logo lapalabra24 anos   

XVIII Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez ¡Un torbellino de magia ancestral!

 

cultura petromio

   

XVIII Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez

¡Un torbellino de magia ancestral!


Llega agosto, y la Marimba se afina para enaltecer la memoria de Patricio Romano Petronio Álvarez Quintero. “El Cuco“, músico y compositor del mítico litoral, donde la músicalentura brota en cada cuerpo y de la cual el mundo puede impregnarse en un Festival que llega a su mayoría de edad, celebrando el natalicio del legendario maquinista del Ferrocarril del Pacífico. ¡Salud, viche y amor por nuestro bohemio griot afropacífico!


Por Maelkum Marley

(Tripulante del Remolque Garvey)

 

Polaroid introspectiva de viajante por una ciudad brisa del Pacífico

Siempre que surfeo con el armónico olor de la greda escondido en los vientos de los Farallones, y desembarco en la ciudadela Petronio Álvarez, localizada en la Universidad Deportiva Panamericana del trópico folklórico, me recibe la negra Margarita con tremendo  plato de pescado con arroz endiablado, y mis sentidos lisérgicos de eleguá son orientados por el maracuviche del profe Víctor, y el currulao galáctico en sus esquinas palenqueras,  me recuerdan que soy una raya en el mar, porque como pregonan las cantaoras: “Y a todo nuestro pacifico lo une una sola fiesta/ Es la fiesta de Petronio identidad de mi tierra”.


Las caderas se mecen de un lado a otro, formando figuras, pañuelos blancos y de colores, hacia adelante y hacia atrás. Un océano de sonrisas blancas extasiadas, pieles negras, canelas, cobrizas, blancas, alborozadas, y mestizadas en algarabía. Rota el vinete, la tomaseca y el arrechón, para destilar la vida. Se rebela una etnia con la descomunal fuerza de la marejada que poseen los cantos tradicionales y las prácticas sonoras de las culturas vitales de los pueblos del Pacífico Sur, alimentando y nutriendo a todos los que asistimos al festival.

 

Somos un carnaval de la diáspora, donde la corporalidad social presente es manglar, río, estero selva, montaña y mar, y el paisaje acústico de chirimías, marimbas, violines caucanos, cununos, bombos y bombardinos, es el testimonio del vínculo emocional con lo divino, lo natural, lo humano, lo apropiado, recreado y transmitido  por la  raíz ancestral.

 

Somos la tarde, la noche, y la alborada donde se venera a Petronio Álvarez, al cimarronaje de sus poesías sonoras como Mi Buenaventura”, y se confirma el mantra literario del maestro Gabriel García Márquez: “las viejas voces de otros tiempos regresan al corazón…”.  Río Timbiquí déjame fluir por Zion. Africa United. ¡Esto es lo que hay!


¡Ashé y currulao ventiao !

 “La impronta esencial del Festival de Música del Pacífico “Petronio Álvarez”, la incorporan los músicos y las cantaoras que  participan como transmigradores  de las tradiciones  orales y ancestrales que han sido transmitidas de generación en generación desde la llegada del África a América, gracias a la capacidad de testimoniar y tejer formas de relacionarse y de ser que tienen los pueblos, puesto que narran las lógicas de ver y entender el universo simbólico del Pacífico y que ilustran acerca de los sentimientos de pertenencia e identidad de quienes pueblan sus calles, sus ríos, sus montes, sus poblados y  sus puertos en ese inmaculado territorio de leyendas y reescrituras”. Luís Tasceche


Ecosistema de alegría y memoria popular

Desde que nació el festival el 6 de agosto de 1997, por iniciativa de Juana Francisca Álvarez y Germán Patiño, ha sido organizado y coordinado por  la Secretaría de Cultura, desde la perspectiva de encuentro familiar, comunitario, musical y gastronómico; convirtiéndose con el transcurrir del tiempo la competencia de categorías en una fiesta del país que convoca al reconocimiento del extenso territorio del Pacífico, y que se ha consolidado como un complejo proceso cultural que busca desarrollar, conservar y divulgar las músicas tradicionales de la región, así mismo reivindicar los valores y aportes de la etnia Afrocolombiana al diverso territorio tricolor, e igualmente impulsar la gestación de empresas de base cultural, y estimular procesos y dinámicas de emprendimiento como el Mercado Musical del Pacífico, que en esta ocasión tiene como país invitado a Ecuador.


En esta versión, que coincide con el centenario del natalicio de Petronio Álvarez,  cuyo prolífico cancionero de  bambucos, sones, abozaos, jugas y currulaos, entre otros ritmos y aires puso a dialogar las músicas del pacífico sur y norte,  se enfatizará en la importancia de su legado con un encuentro académico en el Centro Cultural de Cali, donde reconocidos escritores como el poeta Alfredo Vanín, el cronista Alberto Salcedo, el gestor cultural Graciano Caicedo e investigadores como Manuel Sevilla, y Amelia López, entre otras voces  reflexionaran en distintos conversatorios sobre las poéticas  narrativas
, y cadencias de unas comunidades, que con su folklore pujan  por mejores condiciones de vida en un contexto abrumado por las  lógicas guerreristas y explotadoras de los recursos naturales, y encuentran en el festival otra forma de otear el horizonte desde un puerto más navegable en términos de mercadotecnia desde sus saberes y habilidades.


Por supuesto no puede faltar en el corrinche inaugural la presencia de invitados de lujo como la maestra Alicia Camacha, e intérpretes como Marquitos Micolta, Jimmy Saa y Willy García, y también ustedes: el público diverso y pluriétnico que convierte a la ciudad en un currulao alucinante y embrujador durante el 11 y 17 de Agosto, o mejor dicho hasta que el cuerpo aguante porque los cueros van en la sangre. Todo el mundo está de fiesta, tributando al viajante sideral nacido en la isla de Cascajal, Petronio Álvarez, inmortal héroe afrocolombiano, patrimonio sonoro de la felicidad exultante y sabrosa del litoral.

 

 

 

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción
Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda