Homenaje – Ignacio Torres Giraldo (1893-1968)

Ignacio Torres Giraldo (1893-1968)


Divulgación de un legado inédito


Por: Mateo Fajardo
Estudiante de Lic. en Literatura




Ignacio Torres Giraldo.


La ponencia del profesor Juan Carlos Celis, sociólogo catedrático de la Universidad Nacional de Colombia, da cuenta de una amplia investigación en marcha alrededor de la figura intelectual de Ignacio Torres Giraldo. Hánsel Mera y Apolinar Ruíz, estudiantes de maestría en sociología de la Universidad del Valle, preparan un estudio sobre los procesos de modernización en Cali durante la segunda década del siglo XX y la participación de Torres Giraldo como intelectual abanderado de las luchas e intereses populares. Aparte de estas dos investigaciones en curso, poco se ha escrito sobre el personaje en cuestión, figura crucial en la conformación de las corrientes políticas de izquierda en Colombia y líder de los primeros movimientos obreros del país durante los estadios iniciales de integración al sistema capitalista mundial, aunque su papel relevante no es desconocido en los trabajos de historia social del profesor Mauricio Archila Neira, en los volúmenes de Gente muy rebelde de Renán Vega Cantor, ni en la compilación de Klaus Meschkat y José María Rojas.

Ignacio Torres Giraldo es autor, además, de una extensa obra, en su mayor parte inédita, en la que son recurrentes asuntos colombianos de índole política y económica, textos literarios, informes, correspondencia, manifiestos, conferencias, etc. Algunos de sus libros fueron publicados en vida, otros recientemente han sido publicados por el Programa Editorial de la Universidad del Valle; todos los originales reposan en el archivo personal del autor donado por la familia a la misma universidad. El fondo documental fue digitalizado por la Biblioteca Mario Carvajal y está dispuesto para consulta en la sala de Mapoteca, tercer piso, aparte de haberse cargado parte del archivo a la biblioteca digital.



Foto: http://libreriasiglo.com/ciencias-sociales-y-humanidades/25508-50-meses-en-moscu.html#.W_LSKzgzYdU


Antioqueño de Caldas, como él mismo se llama, nació en Filandia el 5 de mayo de 1893 y murió de un paro cardiaco en Cali el día 15 de noviembre de 1968. Los interesados en profundizar el conocimiento de fechas y vicisitudes de la trayectoria política de Ignacio Antonio Torres Giraldo, su militancia directiva en el Partido Socialista Revolucionario y luego en el Partido Comunista de Colombia, los periódicos que fundó, su participación en importantes huelgas como la trágica de las Bananeras en 1928, los cuatro años de estadía en la Unión Soviética y el final de su carrera como “marxista independiente”, pueden consultar la “Síntesis autobiográfica” que abre su libro Cincuenta meses en Moscú, el artículo introductorio del Inventario general del fondo I.T.G. y el que lleva su nombre en el volumen Pensamiento colombiano del siglo XX , aparte de ir directamente al archivo personal del autor donde se puede revisar el material todavía inédito de sus escritos.



Foto: https://prensalibrecauca.wordpress.com/2012/07/20/accion-urgente-no-3-comites-de-obreros-y-trabajadores-ignacio-torres-giraldo-modep-pereirarisaralda/


Hijo de una devota madre conservadora y de un dirigente padre liberal, alternó durante su infancia en las dos casas virtualmente antagónicas. Admiró a sus dos tíos maternos que ocupaban altos cargos militares en el ejército azul de la Guerra de los Mil Días y sufrió la casi permanente ausencia de su padre en medio del conflicto bélico, obligado como lo fue a una vida clandestina por su papel principal en las fuerzas liberales. Circunstancia esta que seguramente modeló el temperamento infantil de Torres Giraldo y que salvaguardó su inteligencia del contagio de inclinaciones fanáticas. Así lo escribe repetidas veces en el Anecdotario y en los Recuerdos de Infancia a propósito de su amistad con el poeta Guillermo Valencia, padre del presidente Guillermo León Valencia –quien propició las autodefensas campesinas en los años 60– y bisabuelo de la ahora senadora Paloma Valencia; a propósito también de su afiliación al uribismo del entonces adalid Rafael Uribe Uribe, aunque en los comienzos de sus inquietudes intelectuales y políticas haya demostrado cierta distancia frente al partido liberal, encaminándose más bien hacia las ideas socialistas. Como señala el profesor Archila Neira en su reseña del Anecdotario: “Ignacio Torres Giraldo fue siempre un rebelde aún dentro de la rebeldía. Desde tiempos juveniles expresó su inconformidad con el orden existente… Fue anticlerical desde tierna edad, pero respetuoso de la religiosidad popular católica hasta el punto de enfrentarse con algunos grupos protestantes.” Poseedor de una prosa lúcida y dueño de una considerable capacidad oratoria, Ignacio Torres Giraldo no aprendió a escribir sino a los 16 años. Habiendo pasado su infancia y adolescencia en labores mercantiles y trabajos campesinos, se enteró de la pequeña escuela casera donde su hermana menor de 7 años enseñaba a leer a los peones y demás muchachos vecinos de Pereira. “Asombrado con esta historia, yo que tanto había pensado en ese prodigio que para mí representaba el hecho de que las gentes pudieran leer y escribir, empecé a sentir cierta vergüenza de verme como un perfecto animal.” Fue protegido por un general retirado de las guerras decimonónicas, el liberal Germán Uribe Zuleta, esposo de una de sus tías paternas, y aprendió con él el oficio de sastrería. Allí inició, en la tertulia de intelectuales que convocaba el General en su taller, lo que sería “El camino de mis (sus) ideas”: “Don Germán, como yo le decía (a él no le rebajaban su título de coronel que por cierto le agradaba), era un hombre instruido. Además de los tratados militares de la escuela francesa que tanto le apasionaban, y de las biografías de figuras estelares de la guerra, (…) trajinaba elegantemente el rico arsenal de los enciclopedistas que precedieron y crearon los fundamentos ideológicos de la gran revolución que conmovió Europa en el cruce de los siglos XVIII y XIX… Por esos días (1911) me di en comprar libros serios, en algunos casos llevados por los títulos y autores que se citaban en la tertulia. Mi primera adquisición en este plan fue el Diccionario filosófico de Voltaire, en seis tomos… leí también las Oraciones de Cicerón, a Lacordaire, a Bossuet, a Balmes; hasta La vida de Gargantúa y Pantagruel del clásico Rabelais… En los tres años que pasé de aprendiz, (…) me convertí, seguramente, en un radical libre-pensador con tendencias hacia un socialismo popular. De todos modos, yo me sentí rápidamente ‘otra persona’, al punto que ya en 1912 me dio por escribir en los pequeños periódicos de la provincia, y no sobre cualquier cosa sino sobre temas ‘trascendentales’”.



Foto: https://www.universilibros.com/temas/ciencias-sociales-y-humanas/historia/los-inconformes-vol-i


Hánsel Mera, estudiante de maestría en sociología: “El Ignacio que no se conoce suficientemente es el que está en los procesos de modernización de Cali, porque a veces lo vemos en una escala nacional o a partir de su viaje a la Unión Soviética, pero no se ha pensado, por ejemplo, cómo a partir de Torres Giraldo se puede entender la propia Cali de los años 20. Es un señor que entre otras cosas llega a Cali por el pequeño mundo de trabajo que genera el Ferrocarril del Pacífico y, en este sentido, es la historia de Cali, es la historia de todos esos migrantes que estaban llegando muy temprano a la ciudad. Pero era una Cali que no se entendía sin Popayán, porque es allá en donde él se mete en el mundo de los impresos. Es un hombre que viene de un mundo muy rural, que va a dialogar con cuestiones muy artesanales y va a estar muy temprano metido en el mundo de la imprenta… I.T.G es un intelectual orgánico que ejemplifica mejor que muchos el tránsito del siglo XIX al siglo XX viéndolo desde una perspectiva que los historiadores llaman ‘la historia desde abajo’, pero es un tránsito en diálogo con las herencias que deja la ciudad letrada: el conocimiento escrito, la necesidad de escribir, de amplificar, de movilizar con la escritura. Entonces es un tipo que viene desde muy abajo y se mete en estos códigos, pero que va a crear algo nuevo. Para mí I.T.G es también una posibilidad de entender cómo se configuran las alternativas políticas en la modernidad colombiana, cuáles eran las primeras lecturas al capitalismo en un contexto donde la apología del mismo se daba desde la idea del progreso. Ignacio es un intelectual que sospecha muy temprano de ese progreso, aunque inmerso en los años veinte cuando era vigente la creencia en que la salida es un partido, pero ya un partido nuevo. De ahí que resalte la transición: un legado del XIX, con cambios, y finalmente cuestiones que son verdaderamente novedosas, como la idea de una universidad para los obreros. Para mí Ignacio es un tipo fascinante, valdría la pena una biografía de Ignacio como de toda esa gente que gravitó alrededor de él.”




Ignacio Torres Giraldo.


Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *