Mercado Musical del Pacífico 2014 Mapa cultural de colores sonoros

  • Imprimir

 

Cultura 2 maxresdefault

   

Mercado Musical del Pacífico 2014

Mapa cultural de colores sonoros

 

Entre el 13 y 16 de Agosto, Cali fue el epicentro del MMP, una plataforma para la conexión, difusión y expansión de los diversos rizomas musicales que habitan los departamentos del Valle del Cauca, Nariño, Cauca y Chocó, con Ecuador como aliado cómplice de nuestro litoral. Nuevas olas liberadoras y explosivas asoman su rostro en el ecosistema de la región Pacífico, mezclando etnias, ritmos, y utopías de esperanza.

 

Por: El Zudaca

(Nómada urbano)

 

Advertencia

“Los ecosistemas de los mundos imaginarios  del mar pacífico nos conversan y dialogan, cantando y bailando con sus gritos y cantos llenos de las prosodias que llevan los acentos, los pulsos y los compases de unas matrices rítmicas indelebles que por su oralidad, corporalidad y el lenguaje estético de las africanidades tienen en sus humanidades, todas las sumatorias de las memorias del tiempo de la conquista, la colonia, la esclavitud, la independencia y la modernidad con las resistencias de los procesos sociales que han implicado el desbordarse como sujetos humanos y como pueblos, en las infatigables  e inolvidables luchas por sus libertades en sus palenques,  y en los libres albedríos de saber asumir el cimarronaje desde la dignidad en los espacios históricos de su condición humana”, Luís Tasceche.

 

Polaroid pintada de folklore urbano

Es sábado, y la calicalentura respira buena vibra en un delicioso picnic musical ubicado en el parque la Retreta. Los últimos destellos solares se deslizan por el puerto afromestizo, para recargar de energía las raíces espirituales de la Bambarabanda, artistas chamánicos de Pasto, encargados de la apertura del último concierto show case del MMP, un aquelarre sensorial y ecléctico, que amplificó durante 4 días los diversos sonemas que navegan por las costas marítimas y urbanas del Pacífico, en constante evolución y cambio. El público presente celebra el mestizaje sonoro que teje redes de fiesta popular entre las agrupaciones colombianas Chonta Urbana (Guapi), y las ecuatorianas Papachangó, Maki, Swing Original Monks que le cantan a los 7 mares y a los cinco cielos del Pacífico, ese inmenso anden biogeográfico del Pacífico donde siempre retumba el sonido del tambor.

 

La noche fluye y circundan memorias de pueblos ancestrales, junto a nuevas sensibilidades urbanas, donde las músicas y prácticas sonoras de los grupos invitados conspiran un pentagrama inagotable de venas, arterias, corazones, almas, sentimientos, cuerpos, cadencias y cuerdas vocales. La música empezó en África, y acá se le puso el condimento aborigen necesario que despierta una sensibilidad que apasiona y se autodescubre por la fuerza de los ritmos que hacen mover a propios y extraños en una orgiástica fiesta del cuerpo y del alma, entre los Andes y el sabio milenario Mar de afectos que parió el mestizaje en América, como bien lo plasmó la prodigiosa voz de Martina Camargo, en el cierre perfecto de una noche fantástica.


Conexión y circulación de poligrafías sonoras en clave de mercadotecnia cultural

Con el Festival Petronio Álvarez, como banda sonora telúrica, se realizó con total éxito  la segunda versión del Mercado Musical del Pacífico, generando las condiciones y la  sinergia necesaria  para  seguir  fortaleciendo  la circulación de las músicas de la región Pacífico, entre los distintos actores de la cadena de valor de la música, como emprendedores culturales, músicos, promotores, programadores  y representantes musicales interesados en promover la negociación, difusión e intercambio de experiencias entre los diferentes actores musicales y culturales a nivel nacional e internacional

 

El Mercado Musical del Pacífico  fue organizado, pensado y concebido  como una alianza estratégica público-privada, (entre el Proyecto Industrias Culturales Cali, el Ministerio de Cultura de Colombia, Comfandi, la Alcaldía de Santiago de Cali, junto con Cecom Música,  Mikasa Bar, y el Ministerio de Cultura y patrimonio de Ecuador), que abrió las puertas del Hotel Aristi y el Centro Cultural Comfandi, como una instalación sensorial ecosistémica para el deleite de los encuentros alrededor de la música.

 

Esta edición ha visibilizado en el país, una agenda de trabajo que está recorriendo una serie de procesos internos  importantes para el desarrollo de la industria musical del Pacífico, con discusiones en los 4 departamentos  (Valle, Cauca, Nariño y Chocó ) que abordan las dificultades  y  problemáticas de la oferta y la demanda, que afrontan estos ritmos para conseguir sostenibilidad cultural y sustentabilidad económica en términos de consumo cultural y formación de públicos que puedan recepcionar de forma adecuada las propuestas culturales, con el apoyo de medios masivos y alternativos de comunicación.

 

Agrupaciones de la región como: “Manteca Blue & Latin Corner”, “Viento en popa Ensamble”, “Residuo Sólido”, “Mama Julia y los Sonidos Ambulantes”, “Orquesta Macaro”, “Haga que pase”, “Zalama Crew”, “Canalón”, “Junior Jein”, y “Clandeskina Orquesta”, entre otras tuvieron la oportunidad de ampliar sus perspectivas de desarrollo, gracias a los enlaces, contratos y convenios que posibilitaba una programación que incluyó ruedas de negocios, conciertos en showcase, encuentros informales y tertulias.

 

Por eso Leidy Higidio, codirectora del MMP, resalta que así como nos faltan procesos locales internos, se comenzaron abrir espacios de alianza  e integración  con ciudades de Ecuador como  Esmeraldas y Guayaquil para hacer transferencias de ejercicios de industria cultural, para dinamizar y agenciar una plataforma de economía creativa entre todas las partes involucradas en el escenario  de goce y  felicidad que es el Pacífico.

 

 

 

 

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción