Editorial

  • Imprimir

 

 

En el concurso literario, Casa de las Américas, La voz narrativa de Nay, se impuso sobre doscientos cincuenta voces creadas por autores de todo el continente

 temaC 257 Adelaida

Ante la pregunta, cuáles pudieron ser los factores interactivos que originaron el pensamiento puro y su prevalencia como milagro exclusivo del mundo griego, y no de África ni en Asia; los pensadores, entre ellos George Steiner, destacan tres. Primero, la disponibilidad que tuvieron los griegos del consumo de proteínas, negadas al mundo subsahariano, y que según los nutricionistas son el alimento del cerebro y que sin ellas, para decirlo como lo dice G. Steiner, no existe gimnasia del espíritu. Otra es la incidencia de la esclavitud en la vida cotidiana de la polis, esclavitud como generadora de ocio, tiempo libre utilizado para el juego del intelecto.

El tercer elemento, quizás el más discutido y según Steiner, el que presenta dificultad de evaluación, es el desempeño de la mujer en esa sociedad. Su actividad de confinamiento en el hogar las subordinaba de otros asuntos filosóficos concernientes con la polis y permitía el ejercicio reflexivo del hombre o la arrogancia de la reflexión. Es decir, proteínas, esclavitud y machismo como causa del milagro griego.      

Podemos colegir entonces que dentro de ese universo era imposible que un esclavo o una mujer se dedicaran al mundo de las letras, de la filosofía o la creación, condiciones que sin duda se repitieron en los vastos colonialismos y en sus sistemas esclavistas creados desde Grecia hasta el siglo XIX.

Pero a la historia le gustan las paradojas, y es posible que de ese largo trasegar de injusticias, de esclavismos y de confinamientos femeninos, de ese limbo de sombras, emerja como un síntoma libertario la expresión de la mujer y de los seres esclavizados, como sucedió este año con el premio Casa de las Américas, ganado por la caleña Adelaida Fernández Ochoa, mujer descendiente de afros, ex alumna de la Universidad del Valle. Su obra titulada: La hoguera lame mi piel con cariño de perro se impuso sobre doscientos cincuenta obras, y se impuso por eso, porque logró narrar desde la voz de Nay, una mujer negra y esclava, que no es otra que la nana de María, la primera heroína de la literatura colombiana imaginada por un hombre blanco. Se impuso porque por primera vez una mujer, al margen de las proteínas, del ocio y del oficio casero, contó desde su punto de vista los momentos cruciales del siglo XIX en la historia de Colombia.  

 

 

La Palabra destaca en esta edición el prestigio y el trabajo de esta  narradora. Para ella el futuro de las letras y el desarrollo intelectual de nuestra región.espués de escuchar la agradable experiencia de los escritores que vivieron  la pasada Feria del libro celebrada a comienzos de este mes en Medellín, queda claro que en Cali la única actividad cultural bien mirada por el apoyo de la clase dirigente es la actividad masiva y fiestera. Para nadie es un secreto cuánto dinero se invierte en El Festival Petronio Álvarez, tampoco que el Festival mundial de salsa es apoyado por dineros salidos de la Administración, y no hay reproche ni objeción en ese apoyo, porque los dos festivales son actividades importantes, forman parte del entorno cultural de la región, de ahí nacen. También el Festival de danza clásica celebrada años tras año y organizado por Incolballet.

La pregunta que día a día se hace otro amplio y poderos sector de la cultura, el cual no es tenido en cuenta, es: ¿Por qué sí hay apoyo para ese tipo de expresión cultural, y no para la Feria del libro? Si ya Cali con el respaldo la Universidad del Valle y otros sectores, había constituido una tradición de doce años, tiempo en el que nos visitaron serios intelectuales, grandes escritores y artistas de muchos países a dialogar con el público culto de la ciudad. La respuesta rasga el velo y delata el tipo de interés que conduce al apoyo de las actividades masivas y populares, no es que la clase dirigente y política esté interesada en el folklore ni en la salsa música como fenómeno y expresión cultural, ni en darle un espacio al pueblo. No, el interés es netamente político, los administradores politiqueros de turno saben que ahí existe opinión popular a favor del apoyo, que esa  gestión en épocas de elecciones redunda en beneficios para los partidos, en simpatías para personajillos, que son bien miradas por los sectores populares y significan popularidad y votos.

Contraria a la Feria del libro, que por su carácter intelectual la participación es más reducida, su valor está en lo que significa para la región, para el mundo universitario, para millares de ciudadanos, profesionales en distintas áreas que leen y están a diario informados de la literatura, el ensayo y la ciencia, la tecnología. Pero ella no genera votos a favor de nadie, es más, el evento Feria del libro es un terreno árido para el político, su carácter y sus participantes le generan desconfianza, por la sencilla razón de que a la gente pensante es más difícil de manipular ideológicamente, porque el político es inferior al intelectual, es inferior no sólo en sus intereses espirituales, también en inteligencia, su mente se ha estacionado en la manipulación y en la minucia de la prebenda y el contrato, en los intereses electoreros, su mente no ha indagado los devenires de la inteligencia, por eso el apoyo a la Feria del libro debe provenir de alguien que aunque esté dentro de la administración también sea culto, tenga interés en el pensamiento, pero ambicionar eso en la Gobernación del Valle o en la Alcaldía de Cali es una contradicción en los términos, algo imposible de que suceda.