logo lapalabra24 anos   

Estampas

 

Pag 9 10 11 1

  

Estampas

Por: Darío Henao Restrepo

Director La Palabra

1.

El ambiente que vive Brasil a pocos días de comenzar la Copa del Mundo está lleno de expectativas, contrastes, tensiones y opiniones divididas.  El fútbol está en lo más profundo del inconsciente colectivo de los brasileños. En todo lado se habla de la Selección, a tal punto, que una vez Mario “Lobo” Zagalo confesó, cuando era el técnico que ganó el tetracampeonato, “tal vez la mayor dificultad para dirigir la selección es que para los brasileños sólo vale ganar y todos opinan como si fueran el técnico de la Selección”. Esa es la tradición. El reto vuelve, y esta vez es muy grande, después de la inesperada derrota contra Uruguay (2 a 1), todo el mundo espera la revancha histórica en el Maracaná.  El “time” está muy bien, en la mejor tradición del fútbol-arte, aquel que transformó al Brasil un día como el país del fútbol.

 

2.

Los escándalos por corrupción, la galopante inflación, las protestas sociales, la violencia urbana y todas las tensiones entre los partidos políticos y su resonancia en los medios, son el escenario de fondo de una Copa del mundo que se realiza unos cuantos meses antes de la elección presidencial. La presidenta Dilma Roussef es favorita, pese a los escándalos que envuelven a la Petrobras, la mayor empresa del país. La oposición quiere sacar provecho y el PT, con Lula a la cabeza, maniobra para defender su proyecto y mantenerse en el poder.

 

El debate está muy enrarecido por denuncias por todos los lados de corrupción, ese cáncer global que campea en muchos organismos públicos y privados del país. Dilma y Lula van insistir en “virar o jogo” llevando para el debate electoral la verdad cruda y desnuda temida por los conservadores: el pacto de un nuevo ciclo de crecimiento con distribución de la riqueza como algo indisociable para el avance de la democracia. Lula es enfático en este punto: “No vamos a conseguir resolver en 11 años las desigualdades de 5 siglos. El dato concreto es que avanzamos de forma extraordinaria.” Nadie lo puede negar. El pero que levantan muchos, y que la gran prensa magnifica en coro con la oposición, es la aplastante realidad de pobreza de un sistema capitalista despiadado donde se han introducido cambios importantes en apenas 10 años de las administraciones de Lula y Dilma, los líderes del proyecto político del PT.

 

3.

Pag 9 10 11 2La Copa crea empleos y es un buen negocio para el país. Aunque muchos la cuestionan, y con mucha razón, sin duda la Copa será un éxito y el Brasil sacará ventajas del mayor acontecimiento deportivo del planeta. Las cifras hablan por sí solas: 700 mil empleos directos e indirectos fueron generados; el turismo va mover unos 15 billones de dólares en el mes de los juegos; van a circular 3,6 millones de personas entre las 12 sedes, de las cuales 600 mil extranjeros, cuyos gastos van a superar hasta un 42% la media reciente calculada. El lado oscuro de todo esto son los problemas sociales y la galopante inflación. Con la Copa los precios están disparados y el ciudadano común se queja y hace maromas para sobrellevar las cosas.  Unos dicen que pueden explotar protestas, otros que apenas Brasil empiece a ganar, la euforia tomara cuenta, y nadie se va acordar de nada distinto a que Brasil será el campeón. Por las dudas, el Ejército brasilero ya tiene listo un fuerte esquema de seguridad. Ya dieron muestra entrando tanques a una favela carioca cerca al Maracaná, Maré, una acción que la población aceptó de malagana y fue explicada como supuesto control del crimen organizado. Por razones de seguridad no se podrán vender bebidas alcohólicas en bares aledaños al Maracaná. “El colmo –protestan los dueños–, dónde se vio fútbol sin cerveza, es un despropósito”. Para no hablar de los precios astronómicos de los ingresos a los estadios. Pese a todo viene la fiesta y la gente pinta sus casas y calles de verde y amarillo.

 

4.

La música está siempre ahí. Roda de samba en el morro de Conceipcao, cerca al puerto, cerca de Pedra de Sal, el lugar donde llegaban los esclavos a Rio de Janeiro. Chorinho en la plaza San Salvador de Flamengo, un género delicado y muy expresivo de la manera de sentir de los brasileros. Farol de la Barra homenaje al gran compositor Dorival Caimmi en show de Daniela Mercury y su hijo Danilo, 30 canciones del gran poeta de “é doce morrer no mar”, “o que que a vaina tem” “eu vou para Maracangalha” “¿você já foi a Bahia, nao? Entao vai”, letras que habitan la memoria popular.  La plaza de Pelourinho, emblemática de Salvador, es el escenario del show de Chico César, un paraibano, que expresa los ritmos del nordeste, con el samba y el reggae. Su canción Mamá África emociona a las 100 mil personas que lo escuchan, una metáfora de la mujer negra trabajadora. Biblioteca Central da Bahía, tres videos de tres realizadores afros –cantor negro, niños negros y viejo matrimonio de negros– lo que da origen a una rica reflexión con estos jóvenes realizadores. El bello show de Gilberto Gil en el teatro Castro Alves en homenaje a sus cantantes predilectos Joao Gilberto, Caetano Veloso, Luis Gonzaga y Dorival Caymmi. Quien fuera ministro de la Cultura del primer gobierno de Lula, a sus 72 años le rinde un homenaje a lo más significativo de la música popular de su tierra. Una Orquesta de Olinda, una ciudad de Pernambuco, exhibe el encanto de las músicas nordestinas en formatos modernos, de fusión con el reggae, el samba y el rock. Esto es lo que el poeta Oswald de Andrade llamó como la antropofagia brasilera.

 

5.

Conversaciones en la calle. Es mejor escuchar que preguntar. Entre los taxistas son más los que defiende al gobierno de Dilma y al PT. Saben que la derecha y los grandes medios que controlan “Vao jogar pesado” (van a jugar pesado) en estas elecciones, el neoliberalismo quiere volver al poder. Los estudiantes de la izquierda radical en los bares del centro de Río están desilusionados con el gobierno aunque lo prefieren ante el peligro de que vuelva la derecha al poder.

 

Pag 9 10 11 3Igual sensación dan muchas conversaciones en un barrio popular, el Dois de Julho, en Salvador, o  en Moraria, en los que comparto cervezas con carne de sol, yuca frita y   lambreta, una especie de mejillón cocinado al vapor con mucha cebolla. Los profesores universitarios. La vendedora de acarajé. Los aseadores de la calle. Una editora. Un bancario. Un productor cultural. Cineastas negros. Un historiador reconocido. Una variopinta muestra de opiniones sobre un objeto complejo de entender. Todo es según el color del cristal con que se mire. Un gringo y una profesora de inglés hablan pestes de la corrupción. El caso de la Petrobas es noticia y abre una investigación en el senado de la República, una CPI (comisión de investigación). La presidenta Dilma baja en las encuestas, ya no gana en la primera vuelta, lo que genera nerviosismo, pues la segunda será apretada. Lula ya salió a hacer campaña por Dilma, y juega duro, dice que la peor y más corrupta administración de la Petrobras fue en el gobierno de Fernando Henrique Cardoso. Como en Colombia, todos los candidatos sacan a relucir sus argumentos y denuncias, y como es apenas obvio, el gobierno Dilma y su campaña ya entraron en campo. Muchos dicen que ganar la copa sería bueno para Dilma. Esa euforia colectiva, que “mexe” (remueve) con el alma brasilera, sería un alivio para el país y para un gobierno que lo más seguro es que será reelegido.

 

6.

Bahía de todos los santos, Salvador, ciudad conocida en el mundo como la Roma negra brasilera y recreada en su magia y encanto en las novelas de Jorge Amado –Capitanes de Arena, Tienda de los milagros, Jubiabá, Doña Flor y sus dos maridos y Quincas Berro de Agua– es hoy una metrópoli de 4 millones de habitantes y una población de origen africana mayoritaria, cuyas expresiones se sienten por todas partes. En el apoteósico homenaje por los 100 años del natalicio de su más entrañable cantor, Dorival Caymmi, en la plaza del farol de la barra, las más de cien mil personas que lo cantaron en coro, en su mayoría “povao” (pueblo) provienen de los barrios proletarios: Caminho de Rio Vermelho, Estrada de Liberdade, Fazenda García, Brotas, Federacao, Amaralina, Bate-Folha, Sao Caetano, Cabeceiras da Ponte, entre muchos.

 

Pag 9 10 11 4En esas barriadas están los terreiros del candomblé, lugares para el culto de las religiones afro-brasileras. Asistir a estos cultos ya sea de las obligaciones con los orichas –Yemayá, Exú, Ogum, Ochun, Iansá, Changó, Iroco, Olocum, Obá, Oxalá, Oxósi, Naná e tantos más–, los despachos (pedidos) o a la fiestas de dar comida al santo permite entender la cosmovisión afro-brasilera que hoy permea, además de los sectores populares, a todas las clases sociales en un país de dimensiones continentales como el Brasil. El santo protege y ayuda, me dice una madre de santo en el terreiro de Ilé Axé Opó Afonjá, y explica los sincretismos religiosos en muchas corrientes del candomblé: el jeje-nagó, jejé-nagó-muculmi, jeje-nagó-banto, jejé-nagó-musulmi-banto, jeje-nagó-banto-caboclo, jeje-nagó-banto-caboclo- espirita, y el jeje-nagó-musulmi-banto-caboclo-espirita-católico. Mucha cosa para quien no es iniciado o un estudioso de la antropología de estas religiones. Nina Rodrigues, Edison Carneiro, Arthur Ramos, Roger Bastide, Pierre Verger son los autores cuyos libros son punto de partida para comprender algo de un aspecto tan presente en la cultura brasilera. Que en los últimos tiempos tiene competencia y conflictos con los cultos protestantes, más intolerantes que los católicos en el pasado, y que por su fuerza política en el Congreso quieren desconocer el candomblé como religión por su politeísmo. Los afro-brasileros saben muy bien, por su propia experiencia histórica, que tradición es resistencia.

 

7.

Pag 9 10 11 5La tierra “do melhor futebol do mundo”, con glorias como Leónidas, Pelé, Didi, Garrincha, Zico, Rivelinho, Tostao, Ronaldo, es un país emergente que ya entró al club de las 10 mayores economías del mundo. Hoy tiene su mayor comercio con China, Japón, Europa, África y América Latina. Con los Estados Unidos apenas el 12%, con China el 25%, lo que muestra su pujanza y la concreción de un proyecto de país con relaciones multilaterales, con mucha autonomía frente a los Estados Unidos, factor que ha tenido un papel muy positivo para América Latina. Iniciativas como Mercosur y Unasur, sin duda, a mediano y largo plazo, cambiarán la geopolítica del continente. El pueblo quiere que todo esto se concrete en mejores condiciones de vida para todos, y como lo decía una de las consignas más justas de las protestas –Queremos patrón FIFA– esto es, tener la misma calidad e inversiones millonarias realizadas en los estadios, aeropuertos e infraestructura vial sea para todo: Transporte, Educación, Salud, Vivienda, Bienestar y Recreación. Que todo el Brasil sea tan limpio, bonito y deslumbrante como el nuevo Maracaná donde el mundo entero asistirá al final de la Copa. Una utopía clara: democracia y bienestar social. Con escuelas cayéndose a los pedazos, “Nao da, nao da mesmo” dice la gente. Y tienen toda la razón.

 

 

    

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción
Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda