logo lapalabra24 anos   

Hitchcock

 

 

HITCHCOCK

Hitchcock

Dirección: Sacha Gervasi

Guión: John J. Mclaughlin

Duración: 98 min   

2013



Por: Camilo Montaño Duque

 

Estudiante de Comunicación Social

 

Si fuéramos un tanto atrevidos y preguntáramos ¿quién ha sido el asesino más despiadado de la historia? los amantes de la literatura no dudarían en responder que William Shakespeare debería llevarse todos los ensangrentados galardones; sin embargo, si la misma pregunta llegara a oídos de los fieles seguidores del celuloide y las historias contadas a 24 fotogramas por segundo, todos estarían de acuerdo en que el más despiadado, además de atormentado, obsesivo y prolífico de todos los asesinos posibles fue Alfred Hitchcock, el indiscutible Maestro del Suspence.

 


La película se basa en el libro de Stephen Rebello Alfred Hitchcock and the making of Psycho. Al igual que el libro, como nos lo indica su título delator, la cinta intenta recrear la atmosfera de tensión, ansiedad y fatiga que supuso dar vida a una de las legendarias obras del cine en los últimos cien años, y que además es considerada como una de las más efectivas del cine de terror.

 


Uno de los aspectos que vale la pena resaltar, es el mayúsculo acierto que consiguieron Dixie Webster, John McAlary, Sarah Domeier y Terri Taylor en el casting; Anthony Hopkins se viste de abundantes carnes y logra en un par de ocasiones dialogar con los demonios que rondaban la cabeza de Hitchcock; Helen Mirren, adopta el rostro de Alma Reville, esposa de Hitch, quien es, sin lugar a dudas, el personaje mejor desarrollado de la película; Scarlet Johansson y Jessica Biel interpretan respectivamente a las actrices Janet Leigh y Vera Miles sin ningún contratiempo; y James D´arcy, quien a pesar de contar con pocos segundos en pantalla, logra asimilar los rasgos tímidos e infantiles de Anthony Perkins el actor quien encarna al asesino delirante en la cinta original. 


Gracias al cuidado del vestuario, el nivel de detalle con que se construyeron los escenarios y la especial atención que merecieron los objetos de utilería, se consigue crear la ilusión de estar contemplando el panorama de los años sesenta; debido a este efecto de similitud, el mundo construido no resulta postizo o artificial. Sin embargo, y aunque la historia resulta entretenida y fácil de seguir, el espectador tropieza con varios gags que no arrancan más de media sonrisa,  el deseo de integrar decenas de situaciones curiosas ocurridas durante el rodaje de Psycho, impide que momentos claves de la historia no merezcan más de dos minutos de desarrollo. Utilizar el recurso narrativo de presentar y cerrar la película con la clásica intervención que Alfred solía hacer en Hitchcock Presents es un claro homenaje a la carrera del director, pero bien podría obviarse ya que no agrega nada relevante al desarrollo argumental. Un mérito formal que se debe reconocer, es la reivindicación que sufre la figura de Alma Reville, la mente detrás del maestro, mostrada como un personaje esencial en la vida de Hitchcock y todas sus criaturas. Evitando extendernos en elogios y estocadas, podríamos decir que la película cumple con la función, en ningún caso gratuita, de entretener con éxito, a la vez permite explorar la mente febril y obsesiva de uno de los grandes maestros del cine.




 

 

 

 


 

 

 

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción
Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda