logo lapalabra24 anos   

Rompenieves

 

Pag16 1 Rompenieves

  

 

Rompenieves

Título original: Snowpiercer

Director: Bong Joon-ho

Guion: Kelly Masterson, Bong Joon-ho
Año: 2013

Duración: 126 minutos

 

En los últimos años las películas de ciencia-ficción han dejado mucho que desear, por esa razón hay que resaltar la reciente Rompenieves, película destinada a convertirse en obra de culto, o con suerte, en obra maestra del género en el nuevo siglo, aunque por ahora sea simplemente el debut en el cine occidental de Bong Joon-ho, director que ya goza de gran aceptación internacional gracias a sus sorprendentes ‘Memories of a Murder’ y ‘The Host’.

 

Para lograr su primera incursión en el cine de Hollywood, el realizador elige adaptar el comic francés ‘Le transpierceneige’, relato de ambientación post-apocalíptico y corte distópico. La historia transcurre en un futuro donde un experimento fallido para solucionar el calentamiento global termina por helar la tierra, y los únicos sobrevivientes se mantienen con vida al interior de un tren que recorre el mundo movido por un motor que nunca se detiene.

 

El tren contiene lo que resta de la humanidad, y funciona perfectamente como metáfora de la concepción viciada de la actual sociedad, una sociedad jerarquizada donde se encuentra en lo más alto un soberano y en la base los esclavos. La parte del frente es lo más alto de esa sociedad y la cola la más baja. En la cola, viven lo más pobres, los condenados a alimentarse con comidas infectadas, drogarse y vivir de forma miserable; en el frente, viven las pequeñas elites que ignoran y dan la espalda a esas masas “insignificantes”. Sin embargo, se gesta una revolución por parte de los pasajeros de la cola que no se resignan a vivir con esa lamentable condición impuesta; se da inicio así a una batalla por acceder a las cómodas condiciones que ofrecen los vagones del frente, pero para eso hay que atravesar el tren y derrocar la sociedad acomodada.

 

Pese a su trasfondo y a priori discurso sobre la destrucción ambiental, la película nunca se convierte en una cátedra sobre el cuidado del medio ambiente, aprovecha de gran forma las bondades de su género y se permite hablar con gran agudeza del presente situándose en el futuro, para tocar la situación política y social actual.

 

A medida que la rebelión avanza, la violencia no se escatima, claro está, como nos tiene acostumbrados el mejor cine coreano que alcanza a llegar a nuestras pantallas; la violencia nunca es gratuita, siempre justificada, en este caso descarnada y ligada con la concepción del espacio y su fotografía totalmente filmada en lugares cerrados. Pero mientras ese tren no se detiene, y los rebeldes continúan avanzando, asistimos a las representaciones paródicas de los diferentes estamentos sociales y la obvia declaración de principios: “el tren es el mundo”, pero que invita a no limitarse a una primera mirada absurda y violenta de la película, sino a quedarnos con la analogía de la película: el tren es el capitalismo salvaje que no se detiene, acaba con todo a su paso, y por sus ventanas vemos el mundo corroído, un destino que posiblemente se puede cambiar si la humanidad se despabila.

 

 

  

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción
Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda