Critica

  • Imprimir

 

 

Escribir es resistir

 

Paranormal Colombia, Al filo de lo real de Mario Mendoza

palabrac 257 Foto 1 

Por El Zudaca (Nómada urbano)

Advertencia

“Cada palabra que escribo y publico es un enfrentamiento, una lucha constante en contra de ese salvaje que vive dentro de mí, y para el cual una vida letrada y culta es un motivo de risa”. Mario Mendoza.

Surfing síquico/ excursión introspectiva

Este invierno crudo de seres individualistas que produce el neoliberalismo a ritmo frenético e industrial, y que desea con voracidad desmedida y enfermiza, eliminar cualquier vestigio de sensibilidad hacia nuestra pacha mama, tantas veces violentada, ultrajada y convertida en botín de pueblos por el egocéntrico espíritu fanático de la barbarie que solo desea el orgasmo metálico del dinero, configurando un apocalipsis cotidiano que en el caso de Colombia nos abruma con una realidad siniestra, de muertos sin memoria, y la ausencia de un relato que construya nación.

Sin embargo aún existe y persiste, la dignidad insurgente del fuego y la palabra, que nos impregna la diosa literatura para sembrar esperanza, y enfrentar el macabro juego que nos imponen los ejércitos de frentes armados, y son las zonas subterráneas de nuestra sociedad donde todavía habitan los lenguajes cosmogónicos, mágicos y sanadores de la naturaleza mítica del ser humano, que la sociedad occidental teme por sus fuerzas telúricas.

La militancia subjetiva del Periodismo Literario

El último proyecto editorial publicado por el escritor Mario Mendoza (Bogotá 1964), es un tapiz espejo pero disfrazado de libro. Paranormal Colombia, no se puede pegar en la pared o colgar en la recámara, pero usted querida especia lectora, se puede asomar a su paisaje narrativo, y buscarse en su estructura mandálica que mixtura diversos género periodísticos heterodoxos como la crónica, la entrevista, el escenario de vida, el perfil, el reportaje, y estoy seguro que se encontrará, y encontrará como de nuevo el novelista de: La Ciudad los Umbrales (1992), Scorpio City (1998) Satanás (2002 ), Los Hombres invisibles (2007), Buda Blues ( 2009 ) , y Lady Masacre (2013), sigue sorprendiendo a sus lectores, con la diversidad de trucos narrativos para exorcizar con maestría sus demonios.

Mendoza continúa edificando con paciencia obsesiva una obra literaria honesta y coherente con sus pulsiones narrativas, que aprecian lo que está en el borde, en la frontera, en los extramuros, y en este último libro comunica planteamientos novedosos para la rigidez expositiva de la academia: por debajo de la superficie de la realidad colombiana, en las capas más secretas de nuestra inmediatez atravesada por sicarios y políticos corruptos, mafiosos y empresarios ladrones han estado siempre las fuerzas ocultas, ancestrales, milenarias de lo sobrenatural. Alguien que quiera de verdad narrar nuestra historia, tendría que aprender a hacer un equilibrio al filo de lo real.

palabrac 257 Foto 2

A través de 10 historias que retratan personajes, de naturaleza outsider, metafísica, extrasensorial, y bipolar, con saberes y poderes ancestrales como videntes que delinean infinitas bifurcaciones de la realidad factual, siendo capaces de hablar con los muertos, anticipar el fin de la civilización,   el autor-narrador nos acerca a misteriosos escenarios del conocimiento que conocen ampliamente las mujeres, como las transmigraciones del alma, los desdoblamientos, y las reencarnaciones, entre otros universos paralelos, que cuestionan el orden patriarcal, machista, falocéntrico y hegemónico.

Mendoza nos lleva por la autopista de su ritmo y sus planteamientos políticos de cooperativismo frente al biopoder, el desorden climático, la farsa de la sociedad del espectáculo, y la crítica a la academia actual por su depredadora naturaleza empresarial. Con frases cortas y contundentes que reflejan dinamismo y pasión, (la esencia de la escritura yuxtapuesta), nos invita a un viaje por las filosofías de las capas del underground, donde la existencia se ilumina de una manera especial, en un tempo laberintico y circular, con personajes que habitan la cárcel como el homosexual Klauss, o inventan programas de reprogramación mental: Trascendenz/Q, como el mentalista Armando Martí, la mezcla de tiempo espacio de las pinturas de la artista Patricia Tavera, y el fluir anarcoprimitivo del anacoreta Manuel en el Arauca, entre otras voces que nos cautivan por la fuerza de sus convicciones. La estética de una propuesta no convencional, de corte híbrido, es la que sostiene el cuerpo de este texto produciendo múltiples significaciones, sobre un objeto de estudio específico, que siguen dialogando con sus obras anteriores como, el libro de cuentos : “La travesía del vidente” o el cuaderno –bitácora; La locura de nuestro tiempo,   o dando vida de nuevo a personajes explosivos de Buda Blues como Theodor Kaczynski, y reforzando la idea de la escritura como el medio para defender una zona temporalmente autónoma, y activar al mundo con el fuego rebelde y combativo de las palabras.

Bonus Track

No estamos condenados a desear siempre lo mismo, a pensar siempre lo mismo, a ver el mundo siempre del mismo modo. Hay secretos por medio de los cuales entramos en el gigantesco laberinto del inconsciente y salimos convertidos en otros individuos muy distintos de los iniciales. Mario Mendoza