logo lapalabra24 anos   

 

musica 

 

 

XIII Encuentro de Creadores de Jazz Fusion y Experimental

 Ajazzgo

 Esto lo estoy tocando mañana

 

 

 

Por: Jenny Alzate

Estudiante de Licenciatura en Literatura

 

Once bandas desde Cuba, Brasil, Puerto Rico, Italia, España, Colombia y Venezuela se encontraron en la Kalipuerto Musical, para imbuir nuestros cerebros sofocados en el exquisito remanso de la música. Paquito de Rivera y Trio Corrente, Volcán, Rosa Passos, Gabriele Mirabassi Trio, Lucía Martinez-Cuarteto, Tamborimba Ensamble con Alfredo Naranjo, Urpi Barco Jazz Cuartet, Africali, Jorge Herrera & Friends, Sángo Groove y el Calle Hueso y la Mamba Negra nos invitaron al vehículo sonoro del Jazz; música mestiza que transgrede espacios y tiempos para sumergir a las personas en la esfera del ritmo.

 

 

Musica de cualidade

 

Nativa de Salvador de Bahía, la primera ciudad más afrodescendiente en Latinoamérica, Rosa María Farias Passos es una compositora e intérprete que brindó a los caleños un concierto de canciones fluviales entre el Bossa Nova y el Jazz. La “Dama del jazz brasilero” estudió piano desde los tres años secundada por su padre, y se presentó por primera vez en público en un programa de televisión a los 14. Influenciada por satélites de la música brasilera como Jom Jobim y Eilis Regina, hoy es una de las más importantes intérpretes de jazz del mundo. Durante el Ajazzgo, disertó con estudiantes de música, profesores y aficionados al jazz sobre el oficio de los intérpretes y sobre sí misma como personaje:

“Yo soy soprano. Siempre fui muy intuitiva musicalmente. En la linda música existe respeto y afinidad. Nosotros hacemos música de cualidad. Hay diferencia entre un cantor y un intérprete porque para interpretar se debe tener inspiración, respiración, dicción, dinámica.”

 

Habló también de la relación con sus músicos: “Aquí no somos uno solo. Nosotros somos una familia”.

 

Durante el conversatorio, un chico se paró entre el público y le mostró un Balafón, primo de la Marimba, que hizo vibrar las estructuras del teatro para que Rosa Passos, coqueta, alegre y diáfana, improvisara un tarareo que antecedió su concierto donde nos hechizó con su canto de ave sureña, que sopla rosas de cristales de viento sobre los corazones con “saudade” en la ciudad tropikal.  

 

 

El Perseguidor

 

Pegado a su saxofón, en medio de un lapsus creativo, Jhonny, el personaje que representa a Charly Parker en el cuento “El Perseguidor” de Julio Cortázar, exclama: “¡Esto lo estoy tocando mañana!”. Con ello se refiere al carácter atemporal de la música. Al Ajazzgo llegó El Perseguidor del Barrio Cubano de nuestra Latinoamérica, Paquito de Rivera, para perfilar el tiempo como un dibujo que emergían  de su clarinete y su saxofón.

Francisco de Jesús Rivera Figueroa nació en La Habana Cuba el 4 de junio de 1948. A los cuatro años ya era un niño prodigio que se sentaba junto a Tito de Rivera, su padre, para imitar sus conjuros sonoros con un saxofón de plástico. A los 19 años, este clarinestista, saxofonista alto, tenor y soprano, debutó con la Orquesta Nacional de Cuba, su País,  que emergió en una pregunta durante la rueda de prensa: “Hace 33 años yo tuve que salir de ahí. Perdí la niñez de mi hijo. Perdí mi País”.

 

 

Hay obras literarias que integran el jazz a la literatura. ¿A usted le ha pasado a la inversa?

 

Me gusta El Perseguidor de Julio Cortázar, cuando lo leí, me sentí identificado con el personaje de Charly Parker que el construye allí y su relación con el saxofón.

Luego de una breve rueda de prensa, Paquito de Rivera se fue por los pasillos del Teatro Municipal para tomar el escenario y ensayar, sin saber que había atrapado la voluntad de persistencia de Jessica Serna, una estudiante de Teatro y Música de la Universidad del Valle, que llegó al Teatro con el dinero justo para comprar una entrada a Galería, y se encontró con una taquilla agotada y los precios elevados de las boletas revendidas:

 

“Cuando me acerqué a la taquilla para comprar la boleta de galería ya no habían, y afuera estaban revendiendo boletas muy costosas. Cuando cerraron las puertas del teatro, dije: “ya no entro”. Pero también me dije: “un momento, esperece que usted si va a entrar” Al final, un revendedor me dejó la boleta de Platea en 35.000 pesos, pero no me dejaron entrar porque era de Cortesía y estaba prohibido venderlas. Fui a que me devolvieran el dinero, lloré, llegó hasta la policía, y al final me dejaron entrar y lo escuché todo desde la tercera fila”. “Cuando estaba en el concierto, dos horas se me pasaron como en diez minutos. Era tan fresco. Paquito de Rivera es una calidad de persona y eso se le nota en su interpretación. El intérprete y el espectador se convierten en una sola melodía. Todos los músicos se integraron de una forma que parece que hubieran tocado toda la vida juntos”.

 

El domingo 8 de septiembre en el Teatro al Aire Libre Los Cristales, el público bailó al son de Calle Hueso y la Mamba Negra, que tocaron vientos de Latin Jazz para cerrar el AJAZZGO. Nuestra ciudad fue seducida con el estado del no-tiempo, y hoy repican en las tardes naranjas del Pacífico Sur los besos sonoros de la música mestiza, mientras un rumor recorre las calles afromulatas de nuestra Kalipuerto: ¡Petronio ya está aquí!.


 

Un público satisfecho por las claras y apropiadas ponencias es el resultado de cuatro jornadas de argumentación y debate. Un importante ejercicio que posibilitó poner a la luz los cuatro siglos de las Novelas Ejemplares, lecturas actualizadas y la mezcla de disciplinas; cruces interesantes para ampliar públicos y la comprensión de un autor con merecido reconocimiento, quien con su obra marcó el 23 de abril como el Día de la Lengua, el día de Cervantes; pero que enfrenta dificultades de comprensión por su lenguaje. Combatir esto es el oficio de estos encuentros.Un universo dialógico

Congreso Internacional Cervantes

Escenarios y fronteras de la ficción
Busqueda
Versiones Anteriores
Descargar PDF

portada

Agenda