Eduardo Coutinho - La creación del canon latinoamericano

  • Imprimir

INVITAD1

 

Eduardo Coutinho

 La creación del canon latinoamericano

 

El pasado 27 de octubre Eduardo F. Coutinho, crítico literario y profesor en la Universidad Federal de Rio de Janeiro (Brasil), con doctorado en Literatura Comparada de la Universidad de California (EUA), dictó una conferencia  donde narró la historia de cómo fue planteada la literatura en américa latina después de romper lazos con Europa.

 

 

Por: Pierrot

 

Estudiante Lic. En Literatura

 

 

Lectura Comparada es un término que puede entenderse como un seguimiento de las estructuras, valores, temas y estilos en las obras literarias que pudieran originarse en otras obras antecesoras, una indagación profunda para descubrir a los autores que un escritor estudió para realizar su obra. En el caso de las literaturas de América Latina, región del mundo donde la conquista europea provocó un choque de culturas, la palabra la tiene Eduardo Coutinho, quien es considerado un especialista en este tema a nivel internacional.

 

INVITAD3

 

 

 

 

La literatura Nacional

 

Cada literatura nacional se  constituye a la diferencia de otra u otras, se consolida a través de un canon cuyo origen histórico es el nacionalismo y cuya principal preocupación es su singularidad. Sin embargo, ese canon se define con referencia a otros, y esas referencias también cambian de acuerdo con el modelo histórico. La literatura nacional no será nunca un concepto homogéneo, sino al contrario una construcción que lleva tiempo. Y cambiará de acuerdo con las necesidades de afirmación y autodefinición de cada país.

 

En América Latina la construcción de cánones literarios nacionales siempre estuvo vinculada a los procesos de formación y constitución de las naciones. De ahí la preocupación frente a la producción literaria de los diferentes países latinoamericanos con la especificación de su singularidad definida por rasgos que diferencian a los unos de los otros y de sus raíces europeas.

 

Con todo, esa preocupación siempre se ha expresado desde una perspectiva ontológica que la ha llevado frecuentemente a una especificación entre la nación y su producción. Se buscaba constituir un corpus literario que fuera la expresión fiel del espíritu nacional. Una especificidad recta, homogénea, que muchas veces recibiera designaciones como las de brasilidad, argentinidad, mexicanidad, etc.

 

 

Origen siglo XIX

 

La independencia política de la mayoría de los países latinoamericanos, ocurrida en las primeras tres décadas del siglo XIX, ocasiono en el medio intelectual de la época una ola patriótica que puede ser vista como el deseo de dotar a las naciones de una literatura equivalente a la europeas, que exprimieran del modo adecuado a su realidad propia, o en otras palabras, una literatura nacional. La literatura era tomada en ese periodo de la vida latinoamericana como parte del esfuerzo constructivo más rápido que buscaba contribuir a la grandiosidad de la nación recién formada, tener el respaldo necesario para la proyección de una imagen de esta nación. Debía presentar un perfil propio.

 

Construir la literatura nacional debía ser una especie de misión para los escritores de América Latina que se dedicaron entonces a la búsqueda de aspectos que pudieran contribuir especificidad a su producción y en consecuencia volverla distinta, e incluso a la altura de la que viene de Europa. Sin embargo, en su afán de delinear lo que debería ser una literatura propia, nuestros escritores cayeron en contradicciones que confirieron un carácter especial a la producción de la época.

 

En el siglo XIX el discurso literario en América latina no se disociaba mucho del político, al contrario, todos se hallaban comprometidos con el proyecto común de constitución de las naciones recién creadas. De ahí su preocupación con el idioma nacional, y con una temática que representaba al continente. Surgieron  extensas polémicas sobre las diferencias del español y el portugués de América y los movimientos estéticos se volvieron apreciaciones locales aunque vistos por la perspectiva europea.

 

 El Romanticismo, movimiento generado en la época de la independencia, no estuvo inmune a esas contradicciones. Importado por las elites intelectuales latinoamericanas pasó en el nuevo contexto por una excesiva transformación; pero no tuvo gran identificación con aquellos ideales europeos que habían contribuido a su formación. Eran las premisas básicas que clamaban por originalidad y singularidad tanto en lo individual como en lo colectivo, estimulando en América Latina el culto a los elementos locales que pasaron a dominar la producción literaria: la fauna, la flora, el elemento indígena, etc. Esos elementos que se extendían desde las faunas tropicales hasta la configuración del indígena como símbolo de la nueva tierra fueron ampliamente utilizados por novelistas y poetas, pero eran en general abordados por una perspectiva exótica.

 

 

Siglo XX

 

El sentimiento de independencia que marcó a los intelectuales latinoamericanos ha cambiado considerablemente en el siglo XX, primero con los movimientos de vanguardia de la América Hispánica y el modernismo en Brasil. Y sigue con el llamado “boom” de las narrativas a mediados del siglo de modo diverso de lo que pasó en el siglo XIX, cuando los movimientos estéticos eran simplemente importados y adaptados al contexto latinoamericano, sin que se tuvieran en cuenta las diferencias del contexto de recepción con las vanguardias hispanoamericanas y el modernismo brasileño.

 

En la narrativa de mediaos de siglo XX este fenómeno se subrayó de tal modo que ha generado una extraña prohibición de la literatura latinoamericana en el plano internacional hasta el punto de influenciar otras expresiones literarias y de permitir un diálogo en pie de igualdad con la producción proveniente de los contextos hegemónicos.

 

Llamado de contenido: “El proceso de transculturación según el cual los rasgos de los movimientos europeos se mezclaron con elementos locales ha dado origen a algo nuevo, con un perfil propio”.

 

“Cada literatura nacional se  constituye a la diferencia de otra u otras, se consolida a través de un canon cuyo origen histórico es el nacionalismo y cuya principal preocupación es su singularidad”.