logo lapalabra24 anos   

Michael Birenbaum: Tras las raíces de las músicas tradicionales del Litoral Pacífico colombiano

pagina16 foto1

 

 

Michael Birenbaum

Tras las raíces de las músicas tradicionales del Litoral Pacífico colombiano

 

 

La música del Pacifico que se escucha en el Festival Petronio Álvarez e interpretada por el conjunto de marimba, bombos, “cununos” y las “cantaoras” y/o “cantaores” con sus “guasás”, representan en su más pura esencia las articulaciones entre política, cultura y música folclórica.


Michael Birenbaum, es un enamorado de la cultura del Pacifico colombiano. Desde el 2002 ha llevado a cabo investigaciones sobre las prácticas musicales afrocolombianas en los pueblos y veredas del litoral pacífico y en las ciudades del interior.

 

Doctor en Etnomusicología de la New York University y profesor asistente en el departamento de música de Bowdoin College en Estados Unidos. Ha publicado y presentado su trabajo sobre las músicas afrocolombianas ampliamente en Colombia, América Latina, Estados Unidos, el Caribe y Europa. Por este trabajo, ha sido becado y premiado por la fundación Andrew Mellon, la fundación Fulbright, la New York University y la Society for Ethnomusicology, entre otros.

 

Ha colaborado con numerosos cultores, activistas culturales, entes culturales del estado colombiano y organizaciones de políticas culturales. Fue director de equipo de investigación de ASINCH y coordinador técnico encargado con el diseño de su Centro de Documentación en Quibdó en 2009. Ha sido docente en New York University, Johns Hopkins University, Peabody Conservatory y Bowdoin College. Fue fundador de conjuntos de marimba del Pacífico en New York University y Bowdoin College, donde ha trabajado para difundir la música afrocolombiana a nuevos públicos.

 

Darío Henao: Estamos Aquí con un investigador muy importante de la música del Pacifico Michael Birenbaum, el hizo un doctorado en la Universidad de Nueva York, él es Etnomusicólogo y bueno se ha enamorado de esta región y lleva aquí viniendo a investigarla y viviendo en ella desde el 2002.

 

Michael Birenbaum: Hola a todos. Yo vine a Cali y vine al Petronio por primera vez en el 2002 y obviamente los cambios que ha habido en el Petronio de allá para acá son enormes, son muy grandes. Me parece muy importante que se ha reconocido la existencia de una cultura Afro Norte Caucana, inclusive había como un par de ensayos académicos pero realmente no había un interés real ni culturalmente ni políticamente, no había el reconocimiento de la idea de consejos comunitarios, de comunidades negras en la región y el hecho que ahora se haga una modalidad de violines caucanos es una cosa muy impresionante, muestra que el Petronio tiene entre otras cosas pero el Petronio hace parte de un mecanismo que pueda inclusive validar culturalmente a toda una población o varias poblaciones porque lo que esa esa región es grande, a la vez se nota ahora que es como una modalidad recién incursionada en el festival, ellos están pasando por algunos de los mismos problemas que se han visto con otras poblaciones y con otras modalidades que se están armando por ejemplo grupos solamente para el Petronio, que se está haciendo a veces que la puesta en escena y la profesionalización de la música está siendo en algunos aspectos que la música termine siendo espectáculo, termine siendo show para los que vienen al Petronio y no es tanto un recurso para las mismas personas de las comunidades para integrarse, para buscar sus propios fines a través de sus propias metas tanto culturalmente como en todos los otros sentidos. Entonces y el Petronio pues hace un par de años estaba pensando uy el Petronio ya está empezando a dar pasos de animal grande y no pues ya eso ni animal grande, ya un mamut, es un Godzilla y también para mi es interesante que el Petronio o sea lo que son algunas de las falencias del Petronio en tanto a la experiencia de ir con tanta gente y tanto polvo y tantos distanciamientos de la tarima a pesar de que pueden ser una experiencia muy bacana ahí en el público, eh pues eso muestra que también parece que Cali no tiene infraestructura para un evento cultural tan grande como el Petronio.

 

D.H.: Hay un cierto debate ya planteado en la ciudad con relación a la suerte musical, al futuro musical del Petronio, o sea hay un debate alrededor de que la tradición tal cual como se la está haciendo acá no va para ninguna parte simplemente se la socializa, pero lo que esa música podría avanzar todavía está muy encerrada y se habla de que no hay mayores propuestas musicales, que es muy lento, entonces hay una tensión dijéramos en términos musicales en relación al Petronio y tú que conoces bien el tema te queríamos preguntar ¿qué te parece eso?

 

M.B.: Yo creo que la cuestión de la innovación, la cuestión de la modernidad de las nuevas instrumentaciones van bien, yo he visto Currulao con Tambor Batá Cubano, he visto Currulao a Capella, he visto Currulao Salsa Choke, hace falta todavía un Currulao Heavy Metal o un Currulao Hard Core, de pronto lo ha habido, no he estado sintonizado en todos los años, yo creo que más bien el problema es otro, el problema es precisamente que el público no conoce todavía después de tantos años la riqueza que tiene la música tradicional, que todavía nadie sabe por ejemplo diferenciar con el sonido de la Marimba nomas cual es un Patacoré, cual es un Fango y cual es un Bereju, no sabe y se está hablando precisamente de arrastrar a esa música de su cuna para domesticarla para que sea más amena a los sonidos de acá, cuando lo que debería pasar si se está pensando realmente en una música del Pacifico que siga perteneciendo a las personas del Pacifico, es arrastrar los sonidos aquí para el rio para que la gente pueda empezar a entender que es esa música. Para mí y no es para siempre criticar el Petronio, el Petronio ha construido cosas, ha construido dinámicas, el Petronio ha sido clave en muchas cosas muy importantes para las mismas personas del Pacifico, pero quedando eso dicho yo creo que el Petronio sigue siendo una dinámica de mostrar para un público foráneo y cuando digo foráneo no estoy hablando de extranjeros de otros países, sino personas que son de afuera del complejo cultural del Pacifico y que de pronto en un principio era un espacio de encuentro cultural para las mismas comunidades. Todo el mundo se acuerda con mucha nostalgia de la época del Teatro Los Cristales y el Hotel De Los reyes, de La Calle Del Pecado. Eso no era rico, pero era rico porque eran las mismas personas de las comunidades que estaban gozando y encontrándose allá, ahora está que ellos tienen que montar el bus a las 7 para estar allá a las 8 para volver y ni siquiera tienen la posibilidad de escuchar a los otros grupos y si van allá inclusive los que no van a tocar, muchas veces hay personas que son del movimiento musical del Pacifico de aquí de Cali, pero la gente de seguridad no reconoce la cara de ellos, si no tienes la manilla entonces no vas para el VIP, vas a comer polvo con el pueblo, pero bueno ya son 120 mil y pico de personas que están comiendo polvo entonces yo creo que el mal no es gran cosa, pero digo, del Petronio en ese sentido para mí la gran falencia es que debería enfocarse más en el encuentro entre las mismas personas de las comunidades y eso enriquece también a las personas de afuera, cierto? sí.

 

La Palabra: ¿Cómo incide el Petronio en la formación de los músicos que se presentan allí?, Es esa responsabilidad del Petronio como festival?

 

M.B.: Yo creo que a pesar de lo que sea la misión y la visión del Petronio, tiene que cargar con ese bagaje quiera o no quiera. Puede ser del municipio de Santiago de Cali, del departamento del Valle del Cauca o puede ser del Ministerio de Cultura, va a ser el mismo festival no importa quien ponga la plata, siempre va a estar cargando un peso muy importante para la visibilidad de la música del Pacifico en la sociedad mayoritaria e inclusive en el mundo. Yo he visto cantidad de extranjeros, cada vez más en el Petronio e inclusive una infraestructura turística que siempre ha estado en San Antonio, pero ha crecido bastante. Uno puede decir, no tiene nada que ver el Petronio como festival nomas, pero los afectos indirectos son claros.

 

L.P.: Tú en la primera intervención pareces preocupado porque no existe una infraestructura en Cali para presentar el Petronio, si en los años que vienen no hay esa infraestructura ¿qué puede pasar con un festival como el Petronio que tiende a crecer?

 

M.B.: Yo no soy experto en infraestructura, ni en control de multitudes de personas, eso lo dejo para los ingenieros, pero me parece que el Dagma o no sé cuál es la entidad encargada de eso en Cali. Tienen que pensar eso o lo van a tener que, qué se yo, lo van a tener que hacer allí en el estadio del Deportivo Cali, nadie va a llegar o sea una cosa alejadísima, no sé realmente cuales pueden ser, pero una cosa que si ha caracterizado el Petronio por muchos años y que desde el principio fue parte del discurso de la política cultural que giraba alrededor del Petronio era que era Pacifico en todos los sentidos, que no había peleas, que no había problemas y eso yo creo tiene mucho que ver con la misma gente del Pacifico que son una gente muy sana en ese sentido, creo que hay todo un repertorio para difusión de controversia que de pronto es en muchos sentidos más avanzado de lo que existe aquí entre los caleños.

 

L.P.: ¿Tú crees que el Petronio es un Dinamo que ha activado la producción musical del Pacifico?

 

M.B.: No, porque ¿Qué pasa con un grupo que graba?, nombremos por ejemplo los grupos que han pasado por el Pacifico que han llegado a tener cierto éxito, Herencia, Bahía, Canalón, Saboreo, ¿Cuántos años vamos del Petronio?, 18 años, no hay una infraestructura tampoco de consumo de música en vivo aquí en Cali, inclusive para Salsa, no hay tanto sitio, entonces un músico, ¿Qué pasa con los músicos?, los músicos que yo conozco de pronto consiguen un “guiso” por allá, un toque por allá, cuando sale el otro que dice, no yo puedo cobrar más barato y sale el otro que yo puedo cobrar más barato, hasta que tienen prácticamente unos peladitos de ocho años (risas) que están tocando, porque no hay un público que quiera pagar para eso. Se vuelve otra vez al asunto que el Petronio no, que el movimiento alrededor del Petronio, que los dolientes del Petronio no han logrado hacer que el público tenga oído para la música del Pacifico, entienden es la movedera de esqueleto, que ahí hay algo, que Kilele, que bacano y ya.

 

L.P.: Michael, entonces en ese sentido, ¿desde el punto de vista musicológico como sería entonces un proceso real de formación de públicos y que realmente está haciendo este encuentro académico? ¿Si está trascendiendo?, porque una de las quejas que se hacen es que los músicos no asisten a esos encuentros y German Patiño planteaba eso, que llevaba 18 años el festival y no se había planteado realmente lo musicológico al empezar a aprender realmente los ritmos.

 

M.B.: Si es verdad, es verdad, yo leí algo, no quiero quedar mal o peor de lo que estoy quedando ya, pero creo que fue en El País, no estoy seguro que estaba hablando de ciertas cosas de la historia de la música del Pacifico y un poco de disparates que no tenían nada que ver con unas cosas que medio inventaron y medio escucharon, ya y algunas cosas que escucharon lo que inventaron ya, entonces a estas alturas todavía eso y entonces me parece increíble que no es que a la música le falta originalidad, que la música está quedando estancada, no, es que el público sigue siendo muy sordo, entonces cual es, perdón que ya me emocione.

 

L.P.: ¿Cuáles son las estrategias para la formación de públicos? ¿Qué recomendaciones harías?

 

M.B.: Se necesitan espacios para escuchar música en vivo, se necesita un gremio de músicos que no van a ir bajando de precio a cada rato, se necesitan personas que vayan a salir en cualquier época del año para escuchar esta música, se necesita que la radio este comprometida con esto como un culto, como algo de acá, se necesitan más dolientes, o sea, la gente que va al Petronio va chévere y regresa chévere y olvida de la música del Pacifico.

 

L.P.: Mucha gente aún no sabe ni siquiera quien es Petronio Álvarez.

 

M.B.: Si, hay mucha y Petronio Álvarez inclusive hay toda una historia larga allá, o sea una cosa milenaria, preciosa, profunda y no solamente en términos románticos, lo que ha sido la construcción del occidente del país tiene que ver con eso, eso es parte de… O sea si se va a nombrar patrimonio de la humanidad y dejarlo así pues ya para que nombrarlo. O sea hay que entrar… Como una cosa, lo que tiene que ser en una palabra es transversal, lo que es el día de la Afro-Colombianidad por ejemplo en la educación, es un día en que los pelaos van a bailar danzas y se acabó, tiene que haber realmente un movimiento para que sea más transversal y no solamente el día de lo negro o el bailecito de los negros, tiene que ser algo que realmente tenga el espacio que merece.

 

D.H.: Otra pregunta Michael, hay un cierto debate en relación al purismo, al esencialismo en el Petronio, se habla de que por ejemplo con otras músicas como la salsa, otras manifestaciones que están todas en el entorno, tu qué opinas de esas tensiones que se han generado, detalles del origen del Petronio?

