logo lapalabra24 anos   

Facultad de Humanidades celebra medio siglo de historia al servicio de la región

TemaCentral 2



La Facultad de Humanidades celebra medio siglo de historia al servicio de la región

 

Con una ceremonia pletórica de recuerdos y emociones la Facultad de Humanidades homenajeó a todos y todas quienes han hecho posible su labor como epicentro del pensamiento y el desarrollo de la región. El testimonio de cómo se ha aportado medio siglo a las ciencias humanas fue la nota constante durante la celebración.

 

Por: Eduardo Losada Tabares

Estudiante de Lic. en Filosofía

 

El pasado miércoles 29 de mayo el Auditorio 5 del Campus de Meléndez reunió gran parte de los artífices de cinco décadas de labor y reflexión humanística. Con un acto cultural la Facultad de Humanidades de la Universidad del Valle celebró sus 50 años de creación, en un evento que para muchos más que un escenario para recibir el merecido reconocimiento por su contribución al desarrollo de esta Facultad, fue un reencontrarse con colegas y amigos de aquellos años cuando empezaba a tomar fuerza este importante centro de pensamiento y quehacer humanista.

El actual capital humano de la Facultad de Humanidades junto a docentes, funcionarios y estudiantes pioneros de su consolidación, colmaron el auditorio para componer un retrato vivo de una próspera historia al servicio de la región. Allí se estrecharon las miradas de muchas vidas al servicio de la academia, de importantes gestores de proyectos que han cambiado el curso del hacer intelectual de nuestra ciudad tanto a nivel local como nacional, de hombres y mujeres que han favorecido nuestra posición intelectual con respecto al país y el continente, todo a través de su trabajo desde la Facultad de Humanidades.


Con un video que honra la memoria y labor de Óscar Gerardo Ramos (1928-2010) inició el evento. En la voz de este artífice de la creación de la Facultad los asistentes escucharon los pormenores de esta génesis, a la vez reconocieron el particular discurso de quien fue su primer decano.


Sucesivamente la palabra fue tomada por profesores que vivieron los inicios de la Facultad. El lingüista Tito Nelson Oviedo hizo una anecdótica reseña de cómo eran y comportaban sus colegas en aquellos primeros años, los cuales describe de “cambios acelerados que dieron frutos muy importantes en lo académico, lo que le ha permitido ser un faro guía, una fuente de conocimiento que ha desbordado las fronteras, sobre todo con sus publicaciones”. “Los días son quizá iguales para un reloj, pero no para un hombre”, así, recordando Marcel Proust, el profesor de Letras Carlos Rosso Acuña expresó con emoción a los asistentes cuanto ha significado para él, como para la sociedad, el trabajo adelantado desde esa Facultad que nació rodeada de iniciativas, muchas llevadas a cabo, otras como la mal entendida Facultad Che, rechazada y dejada atrás. “La Facultad me formó” aseveró la historiadora Doris de Sambrano a su turno rememorando los días como estudiante en la misma, cuando como estudiante impartía clase a sus propios compañeros de Historia; para cerrar su intervención puntualizó: “La Facultad resucitó la Historia de nuestra región y desde entonces el Valle es diferente”.


Luego de la intervención de varios docentes pioneros de la Facultad, “El reconocimiento se convierte en recuerdo” dijo a los asistentes el maestro de ceremonias para dar inicio a la entrega de diplomas a los docentes y empleados en sus cinco categorías: funcionarios y docentes de labor destacada, jubilados, con más de treinta años de servicio, más de veinte años de servicio, colaboradores académicos no vinculados formalmente que han contribuido con su ejercicio intelectual como lo es el caso del historiador Jacques Aprile-Gniset, y egresados destacados como el director de la Escuela de Comunicación Social, Hernán Toro.


El reconocimiento representado en diplomas, no siempre fue recibido por el merecido titular del mismo, en muchos casos éstos no se encontraban en el auditorio por estar en otras latitudes ejerciendo su labor académica, sin embargo la organización del evento previno ellos e invitó a sus hijos o esposa a recibir el reconocimiento. Algunas de estas distinciones fueron entregadas en homenaje póstumo, dado el fallecimiento de muchos los forjadores del camino humanístico recorrido en estas cinco décadas, los diplomas fueron recibidos por sus hijos y viudas; esto dio ocasión para el emotivo homenaje que la Maestra Jacqueline Vidal, viuda de Enrique Buenaventura, pionero de la Facultad, hizo para su esposo junto a los actuales integrantes del TEC, para recordar a la ciudadanía que la obra de ese genio creador vive en las personas que integran su teatro; Pepe Zuleta, también, con su particular sonrisa, agradeció el reconocimiento otorgado a su padre, Estanislao.


La Facultad de Humanidades, considerando que su historia está construida por todos quienes de alguna manera han dado buena parte de su vida y su talento, quiso con este evento agradecerles su labor y compromiso para con su proyecto de región. Sus académicos, investigadores, el personal de aseo y cafetería, administrativos y secretarias fueron reconocidos durante la celebración de sus cincuenta años. Los presentes supieron responder a tal homenaje celebrando con sus aplausos la entrega de cada uno de los diplomas.


El cierre del evento, como su intermedio fue da excelsa factura, un perfecto recital de Guitarra ofrecido por Santiago Torres y la clausura con la agrupación Big Band de la Universidad del Valle acompañados por el Maestro José Aguirre pusieron la nota musical para armonizar el cálido encuentro.


El último discurso proferido en la noche estuvo a cargo del Decano Darío Henao Restrepo, quien agradeció a todo su grupo de trabajo (docentes, administrativos, personal técnico) por los doce años en los cuales han sido el engranaje de muchos logros durante su decanatura, lo cual ha contribuido a consolidar la Universidad del Valle como la universidad líder de la región del Pacífico. El Decano expuso varios de los avances alcanzados en materia académica durante su decanato, los convenios internacionales como el Instituto Confucio, próximo a ser instalado en la Univalle, como también los eventos académicos que surgieron y los que se han fortalecido en esos tres periodos, son hoy fuertes referentes da la actividad académica y profesional de esta facultad.


En términos generales, una cuantía impresionante e imprescindible de nombres se escuchó por los altoparlantes del auditorio 5 de Univalle durante la celebración, muestra de la dimensión y el carácter de la Facultad, un capital humano significativo con el cual se ha hecho posible una historia, aún joven si se piensa todo el camino por recorrer que se va proyectando mientras se anda la senda de las humanidades, territorio de exploración para el beneficio de nuestra sociedad. Hoy podemos ver una Facultad de Humanidades en constante renovación, dispuesta a encarar los retos de este siglo apenas echado a andar. Las generaciones que por ella han pasado hicieron lo propio, en las actuales recae el compromiso de seguir haciendo grande la tarea iniciada medio siglo atrás.

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción
Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda