logo lapalabra24 anos   

Medio siglo de estudios humanísticos

Portada Mayo 2013



Medio Siglo de Estudios Humanísticos

 

 

 

La Facultad de Humanidades de la Universidad del Valle celebra 50 años de existencia. De sus diversos programas han egresado miles de humanistas –filósofos, lingüistas, literatos, historiadores, geógrafos y trabajadores sociales–, una contribución fundamental para cimentar valores e identidad  en una sociedad urgida de desarrollo material y cultural, incluyente y democrática. Hoy es  uno de los centros de producción intelectual más importantes e influyentes del país.

 

 

 

Por: Eduardo Losada Tabares

 

Estudiante de Lic. en Filosofía

 

Y Camilo Montaño Duque

 

Estudiante de Comunicación Social

 

 

 

Los primeros años

 

A mediados de los años cincuenta, hace aparición en la Universidad Industrial del Valle del Cauca, después del año 1954 Universidad del Valle, la Oficina de Extensión Cultural, un centro de estudios que pretendía humanizar, mediante talleres misceláneos, las prácticas y los oficios de predominancia técnica o científica que se ofertaban en la académica. Tras varios años de haber visto cómo las humanidades eran consideradas simples materias complementarias a las ciencias útiles, por iniciativa del entonces rector, Mario Carvajal, y el secretario general, Óscar Gerardo Ramos, entre 1962 y 1963 se configuró la naciente Facultad iniciando con Historia en el 62 y el siguiente año con Filosofía y Letras. Bajo la dirección de Óscar Gerardo Ramos, como secretario Delio Merino y como secretarias Consuelo Núñez de Arizabaleta y Teresita Villegas. El cuerpo de profesores en esta primera etapa estuvo conformado por Soffy Arboleda de Vega, León J. Simar, Herbert Hilsen, Antonio Antelo, Armando Romero, Modesto Tessari, Santiago Sebastián, Eduard Strecino, Luis Enrique Sendoya, Jaime Ospina, Gloria Rodríguez de Ospina, Ruth Ann de Duque, Herbert Moore, Benjamín Otero García, Antonio Navarrete Nieto, Jon Tanaka, Miguel Ángel Toledo, Elizabeth Mesa, Samuel Palacio, entre otros.

 


Entre 1963 y 1964 gracias a la constitución formal de la Facultad para el estudio de las humanidades, y al especial interés que los estudios humanísticos le merecían a Mario Carvajal, quien fuera Rector de la Universidad del Valle desde 1954 hasta 1966, la Facultad empieza a crear planes de estudio enfocados en resolver inquietudes humanísticas; Filosofía y Letras, Historia y Música, planes que dan inicio a estudios más profundos y elaborados para la primera Facultad en ofertar este tipo de estudios en la región.

 


Esta época fue de suma importancia para la naciente facultad, ya que los esfuerzos conjuntos de todos sus pioneros, contribuyeron de manera significativa a construir un pensamiento crítico y responsable para con la región. Debido a esto se fortalecen los estudios históricos relacionados con el Valle, se gesta la importante labor de recuperar y preservar la obra literaria de los grandes autores Vallecaucanos; Oscar Gerardo Ramos y Francisco Zuluaga, se interesaron en recuperar el maltrecho Archivo Histórico del Valle, así como por crear, con el interés académico más genuino, la primera biblioteca en humanidades de la Universidad, la cual se empezó a construir cuando se adquirió la biblioteca personal del Rector en retiro Carlos Arturo Cabal.

 


Los años 70

 

A finales de los años sesenta y a mediados de los convulsionados años setenta, el mundo entero sufre cambios considerables que repercuten de manera directa en todas las esferas sociales y culturales.  La amarga ilusión de que la guerra fría duraría para siempre, el triunfo de la revolución cubana sobre las desmesuras de Fulgencio Batista, la descarnada guerra de Vietnam y las múltiples protestas en su contra y Mayo del 68, fueron algunos fenómenos que influenciaron de manera contundente las practicas intelectuales que se encontraban comprometidas en analizar dichos fenómenos de manera inmediata. La creación del Cineclub de Cali, la apertura del Festival Internacional de Arte, el auge del cine que mereció hablar de Caliwood, la aparición de nuevos espacios de exhibición e intercambio artístico tales como Ciudad Solar y el Museo la Tertulia que enriquecían cada vez más el panorama cultural de la ciudad, la expansión incontrolable que sufrió Cali durante y después de los Juegos Panamericanos, configuraron el ambiente propicio para que se gestara una mayúscula reestructuración sociocultural en la ciudad.

 


Respondiendo a estos fenómenos, y con la responsabilidad de hacer frente de manera crítica a los cambios que se fueron gestando año tras año, década tras década, la Facultad de Humanidades de la Universidad del Valle adquirió un criterio invaluable y sumamente influyente frente al modo de pensar y construir conocimiento humanístico en el país.  En estos años se destacan en todo el país los historiadores Germán Colmenares, Edgar Vásquez y Jorge Orlando Melo, los filósofos Daniel Herrera,  Estanislao Zuleta, William Betancourt, Lelio Fernández, Angelo Papaccini y Jean Paul Margot, los lingüistas Ángel Baena y Tito Nelson Oviedo, los escritores Óscar Gerardo Ramos, Gustavo Álvarez Gardeazábal, Carmiña Navia y Jean Bucher, el dramaturgo Enrique Buenaventura, el geógrafo Luis Valdivia, entre tantos, consolidando un tradición intelectual que trascendió a otros ámbitos y le mereció reconocimiento nacional e internacional.

 


Las últimas décadas

 

En las última dos décadas, la Facultad consolidó sus programas de postgrados –especializaciones, maestrías y doctorados– lo que le ha permitido formar al más alto nivel estudiantes provenientes de la región y el país e iniciar programas de doble titulación con otros países. Además cuenta con una larga tradición de publicación de libros y revistas especializadas –Poligramas, Historia y espacio, Entorno geográfico, Prospectiva, Lenguaje y Praxis Filosófica– que la han situado como un referente en el país en los distintos saberes humanísticos.

 

 

 

Hoy es una es una de las  facultades de Ciencias Humanas más importante del país,  que ofrece formación académica e investigativa a través de 12 programas de pregrado, 12 maestrías y especializaciones, un doctorado interdisciplinario en Humanidades con tres líneas –Identidades y reconocimiento, Análisis del discurso e Historias, Sociedades y Culturas AfroLatinoamericanas– próximamente una línea en Estudios de Género, y doctorados disciplinarios en Filosofía, Literatura e Historia. Desarrollos que dan muestra de sus avances cualitativos. Todo esto ha sido posible gracias a que la facultad promovió los estudios de sus profesores en las más prestigiosas universidades del mundo y hoy cuenta con la mayoría de ellos con doctorados y maestrías, muy por encima de la media nacional, lo que redunda en la calidad de sus programas académicos, la investigación y su intensa labor de proyección  a la sociedad.

 


La formación  humanística puede responder a los retos académicos de la región, el país y el mundo, a través, no solo de sus disciplinas, sino de los programas de proyección social, como la Cátedra UNESCO, la Feria del Libro Pacífico, el Centro Virtual Isaacs, el Observatorio Sismológico del Sur Occidente, OSSO, el periódico cultural La Palabra, y de la extensión de la mayoría de sus programas a las sedes regionales de la Universidad.

 

 

 

En los últimos años, la Facultad ha sido epicentro de importantes eventos como el Congreso Nacional de Literatura y Lingüística, el Congreso Nacional de Filosofía, el Congreso Nacional de Trabajo Social, Seminarios internacionales de la Cátedra Unesco, los Simposios internacionales Jorge Isaacs, coloquios internacionales de geografía y filosofía, encuentros nacionales de estudiantes de filosofía, literatura e historia, el Congreso nacional de Historia, y recientemente el Congreso de Literatura Latinoamericana (Jalla 2012) que tuvo a los más importantes investigadores de la literatura de las universidades de varios continentes. A esto se suma el diálogo permanente con intelectuales y académicos del país y del mundo que nos visitan gracias al intercambio de nuestras maestrías y doctorados.

 

 

 

Entre las iniciativas recientes de la Facultad, vale destacar la Feria del Libro Pacífico, patrocinado por la Universidad y coordinado por la Facultad, que en sus 18 versiones se ha consolidado como la segunda feria del libro del país y en el mayor evento cultural de la región, con una proyección a más de 500 mil personas a través de sus programas y entrevistas de televisión, la trasmisión por internet del Simposio internacional Jorge Isaacs, la muestra editorial y la descentralización a escuelas, colegios, centros culturales y universidades del Valle del Cauca de su programación cultural y académica, con atracciones como la Carpa de Melquíades, un museo de ciencia interactivo que convoca cada año a más de 70 mil estudiantes. En las 12 versiones organizadas por la Facultad se le dio carácter internacional a la Feria del Libro Pacífico, teniendo como invitado a un país cada año, con su producción editorial  y la participación de escritores, artistas y académicos de cada uno de ellos. Los países invitados han sido: México, Venezuela, Ecuador, Panamá, Japón, Brasil, España, Argentina, China, Perú, y este año Puerto Rico. En suma, se trata de un proyecto de extensión universitaria a toda la sociedad sin precedentes en Colombia, con un gran prestigio y reconocimiento por la apertura de la región al país y al mundo.

 

 

Durante medio siglo de ardua labor, La Facultad de Humanidades se ha caracterizado por entregar a la Universidad y a la sociedad colombiana, los conocimientos y la mirada crítica, mediante los estudios básicos de la cultura y las “ciencias del espíritu”. La Universidad del Valle en cumplimiento de su misión cuenta con los saberes humanísticos para contribuir a la sociedad colombiana y, en particular a la región, en tiempos en que se procura la paz y está al orden del día la meta de una sociedad más justa e incluyente, más humana y solidaria.

 

 

 

 

 


 

 

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción
Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda