logo lapalabra24 anos   

Somos hijos del romanticismo

 

 

Editorial



Somos hijos del romanticismo. Nuestra primera novela, María, está forjada bajo la influencia que ese movimiento europeo ejerció en nuestros autores en la primera mitad del siglo XIX. Por el romanticismo nos llegaron los demás influjos y siglos de tradición  literaria e intelectual que no tuvimos. Bien es sabido que cuando el renacimiento salía de la Europa continental y llegaba al mundo insular inglés, América del sur, con métodos medievales era conquistada por el único país medieval de Europa. Así que al tiempo que los ingleses, bajo el influjo de Séneca, Petrarca y de Virgilio, se aprestaban para recibir la vasta obra de Shakespeare y a vivir las resonancias verbales y escénicas de un siglo de teatro, aquí, bajo el influjo del despotismo y la guerra se fundaban Cali, Lima, Guayaquil, Cartagena y Bogotá. Aun así, en casi dos siglos, contados a partir de la reconquista española en 1815, nuestros narradores, poetas, artistas y pensadores se aplicaron a la construcción de una estética y un pensamiento; la buscaron en los libros de la Antigüedad Clásica, en el pensamiento filosófico del renacimiento, en la lectura de las grandes catedrales literarias creadas en la Edad Media, nuestros poetas, Silva, Porfirio, Aurelio Arturo y el mismo Valencia, buscaron la identidad de un idioma americano que sirviera para hablar de la realidad natural del continente y de esa manera nuestro país encontró la construcción y  la participación del humanismo italiano que nos había llegado tarde, iniciado en Florencia en los tiempos del Renacimiento.     

 

 

Sabemos que el humanismo no nació en las universidades, pero el gran debate de la cultura ha sido propiciado en el sector educativo superior. En nuestro medio la difusión de las ideas con las cuales se llegó a constituir nuestro estado y nuestra democracia se le debe al debate ejercido en las universidades colombianas creadas en la primera mitad del siglo XX. En Cali desde hace cincuenta años la Facultad de Humanidades de la Universidad del Valle ha sido el centro del debate, tanto cultural como político, en sus aulas han debutado los mejores escritores y pensadores nacionales; Estanislao Zuleta, Gustavo Álvarez Gardeazabal, Enrique Buenaventura, Germán Colmenares, entre otros. La praxis incesante en la política, el psicoanálisis, el marxismo, la Economía, la historia y el resto de teorías que traspasaron el final del siglo XX en el mundo intelectual europeo estuvo presente en las estancias de la Facultad de Humanidades, de donde se difundían las ideas de ciudad. La Facultad cumple sus primeros cincuenta años, el periódico La Palabra presentará una crónica detallada de su historia, que no es otra que la preocupación de nuestros valores y de nuestro comercio del pensamiento con el mundo.

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción
Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda