• Imprimir

Entrevista a Marcos Cuetio, líder indígena nasa

Los pueblos indígenas reclaman sus tierras

 

temacentral FOTO 2

Marcos Cuetio

Foto: Dayana Obando

 

Equipo La Palabra

Cada tanto los pueblos indígenas del Norte del Cauca recurren a la Minga para reclamar las tierras que les han sido arrebatadas y que alegan con toda justicia les pertenecen ancestralmente. Y recurren a las vías de hecho porque el Estado no cumple ni hace cumplir los acuerdos y las leyes de protección de los derechos de los indígenas. Hace más de un mes las comunidades asentadas en los municipios de Caloto, Toribio y Corinto, pese a la violenta actuación del Esmad, continuan en las tierras que aducen hacen parte de los acuerdos firmados con los gobiernos de turno. Según las Autoridades indígenas de los cabildos, Asociación de Cabildos Indígenas de la Zona Norte del Cauca - CXHAB WALA KIWE – ACIN se han presentado hasta el momento 151 heridos, de ellos 16 de gravedad y 3 por impactos de arma de fuego, 4 comuneros vinculados a un proceso judicial, 11 amenazas individuales a líderes y lideresas indígenas y seis amenazas a la organización y comunidad en general. Una situación de nunca acabar que viene desde la colonia y que en los últimos cien años ha provocado despojos, protestas, miseria y muchas muertes de los hijos de estas comunidades cada día más acorraladas por no tener tierras productivas para la producción de alimentos.

La Palabra entrevistó en Santander de Quilichao al líder indígena Nasa, Marcos Cuetio, actual coordinador departamental MAIS (Movimiento Alternativo Indígena y Social) para hablar de lo qué está pasando las comunidades del Norte del Cauca

La Palabra: En primer lugar queríamos preguntarte sobre la Minga de los pueblos indígenas del Norte del Cauca por la tierra. Cuéntenos sobre sus causas y lo que está pasando hoy realmente, porque los medios de comunicaciones oficiales en general, no informan debidamente sobre lo  que está pasando.

    Las comunidades indígenas estamos realizando una Minga de resistencia.  Esta apunta a exigir la operatividad del principio y el espíritu de la constitución política del 91, los tratados internacionales,  y en nuestro caso especial, el derecho al territorio.  Una de las propuestas políticas que hemos venido construyendo en todo este tiempo,  es la propuesta de paz desde los pueblos indígenas en momentos cuando en Colombia estamos a un paso de firmar la terminación del conflicto armado. Lo vemos muy positivo puesto que como indígenas hemos sufrido de manera permanente y directa las consecuencias de esta guerra que no es nuestra. Ha sido muy duro para nosotros,  no solamente en las últimas cinco décadas,  sino en todo ese proceso de más de cinco siglos durante los cuales nos arrebataron nuestros territorios ancestrales.

 

 

temacentral Protesta indigena

 

Se han  firmados varios acuerdos, compromisos  con los  gobiernos de turno pero el cumplimiento  ha sido muy parcial, muy mínimo. Esta es una necesidad real sentida de los pueblos indígenas, aunque también somos conscientes de la  necesidad  de tierra no solamente es de los pueblos indígenas sino también de los afros y de los campesinos inclusive de los urbanos. Por eso nuestra apuesta es cómo darle   apertura al debate de la tenencia de la tierra en Colombia,  y empezamos acá en el Norte  del Cauca, en el Valle, con el tema de los monocultivos, la idea es avanzar en ese ejercicio de interlocución con el gobierno, con la gran industria, con los grandes empresarios. Por nos asiste un derecho ancestral, pero también está la necesidad sentida de tierras, hoy estamos en las cordilleras donde ya no podemos seguir ampliando las fronteras agrícolas pues  estaríamos atentando contra el páramo, el bosque, la reserva natural y aquí la tarea es como cuidar el agua entre todos. Esa ha sido nuestra exigencia a través de muchos diálogos,  de mucha concertación y,  como una última instancia, casi siempre nos ha tocado acudir a ese derecho a la movilización.  Nos mantenemos en ese ejercicio desde finales del año pasado y hasta hoy continua esa Minga.  Aspiramos llegar a  acuerdos que se puedan cumplir, aunque sabemos que el ejercicio de fondo es poner  el debate  sobre en manos de quién y  como está la tenencia de tierra en el país y en el  Norte del Cauca y el Valle del Cauca. Son temas que en la Habana no  se está abordando.  Las Farc pueden firmar su acuerdo de terminación de conflicto, pero si no se hacen las grandes transformaciones que necesita Colombia, las que necesitan nuestros pueblos, pues aquí en Colombia no va a  pasar nada. Ya conocemos experiencias de paz en Centro América, en Suráfrica,  donde los gobiernos han firmado la paz con las guerrillas pero lo que ha habido es una apertura mucho mayor, mucho más agresiva de las grandes multinacionales. Y la gente sigue en ese conflicto social cada día más agudo,  por eso la Minga que estamos haciendo.

 

L P:   Los grandes medios informan que ustedes han invadido 6000 hectáreas,  de tierras que son propiedades de los ingenios y de otras personas. La fuerza pública, el esmad, está interviniendo y son muchos los enfrentamientos con las comunidades. ¿Cómo están ustedes manejando esa situación?

Se ha tratado buscar  el cumplimiento de los acuerdos, pero como no ha sido posible entonces hemos acudido a ese mecanismo de exigencia como es la Minga y el ejercicio que han hecho las comunidades es entrar en los predios en donde está el monocultivo de la caña y empezar a trabajar la tierra en los callejones, en los callejones y organizar nuestros cultivos. El Esmad con mucha violencia nos ha querido desalojar y en ese desalojo, obviamente, se dan las confrontaciones, en una desventaja muy grande, porque aquí la resistencia es con el bastón de la guardia y con piedras frente al  Esmad que tiene todos sus instrumentos de represión,  es una desventaja muy grande. Tenemos mucha gente afectada. Hasta ahorita llevamos más de 80 heridos, dos judicializados y hay compañeros  que corren el riesgo  de que puedan perder una pierna, un ojo, en fin, hay situaciones humanitarias muy complicadas que los medios masivos no están mostrando, sólo informan de los heridos del Esmad. La comunidad ha dicho,  aquí nos mantenemos así nos toque cinco, diez, quince años porque sabemos que no estamos tocando los intereses del pequeño o mediano propietario de tierras,  sino a los más poderosos de este país. Por ahora vamos en eso, el gobierno en las primeras intervenciones lo que ha dicho es, de que entrarían a negociar si los predios están ofertados, si los predios no pasan de veinte, veinte cinco, treinta millones la hectárea. La comunidad ha dicho,  eso  no es problema nuestro, son estas tierras, son nuestras ancestralmente  y esa es la exigencia de la comunidad  a lo que toque.

 

 

temacentral AAA6628aw

L. P: Mencionó el tema de las negociaciones de la Habana. Desde el punto de vista del movimiento indígena, ¿qué  exigirían en ese proceso sobre sus reivindicaciones?

   En la Habana han abordado  cinco puntos de la agenda central,  entre ellos el tema del desarrolla rural, el cual han abordado de manera muy superficial, allá hablan es de banco de tierras, todo es tema de baldíos, pero inclusive, si miramos el tema de la Habana y miramos el actual Plan Nacional  de Desarrollo 2014 -2018 es totalmente contradictorio. Somos conscientes de que nuestro movimiento es un ejercicio independiente, autónomo desde las comunidades.  Porque  se trata  debate, discusión, que el país necesita, nosotros estamos recorriendo el territorio nacional para organizar t a las comunidades para el proceso electoral. Aquí tenemos esta situación donde la gente está confinada prácticamente por el problema del monocultivo de la caña; en Córdoba otras regiones es el tema de la ganadería, en Putumayo, Caquetá las petroleras, igual en los Lanos orientales. Es un problema de país como tal y por eso vemos la necesidad de que en la Habana se firme la terminación del conflicto armado, pero la construcción de la paz tiene que ser desde los pueblos, desde la sociedad civil, desde los procesos de organizaciones sociales y el tema de tierra es también en buena parte el origen de la violencia en Colombia.

 

 

temacentral David y Goliatw

 

 

 

L.P: ¿Cree que los indígenas no están incluidos en ese proceso de paz de La Habana?

 

No. Nosotros en el ejercicio de la autonomía hemos venido exigiendo una presencia, una participación más protagónica más allá del papel de víctima, pues la  guerra ha sido una tragedia muy  agresiva en nuestros territorios en estas cinco décadas. Hemos tenido delegados por mandato de las mismas autoridades de que el movimiento indígena tiene que ir a discutir,  a debatir  los temas que nos aquejan en el desarrollo de nuestros  planes de vida. A pesar  de la muy limitada participación de la sociedad civil como tal, nosotros acá en el terreno avanzamos en esos temas. Por ejemplo  tema reclutamiento de menores, el tema de los jóvenes indígenas,  porque ese ha sido  una de las afectaciones más grandes e  inclusive en contra las minas antipersonales.  Hay un acuerdo bilateral en ese tema entre las dos fuerzas de confrontación eso es importante, el tema de la violencia sexual, el tema del narcotráfico en fin… son temas que nosotros hemos venido debatiendo en grandes asambleas, congresos para que en el  momento que avancemos la construcción de la paz pues podamos compartir con otros sectores sociales y enriquecerlos.

 

 

L.P: ¿Tienen previstas algún tipo de movilizaciones generales, como la gran marcha indígena a Cali?  

Se está hablando de una gran movilización, esta no a Cali, sino de pronto a Corinto o a Caloto, a nivel del Cauca y hemos tenido acercamiento con varios compañeros  o líderes de la política nacional de acá de la regional hablando del tema y  es posible que   en el escenario del postconflicto podamos hacer un gran pacto, un acuerdo social de convivencia en el departamento y donde podamos  garantizar esa convivencia pacífica o esa paz  desde las regiones como una experiencia piloto, pues ahí tenemos que encontrarnos todos los actores: los  partidos políticos, los indígenas, los  afros, la cámara de comercio.  Ese es un poco nuestro sueño que tenemos para ir construyendo ese escenario  de paz porque y de mucho dialogo y no es fácil. Por ejemplo de tierras tenemos que discutir con las negritudes, los campesinos inclusive los urbanos cual es la aspiración territorial  y hasta donde llega cada uno y sobre eso nosotros como ir concertando, inclusive pues la misma  industria tiene que entrar en ese ejercicio, porque es muy lamentable recorrer algunos municipios del Norte del Cauca y del Valle encerrados, confinados por el monocultivo de la caña. Creo que  ese es el sueño para las nuevas generaciones.