 

M.B.: Pues, Cali es una ciudad salsera y en parte gracias a Buenaventura por donde entraron los discos, además es una ciudad salsera porque aquí se radicaron y se radican los grandes salseros colombianos, Quibdoseños casi en su mayoría, hablando sobre todo de Niche y Guayacán. Esas son músicas hermanas que tienen mucho que ver entre ellas, pero también son músicas que tienen su particularidad empezando con el hecho de que un currulao en un 6x8 y en una salsa 4x4, que son términos bastante estéticos para decir que es muy jodido bailar un currulao a una salsa o una salsa a un currulao, quiere decir que hay ciertas características de esas músicas que uno tiene y es natural buscar maneras para combinar y remezclar, pues estamos en la época de las músicas digitales, del mundo digital y se puede hacer change de cualquier cosa, entonces uno escucha muchas veces lo que es la tendencia estética de nuestra época es precisamente la mezcla. La salsa choke es un gran ejemplo de eso, y para mí la salsa choke es no solamente válido como una expresión si no musicalmente como una mezcla, para bailar, una bacanería, una cosa muy chévere, ¿por qué no?, y si no aspiras a hacer más y si aspiras a hacer eso y eres exitoso, bacano, y no es casualidad que muchas de las personas que están haciendo salsa choke están por ejemplo metiendo el ensamble de una marimba, ¿ya?, o están haciendo una versión salsa choke de Kilele, que si es en 4x4 se puede hacer algo, eso es bien. Lo que a mí me preocupa son los cambios que se ven desde afuera, las músicas tradicionales se están llamando todavía músicas tradicionales, cuando los músicos no saben realmente cuales son los diferentes toques de marimba pero meten ahí cualquier cosa como para… No voy a nombrar el grupo, pero es muy reconocido, que hizo un son cubano en marimba y lo pasaron en un disco de currulao, eso es completamente normal, yo en New York llevé al maestro Gualajo y conviví con él en mi casa y cuando no había nadie el hombre estaba ahí con su marimba y empezaba a tocar, tocaba varias cosas que le gustaba tocar, tocaba Salsa y Control, eso es lo que toca el maestro Gualajo cuando nadie lo está escuchando, bacano, chévere, pero que algo así como hizo ese grupo se venda como música tradicional porque hay una carga, es mamerto ser siempre didáctico, pero es que si a estas alturas la gente no está captando el mensaje de que es la música, hay que ser un poco didáctico, hay que ser cuidadoso con la música tradicional, ¿sí?, y decir que es qué y porqué para no seguir en la misma ignorancia en que estamos.

 

Entonces yo veo por ejemplo algo muy positivo el hecho de que los grupos de marimba para concursar como mejor interprete se necesitaba concursar con una marimba afinada a oído, eso me parece interesante e importante, o sea, hay un sistema, ¿por qué se afina así?, No tiene que ver con las blancas y las negras del piano, pero las blancas y negras del piano no es una cosa universal. Hay un compromiso en el sistema occidental que otro sistemas hacen de otra manera y la manera de afinar una marimba autóctona, eso viene de un oído heredado, de una manera de escuchar el mundo, entender el mundo y hasta el inframundo, que es una cosa que es muy de allá y yo veo que aunque parezca una cosa tan pequeña, una cosa tan pendeja a decir que esa marimba está afinada como un piano no debe ser así en la música tradicional, pero esa es la cosa más peligrosa que yo veo precisamente en un salsa choke con marimba, Kilele, ¡no hágale!, nadie va a confundir eso con la música tradicional, eso ya es música. La música en el sentido occidental, música que es grabada, música que se compra y se vende, música que tiene que ver con el concepto de ocio, música que tiene cierto lugar en un sistema donde la gente trabaja y después descansa, consume en su descanso, eso todo el sistema está ya, pero lo que llamamos la música tradicional, que en un ensayo que yo tengo hablo de poética sonora es otra cosa que no es música o es de pronto más amplio que en música solamente, eso es ya más importante mantener todo en sus propios términos dentro de sus propias lógicas.

 

L.P.: Devolviéndome al espacio cultural de que se iba a escuchar esta música sin tener un conocimiento de la misma, ¿podríamos interpretar el Petronio más como un espectáculo cultural, a un festival cultural? ¿Se podría hacer esa diferenciación en ese aspecto?

 

M.B.: Pues para mí el festival cultural no es muy diferente, pero si o sea, la lógica, es una lógica de espectacularización, seguro. Y para los músicos, o sea, lo que a mí me afectan son los cambios, los afectos, las repercusiones que pueda tener para las comunidades, lo que eso hace es que el Petronio se vuelva un campo de entrenamiento, de profesionalización de músicos y eso tiene muchas ventajas, pero si solo hay músicos profesionales, si solo hay músicos para complacer al público, eso cambia lo que pueda significar la música inclusive dentro de las mismas comunidades.

