logo lapalabra24 anos   

Cine

 

Palabra Cine. Pág. 17

El Apocalipsis

Nada nuevo ni trascendental

 

 

cine foto1

 

 

Foto:Poster Apocalipsis
www.adorocinema.com

 

Por Daniel Zapata Villa
Estudiante de Licenciatura en Literatura
Ficha técnica
Titulo original:
Left Behind
Título para Hispanoamérica: Apocalipsis
Dirección: Vic Armstrong.
Producción: Michael Walker y Paul LaLonde.
Guion:            Paul LaLonde y John Patus.
Basada en:Left Behind de Tim LaHaye y Jerry B. Jenkins.
Música: Jack Lenz.
Fotografía: Jack N. Green.
Protagonistas: Nicolas Cage, Cassi Thomson, Chad Michael Murray, Nicky Whelan, Jordin Sparks, Lance E. Nichols, Martin Klebba, William Ragsdale y Lea Thompson.
País: Estados Unidos.
Año: 2014.
Género: Acción, Ciencia ficción, Suspenso.
Duración: 111 minutos.
Idioma: Inglés.
Compañías Productoras: Stoney Lake Entertainment y Entertainment One.

 

 

Left Behind como es el título original, busca mostrar a Nicolas Cage en uno de esos papeles apocalípticos que tanto éxito le han dado a su carrera. En este caso el director intenta plasmar el momento citado en el Apocalipsis bíblico, cuando Dios arrebata a los justos. Sin embargo, la película no profundiza y toma la cita de manera literal, por lo tanto resulta ser un filme aburridor que no se convertirá en clásico del cine, ni siquiera será relevante para la carrera del actor principal, quien ha realizado trabajos similares con mucho más éxito, como el caso de “los niños del hombre”.

Mientras se trata de mostrar el inicio del apocalipsis, la película realiza una crítica religiosa muy pobre, que no va más allá de las pataletas de una veinteañera producida por un hogar roto. En realidad el tema se presta para algo más serio y no tán superficial, aunque es posible que sea lo mejor que pueda brindarnos el Hollywood contemporáneo respecto a este tema.

 

Hay ciertos momentos en los que la música resulta innecesaria, la película en este aspecto se encuentra mal ambientada, claro que estos son detalles casi imperceptibles así que no vale la pena profundizar en ellos, en el caso de este filme. El manejo de cámara es dudoso, con secuencias mal grabadas, aunque los planos son bien seleccionados y cuentan con mucho hincapié en los elementos religiosos, los cuales se vuelven agotadores y saturan a los espectadores.

De igual forma podemos notar un llamado de atención respecto al rol de los niños en los hogares rotos, este resulta ser uno de los aspectos mejor logrados, ya que nos muestra como ellos pueden estar al tanto de todo lo ocurrido en sus casas, aunque los padres piensen lo contrario, ignoran que en realidad el niño comprende en gran parte lo sucedido y esto puede afectarlo de por vida, así que esta sería una buena película para aquellos padres, habitantes de hogares disfuncionales, pues incitaría su reflexión.

La naturaleza humana y su modo de actuar en medio del caos tiene un rol importante durante la película, el robo de televisores, dinero, ropa y carteras está presente después de la desaparición de los “elegidos”, aunque este detalle ya ha sido mencionado en La Biblia, así que no resulta ser visionario en el largometraje.

Quizás un tema muy delicado que el filme tocó de una manera irresponsable es la cuestión de los musulmanes. Parece ser que el director y el guionista no tuvieron en cuenta el delicado momento por el que están pasando oriente y occidente. Mientras los “elegidos” son niños, jóvenes y seguidores del Dios cristiano, hay un musulmán que encarna valores muy positivos y no se salva debido a su religión, quizás esto esté presente en la biblia. Sin embargo, al tratar de adaptar la película a un ámbito contemporáneo, el director debió cuidarse de estos detalles que pueden incitar gran odio racial y cultural.

La actuación de algunos personajes puede someterse a duras críticas, aunque también los diálogos reforzados y antinaturales en muchas ocasiones pueden contribuir al deterioro de la credibilidad del filme.

Pero este no es el golpe más duro a la credibilidad de la proyección, en algunas ocasiones nos encontramos con personajes como Chloe, una chica de clase alta o media alta, capaz de conducir cualquier vehículo, incluso uno tan pesado como una retroexcavadora, todo esto sin un argumento sólido que demuestre porqué puede hacerlo.

 

Acerca de la película, Ramiro Ortiz comenta lo siguiente en www.vos.lavoz.com.ar “un puñado de efectos especiales, un tramo al final cercano al ritmo del Thriller, no alcanzan para justificar una producción de evidente bajo presupuesto, que se distribuye en cuatro o cinco escenarios poco dinámicos… allí dentro los personajes lo que hacen es conversar y conversar y para colmo no han tenido detrás a unos buenos proveedores de letra”.

En www.Garuyo.com, Ángeles Pino y Rodrigo Fraga opinan lo siguiente “La historia recae sobre tres personajes, pero las inconsistencias del guion lo vuelven doloroso. Una decepcionante película. No cabe duda que Nicolas Cage va de mal en peor”.

 

Con una final abierto y un poco inconcluso, la película crea en el espectador algo de decepción, se siente como si faltara más, la cinta termina siendo una combinación de “Los niños del hombre” y “Serpientes en el avión”. No todo es negativo, el largometraje puede tener distintos aspectos positivos, los cuales serán deducidos por las diferentes visiones de los distintos espectadores cuando vean El Apocalipsis, si resulta ser de su agrado, pueden seguir con los dieciséis libros de Tim LaHaye y Jerry. B. Jenkins de los cuales esta es la primera adaptación.

Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda