docente y Secretaria general del Cabildo del Pueblo Misak, cerró el Encuentro presentando al auditorio su experiencia como gestora de proyectos para la recuperación de la lengua ancestral en niños indígenas de su cabildo. Gracias a su trabajo los estudiantes de primaria del cabildo guambiano retomaron su lengua materna en sus prácticas cotidianas, asunto esenc
ial para la continuación de su cosmovisión. Su trabajo abre paso a la implementación de proyectos similares en otras comunidades y territorios.

Sin duda este III Encuentro refuerza los planteamientos del grupo de investigación Mitakuye Oyasin; a la vez, la Facultad de Humanidades reafirma su carácter de retroalimentación con las comunidades ancestrales de nuestra región. Se espera entonces la apertura de este espacio en un IV Encuentro para continuar el diálogo con los representantes de estas comunidades, sabios y líderes, e interactuar con ellos desde la academia, con la participación de la comunidad regional.

 

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción