La consciencia alimentaria

  • Imprimir

  

 salud

 

La consciencia alimentaria

Algo más que cuestión de amor propio

 

Por René Alejandro Salazar Jiménez

Estudiante de Licenciatura en Literatura

 

Con mucha frecuencia en la vida se presentan sucesos que transforman nuestra apreciación del mundo que nos rodea, la consciencia alimentaria se trata de eso, de aprender a partir de la renovación de la idea de realidad en la sociedad en que se vive. En nuestra sociedad actual y como colectividad es pertinente cotejar la importancia de querer nuestra existencia y apreciar la de los demás, esto incluye a los animales.

La alimentación es la base para la comprensión de lo importante que es respetar la existencia de todos los seres vivos, sobre este principio ético descansa la consciencia alimentaria al trasladar la igualdad humana como una exigencia de consideración también hacia los animales y por ende hacia la naturaleza en general. Al respecto Camilo Landínez  representante del movimiento “La revolución de la cuchara” en la ciudad de Cali  manifestó: “Es posible crear consciencia en las personas acerca del por qué debemos replantearnos la forma como nos estamos alimentando. El acto de comer animales por ejemplo, en la televisión las campañas publicitarias invitan a consumir carne, cerdo, pollo, etc. Pero no dicen nada acerca de con qué frecuencia es adecuado hacerlo, se entiende que es una cuestión de mercadeo y por ende la salud no se está pensando ahí.”    

En la actualidad la sociedad en que vivimos está inmersa en un maremágnum de información referente a la alimentación, las personas reciben a través de todo tipo de  estímulos dichos datos, lo que hace complejo reconocer lo que conviene o desea una persona hacer con su alimentación sin caer en embelecos publicitarios o de la industria alimentaria.  Por razones que van desde la pulcritud y la economía a la moral y la religión, millones de personas en todo el mundo han resuelto cambiar su alimentación para seguir una dieta vegetariana. Acerca de la disposición de las personas a hacer cambios radicales en su alimentación  y de la labor ejercida por el movimiento de la  revolución de la cuchara Camilo Landínez dijo: “El objetivo de La revolución de la cuchara es que la gente tenga la información necesaria sobre como alimentarse bien. Nosotros somos vegetarianos y nos parece que eso es lo mejor, pero uno no busca obligar a nadie si no darle las herramientas para que decida”.

La decisión de ser o no vegetariano tiene muchos motivantes, algunas personas lo hacen por motivos de salud, porque lo han leído o escuchado, porque en su círculo de amistades es lo que está de moda, o porque ideológicamente es lo que se sienten motivados a hacer, es allí que entra lo religioso enmarcado dentro de la conciencia Krisna como una filosofía encauzada en las  maneras de concebir la vida, En la Bhagavad-gita, el Señor Krishna, dice: «Si alguien Me ofrece con amor y devoción una hoja, una flor, fruta o agua, Yo lo aceptaré». Es esa una muestra de cómo se reconoce en la alimentación a una forma integrada con todos los demás aspectos de la persona.

La consciencia ambiental es otro de los factores que se desarrollan en La revolución de la cuchara a partir de la educación y el impulso de hábitos de vida saludable. El trabajar en defensa de las personas, los animales y el medio ambiente es la herramienta más útil para esos nobles fines, sobre ese hecho Camilo Landínez opinó: “En Colombia el cambio climático está sintiéndose más fuerte debido a que estamos arrasando con hectáreas de bosques solamente para criar ganado. La ganadería extensiva está siendo un problema a nivel ecológico no solo en nuestro país si no en el mundo entero, la invitación es a ejercer ciertas acciones, a dar ciertos pasos para poder empezar a convertirnos en vegetarianos, para empezar a tener conciencia ecológica”.

La consciencia alimentaria no pretende cambiar mentes a fuerza de imponer una elección que debe ser personal, se trata de pensar lo que comemos, es un acto de amor con consecuencias políticas y sociales que muchos desconocen, se trata de valorar las bondades de una alimentación saludable y respetuosa en pro de cuidarnos y también del cuidado y del respeto al medio ambiente y a los animales. Sobre este punto Camilo Landínez, activista de la revolución de la cuchara manifestó: “No es necesario convertirse en vegetariano, considerar reducir su consumo de carne o replantearse si puede toda su alimentación sería ideal,  si no se consume carne pero se excede el consumo de grasas, harinas, dulces o sales, se podría terminar padeciendo enfermedades crónicas, las cuales son degenerativas y debido a ellas lo más probable es que el medico te prohíba a futuro su consumo. El Reino de la Revolución de la Cuchara es nuestra morada, un territorio donde buscamos difundir el respeto a los animales, a la madre Tierra y a todo lo que nos rodea”.