 

L.P.: ¿o sea que se ha perdido notablemente ese espacio de experimentación que había entre músicos académicos, líricos y folclóricos que llegaban y se encontraban más allá de la competencia y empezaban a generar sonidos?

 

M.B.: De pronto, es decir eso es muy grande ya. Yo creo que el último año de los reyes, el 2007, ¿yo estuve?, empezaron, vamos a llevar eso a la Loma De La Cruz, o sea habían varias cosas y tenía su razón o sea, eso ya estaba muy loco, el orden público, la gente llegaba de otras partes a fumar su Bareta, su cosa, eso no es una cosa que tiene que ser problemático pero hay también la policía y se puso muy complicado y estamos hablando de un público que tiene que ser menos de la mitad del público de ahora. Sí, no la gente del Pacifico, o sea llegaban los… Se complican mucho las cosas y es muy grande y había por ejemplo cosas así como vidrios partidos, como cositas así y tales, entonces eso es muy difícil, yo creo que lo que tienen o sea… Pero de cierta manera eso hace respetar, hace más difícil que los que somos de afuera lleguemos a esos espacios y más difícil que nos juntemos y de cierta manera eso ayuda a preservar esos espacios.

 

Entonces un músico ¿qué hace?, Si yo soy un músico que quiere aprender un toque de Djembe de Mali me meto en YouTube, ya en 30 segundos lo vi, dentro de 5 minutos puedo decir que ya lo anoté y dentro de una semana, si soy muy arrogante yo puedo decir que toco como un tipo de Malí. Inclusive, imaginemos un mundo en que un músico pudiera producir los mismos sonidos del instrumento que un tipo de allá, que aprendiera, que mimetizara completamente todo un toque de Marimba, todo, aun así siendo los mismos sonidos, no es el mismo tono. El libro mío empieza con un ejemplo, una anécdota que me pasó en Timbiquí, es un ejemplo para que me entiendan lo del mismo sonido pero diferente tono, Estábamos en la plaza un 28 o un 24 de Diciembre en un Novena, no sé. Hay una cantadora muy reconocida acá, estábamos allá con unos bombos, amigos y amigas de ella para tocar un arrullo ahí en la plaza y la cantadora decía: -¡Maldito equipo de sonido! Y había una cantina, -No me puedo escuchar, toque más duro, no me escucho. Que fue esa música, fue precisamente un CD de música folclórica ¿y cuál era la voz con la que estaba compitiendo?, con la misma voz de ella, la misma voz de ella, en el mismo espacio pero saliendo de un equipo de sonido tiene un significado, tiene un bagaje más, repercusiones, resonancias completamente diferente a que si ella misma está tocando y cantando en ese momento, o sea lo que significa como un fenómeno social, como una reivindicación del prestigio de las personas que saben una manera de ocupar el espacio público frente a lo que son las cantinas y los barcitos de ahí. Hay un mundo de cosas que estás allá. Entonces por eso digo que los músicos experimentales que quieren aprender cosas, que vayan y aprendan, pero con los oídos abiertos, con el corazón, con todo abierto. Porque no solamente es una cuestión de mimetizar sonidos para aprender que significa.

 

L.P.: ¿Que propuestas musicales destacas en ese sentido que estén ocurriendo?

 

M.B.: Ah no sé, no sé, eh la verdad es que… Yo no pienso, yo me veo desde los ojos de ustedes y lo pienso así, ah ese tipo es muy purista, sobre todo por lo que voy a decir ahora, o sea muy incrementalista, la cosa es así. A mí me parece muy interesante una grabación que hicieron con la familia Torres y el maestro Gualajo está allá, allí en la casa donde viven los hermanos, donde vivían el papá y el abuelo de el en una parte que se llama Sansón, un poquito arriba del pueblo de Guapi en el rio Guapi. ¿Por qué eso es importante?, no se vayan a reír. Porque hicieron bien el posicionamiento de micrófonos, ¿Por qué es importante que hagan bien un posicionamiento de micrófonos?, porque es precisamente allá donde está empezando a mimetizar, a entender lo que es el escucha, pensemos en la marimba, la marimba es un instrumento que causa ciertas vibraciones en el aire y si ustedes escuchan una marimba, si están muy cerca de una marimba se escucha un sonido principal y otros tonos que están allá, que están muy arriba, que, tu,tu,tu,tu… Muy arriba, y si están de pronto en otra parte van a escuchar otros timbres, ¿Cuáles son los timbres?, o sea son las proporciones de esas notas, las que están como más arriba de los que están más abajo, y una cosa que tiene la marimba que la hace muy interesante para cualquiera, o sea es un instrumento que… Yo no he visto a nadie que diga que escuchando al menos un tono diga uy eso tiene un sonido como irritante, no sé y si uno está bailando en un espacio medio cerrado de marimba y está haciendo ese círculo, ese ocho, cada vez que va más cerca a la marimba se escucha una mezcla por decirlo en términos como modernos y otra mezcla que va paneando mientras uno va ocupando el espacio en sentidos diferentes, esas son cosas que hacen parte de la experiencia de escuchar la marimba. ¿Qué hace un sonidista del común?, donde está el Re Bemol, listo pum, ahí lo tengo, esas son cosas que son importantes o sea y esta grabación también despierta ya con la idea de que lo tenemos que hacer de cierta manera, que tenemos que poner letra aquí, que tenemos que afinar la cosa, no allí están los viejos haciendo lo suyo y se puede escuchar y tiene sentido. Otra cosa que ha sido interesante es lo de haber… Pues todo lo que es en el campo de fusión casi todo me parece bien, no solamente lo legitimo sino cosas interesantes, se está haciendo más Salsa Choke, había más Timba, un grupo de Buenaventura en Marimba de Chonta y me gusto, no sé si escucharon el disco del Gol De Yepes, bacano, es como una Timba Cubana con sus elementos de Currulao y de música chocoana y chévere, cosas experimentales también, ese proyecto de Liliana Montes de hace varios años, como del 2004 o del 2005, yo creo que es lo más vanguardista en términos de composiciones que se ha hecho, que hay unas composiciones de Iván Benavides, de un compositor de ahí del conservatorio de apellido Henao, no sé si de familia suya, Jaime Henao para ser más exactos, entonces hay muchas cosas allí bien bacanas que se han hecho, pero como les digo, yo estoy interesado en el escucha, en esa experiencia para ver que se puede captar de ahí

 

D.H.: Cuéntanos un poquito para que vamos finalizando, ¿tu investigación en que consistió, de que hipótesis decidiste partir y como a que llegaste?

 

M.B.: Bueno, es que es muy complejo porque no ha habido muchos estudios sobre esta música entonces en gran parte simplemente el libro describe ciertas cosas, sobre todo la historia, pero empiezo precisamente con esa anécdota que les conté de la cantadora en Timbiquí que está maldiciendo su propia voz o una versión de su propia voz y empecé a ver cuáles eran las líneas de significado que tenían, líneas a través de lo histórico, que eran… El libro titula en completo, haciendo una traducción un poco bruto del idioma ingles: Ritos, ritmos y derechos, una genealogía del significado musical en el Pacifico negro colombiano. Ritos, ritmos y derechos, ritos es la parte de la cosmovisión, de la religiosidad, o sea que funciones cumple dentro de la música, que gira en torno a esa música o a esas poéticas sonoras, segundo, ritmos, que es la conversación que hemos tenido aquí, sobre todo la conversión de esta poética sonora en música en el sentido occidental y que connotaciones, que repercusiones trae y tercero derechos, que tiene que ver con el movimiento afro y el papel de un estado multicultural, ¿Por qué es que el estado está metido por ejemplo en la formación de la música afro? ¿Qué tiene que ver con el movimiento social? Entonces yo sigo esas líneas entre algunas otras que están por allá, básicamente desde el siglo XVIII hasta la actualidad. Algunas conclusiones, que el pacifico es más cosmopolita de lo que imaginábamos, que hay elementos bastantes inclusive desde el siglo XVIII, voy a dar uno como para que se pongan a pensar un poquito, que los Alabaos que son unos cantos fúnebres en el Pacifico, también existen en otras partes del mundo, particularmente en esos que tenían presencia de los Franciscanos, los misioneros Franciscanos, entonces uno puede encontrar Alabaos en otra función pero las mismas tonadas bastante parecidas en Estados Unidos, en Texas y en Nuevo México que también era la frontera masa lejana del imperio español en su época, si entonces voy siguiendo esas líneas y llego hasta la actualidad, hasta el 2013 cuando estamos en una situación en que yo creo que esta música importa mucho para la manera como la nación entiende sus negritudes, como las negritudes se entienden a ellos mismos y su lugar en el mundo, eso es el proyecto del libro.

 

Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda