Festival de la Narración Oral Santa Palabra edición 2014

  • Imprimir

 

Pag14 1

  

Festival de la Narración Oral

Santa Palabra edición 2014

 

Llegó para quedarse. Cuatro días de relatos y música, congregan a grandes exponentes de la escena cuentera foránea y nacional para enriquecer la agenda cultural de Cali.

 

Por: Ricardo Bolaños

Estudiante de Lic. en Literatura

La gente seguía llegando, y no quedaba espacio para acomodar más sillas. Un coro atropellado resonaba en la oscuridad del salón. Los murmullos se trocaban en risas, las risas en carcajadas que se erizaban en agudas notas. Los flashes chispeaban en vagas constelaciones, intentando captar la tarima cercada de reflectores sobre la cual, impasible en la espesura de su ruana, Gabriel Moreno continuaba hilando una sucesión de anécdotas agrestes y picardías con sabor altiplano. El júbilo rodaba sin pausa en el público, parecía no caber en el recinto. Concluyó, y una tormenta de aplausos tronó en el tercer piso del Centro Comercial Premier Limonar.

 

Este fue apenas uno de los actos que cerró el Festival Internacional de la Narración Oral Santa Palabra, cuya tercera edición se desarrolló entre el 4 y 7 de junio en Cali. En esta oportunidad el evento convocó a cuenteros de cinco países, para deleitar con una muestra de sus mejores relatos al público caleño: Claudio Ledesma (Argentina), Loreto Russ (Chile), Félix Albo (España), Silvia Rodríguez (Cuba), y por Colombia, los cuenteros Gabriel Moreno de Chiquinquirá, Luis Carlos Betancourt de Cartagena, Raúl Ríos de Medellín, Jhonatan “Gato” de Bogotá, y por supuesto, Zien Cuentos de Cali, que es la ciudad anfitriona. Este espacio es la apuesta por una mirada global del arte: durante estos cuatro días, el festival presenta una pareja, un nacional y un internacional, para que el público disfrute del contraste, entienda otras formas particulares de construir cuento y las poéticas de cada país.

El Festival también incorpora un importante compromiso con la siembra de la semilla de la cuentería. En una etapa de “pre-festival” que arranca en abril, los integrantes del colectivo Santa Palabra visitan los colegios para invitar a sus estudiantes a participar en el Concurso inter-colegiado. Los jóvenes participan a través de videos, entre los cuales se escogen unos semifinalistas que tendrán la oportunidad de presentarse en el marco del evento para definir el ganador. Esta fase se desarrolla por las mañanas en los colegios, y las rondas semifinales se llevan a cabo en la noche con los adultos en el transcurso de las galas.

 

“El festival nació porque hace mucho nos desarrollamos como cuenteros. Mi primer cuento lo narré a los catorce años. Llevo diez años en esta escena, en la que me asocié con Cristian Fraga, estudiante de Univalle, y Sergio Castellanos, para emprender la realización de este proyecto para la ciudad porque hace falta. Queríamos que la gente fuera a ver masivamente la cuentería, que a fin de cuentas es el arte madre, pues a partir de ahí se construye comunidad entre el rito y el mito, y a veces nos olvidamos de eso y nos quedamos en los conciertos; se nos olvida que primero fue esa construcción cultural de donde se desprendieron las artes”, afirma Johan Castellanos, integrante de Santa Palabra y coordinador del evento.

 

El Festival se consolida como empresa cultural generadora de recursos gracias a los ingentes esfuerzos del Colectivo, que se han granjeado el patrocinio de distintos sectores, como el Centro Comercial Premier que aporta el espacio, San Antonio Pizzas con la alimentación; ADN, Univalle Stereo, y Telepacífico, que ayudan en la visibilización mediática del evento, especialmente a través de programas como Amaneciendo, Tardes del sol y Loggin’. Por supuesto, la búsqueda de recursos también ha llegado al despacho de la Secretaría de Cultura donde, sin embargo, no ha sido posible captar voluntades.

 

“Nos hemos sentado con tres Secretarios de Cultura distintos, y no sé si me equivoco, pero a veces en esa cartera se piensa que uno se acerca para pedirles limosna. No son capaces de analizar cuál es el trasfondo, si eso es lo que quieren realmente los caleños, que a través del pago de sus impuestos la Secretaría de Cultura invierta en un tipo de eventos... No, eso no se analiza. Y otra cosa que no podemos seguir permitiendo es que el sello de la Secretaría de Cultura aparezca en todas partes cuando a lo sumo lo único que propone es poner a circular unos volantes, lo cual no implica un mayor apoyo para un encuentro internacional y cuando se tiene que pensar en tiquetes de gente que viene de Europa, del Caribe y del sur de América”, comenta Johan Castellanos.

 

La última función del Festival les correspondió a Claudio Ledesma y a Gabriel Moreno. La diferencia en la recepción de ambos shows, como en los días anteriores, quedó patente en la acogida más exultante hacia el colombiano, quizá favorecida por su proximidad cultural. Sin embargo, el argentino, al igual que los demás invitados internacionales, logró sintonizar a los asistentes locales en su clave poética y humorística, siendo despedido con un caluroso aplauso, lo cual se traduce en un acierto del Festival en su búsqueda de acercar al público caleño a una visión más universal de este arte. Concluida la ceremonia de clausura, el cierre musical estuvo a cargo del cantautor nariñense Andrés Pazos y su grupo.

 

La meta del colectivo Santa Palabra es que el evento gane más nombre en la ciudad, convoque apoyos, y continuar trabajando duro es la única garantía. Los esfuerzos y sacrificios para llevar el Festival hasta donde está han sido muchos, pero han rendido sus frutos: el posicionamiento y la asistencia de la gente, que son las que, a la larga, justifican los procesos.

 

 

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción