logo lapalabra24 anos   

La Momia Guisada, entre líneas poéticas

 

 

Cultura 1 (FILEminimizer)

 

 

La Momia Guisada, entre líneas poéticas

 

Ya la inmortalidad la hemos hallado, somos más que la vida, somos la fuerza creadora de la palabra y el infortunio, somos el caos, el puente que une la locura y la cordura, la belleza con lo despreciable, la verdad con la falacia. Somos un disfraz auténtico que llevamos todos los días, somos la tormenta que viene después de la calma. (LMG)

 

A Daniela, Gloria y Johanna

 

 

 

Por: Luz
Licenciada en Literatura

 

El movimiento artístico en Cali se encuentra visiblemente marcado por crecientes tendencias poéticas; La Momia Guisada hace parte de esa nueva ola que interpreta el papel de poesía activa e itinerante, un rol que demuestra el carácter severo de tres poetas abismales: Avellaneda Flores, Naira Miranda y Abigail Bécquer, quienes develan su potencial en todas sus creaciones e interpretaciones.

 

Nacidas como colectivo el 16 de mayo de 2.010 con la compañía de Luis Carlos Rodríguez –quien las seguiría sólo hasta los dos primeros años–, fue creciendo y forjándose un gran proyecto poético para La Momia Guisada, que hoy es un grupo sólido, dinámico y arriesgado; participantes activas de casi todos los recitales de poesía en Cali y del Encuentro de mujeres poetas en Roldanillo en el 2.012 y 2.013. También han sido galardonadas y publicadas en la ciudad y en otros países. Son destacadas poetas de tiempo completo y docentes por vocación. Su poesía, sus fuerzas y sus voces, son producto de años de preparación, disciplina y uno que otro aguardiente.

 

Ley, texto y manifiesto

 

Ser Momia es representar a la mujer guerrera, desinhibida de todo planteamiento artístico establecido, cualquier arquetipo y caricatura de viejo poeta. Ser Momia en Cali es librarse del clisé poético, del pudor al performance y a la estética canónica, a la farándula literaria y a la copa de vino con trocillo de queso al final del recital. Ser Momia es no sumarse a una vanguardia, codearse con los poetas vallunos o tertuliar con  la nueva ola pseudo-intelectual de Cali. Ser Momia es ser Naira Miranda, Avellaneda Flores y Abigail Bécquer.

 

La propuesta poética de estas mujeres del arrabal literario surge como oposición a la poesía de los veteranos poetas que acaparan los salones, auditorios y centros culturales. La Momia Guisada se une a la voz joven y entusiasta que pretende revolucionarla poesía en los parques, en los baños, en los bares, en las universidades, en la tienda de la esquina, en la plaza de mercado, en un aeropuerto o frente a un batallón militar. La poesía en Cali tiene mil formas de transformarse, reinventarse, resistirse a los días o sencillamente Momificarse.

 

Somos, así como los palíndromos, lo mismo de un lado que del otro, juego de palabras, sensación de confusión, enigma de las letras, la impaciencia del crear. Hemos venido a confundirlos y dilatarlos, a destruirlos para recrearlos, a convertirnos en esa melodía fastidiosa que sale de un bus matutino, en ese perro que se orina fuera de su casa mientras Ud. descansa, en ese vecino que deja la basura en su entrada, en esa mierda que pisa en la calle cuando va de afán, en esa situación engorrosa que engendra en Ud. los más repugnantes deseos.

 

 

 

Traer a los muertos por uno o dos días a la vida…

 

El dos de noviembre, el barrio Brisas del sur escuchó el bramido de la muerte en la propia voz de La Momia. Con un acto de declamación poética como homenaje al día de los muertos, La Momia Guisada despertó de la eternidad a los que descansan en el recuerdo de sus seres queridos. La poeta Avellaneda Flores fue la encargada de abrir la velada con una narración sobre la concepción indígena de la muerte; con sigilosa entonación pronunció las letanías de América y el historial nativo de los antepasados que reinan el supramundo.

 

Hacia las ocho y veinte p.m. se abrió el recital, las palabras cobraron vida en medio de la obscuridad. El ruido de la muerte fue superior al rugido de los helicópteros que nos sobrevolaban. El sonido invasor del cielo se acrecentó, se apoderó de la noche de todos los muertos; los expectantes del ritual, atentos a los movimientos de las tres momias se esforzaban por escuchar las invocaciones pese al persistente aleteo de las máquinas; un puñado de militares de la tercera brigada ascendió con velocidad por el parque mientras una nube de tabaco se disipaba lentamente. Catrina, la muerte de la cultura mexicana, despertó esa noche para recordarnos a los que se había llevado y los otros tantos que nos arrebataría.

 

Subían y bajaban por el parque niños, niñas, triciclos, vecinos del barrio, motos de todo tipo y en todas las condiciones. Las tres Momias rondaban incesantes por el altar levantado a Catrina; comenzaron a circular y levantarse las copas de vino para brindar por los idos. Abigail y Naira, con diligente voz, adornaban la noche con sus poemas fúnebres, sus ironías mortales y con la risa loca que envuelve a La Catrina. Cada poema se convertía en una tectónica invocación a los muertos, a los vivos, los que están del más acá, al espíritu creador y regenerador, al acto poético mismo. Las momias lograron su objetivo: resucitaron la muerte.

 

Conozcamos pues a Abigail, Avellaneda y Naira, desorbitémonos de la cotidianidad y comencemos a disfrutar de esta poética andante antiescueladeestudiosliterariosacadémicos aferrada al goce sin pedantería y degustemos la rica palabra que La Momia nos tiene guisando. Amén.                    

 

 

 

 

 

 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción
Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda