Homenaje – El caso de la Asamblea del Valle: Tragedia y Reconciliación

El caso de la Asamblea del Valle: Tragedia y Reconciliación

A 17 años del secuestro de los diputados, ocurrido el 11 de abril de 2002, la Asamblea del Valle del Cauca con el apoyo del Centro Nacional de Memoria Histórica, rindieron tributo a las víctimas que dejó esta historia. En el homenaje se contó con la presencia de la gobernadora Dilian Francisca Toro, la presidenta de la Corporación Géssica Vallejo Valencia, el concejal Carlos Andrés Arias Rueda, autor-ponente del Acuerdo que le da nombre a la Calle 9, el arzobispo de Cali Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía, el alcalde de Cali Maurice Armitage, el comandante de la Policía Metropolitana Br. Gr. Hugo Casas Velásquez, el director del CNMH Darío Acevedo Carmona y los familiares de los diputados.


Por: Óscar Hembert Moreno
Licenciado en Historia


Es propio de la historia de la naturaleza humana que todo acto ejecutado una vez e inscrito en los anales de la humanidad siga siendo una posibilidad mucho después de que su actualización haya pasado a formar parte de la historia.
Hannah Arendt




Homeanje a las víctimas realizado por la Banda de Paz de la Policía.
Foto: Óscar Hembert Moreno Leyva


¿Qué puede significar la dignificación a través de la narración de una biografía? Para Hannah Arendt, lo humano se construye en el mundo que ha sido tejido por la sociedad en que nacemos. Se encuentra en las características que compartimos con otros seres humanos y también en nuestras particularidades. Se descifra a través de la labor que emprendemos para solucionar nuestras necesidades vitales, el trabajo que perpetúa nuestra existencia y la acción que nos permite crear un mundo. Se podría pensar entonces que una biografía contribuye a la dignificación, en la medida en que indaga por las relaciones, las particularidades, la labor, el trabajo y la acción que tejieron una existencia. El Caso de la Asamblea del Valle, del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), es un libro que cuenta con más de 700 páginas. En él se recopiló durante varios años, un importante material que le rinde tributo a las vidas de los once diputados secuestrados y asesinados por las FARC: Juan Carlos Narváez, Ramiro Echeverry, Jairo Hoyos, Alberto Quintero, Rufino Varela, Nacianceno Orozco, Héctor Fabio Arismendy, Edison Pérez, Francisco Giraldo, Carlos Alberto Barragán, Carlos Alberto Charry, además de Sigifredo López, único diputado sobreviviente de los hechos, el subintendente Carlos Alberto Cendales, el conductor Walter López y el camarógrafo Héctor Sandoval, quienes murieron en medio del secuestro. Es este libro un importante ejercicio para enfrentar la deshumanización que el secuestro dejó en los victimarios, en las víctimas y en la sociedad.

¿Cuál es la importancia de éste libro y de este homenaje en la Asamblea del Valle? Este evento – afirma Darío Acevedo Carmona, director del CNMH – es una conmemoración y un trabajo de la recuperación de la memoria por parte de los equipos del CNMH, quienes también realizaron la exposición. Este hecho fue dramático y fue uno de los más dolorosos perpetrados en medio del conflicto armado colombiano, ya que los diputados representaban y representan una expresión elemental de la democracia colombiana, pues eran personas que servían a la comunidad. Ese ataque fue un golpe directo a la democracia y rescatar la memoria en este proceso, como en muchos hechos por el CNMH, tiene la función de servir de instrumento a la construcción de explicaciones más complejas de carácter académico. En estas intervendrán personal capacitado desde todas las áreas de las ciencias sociales, a través de Colciencias, para hacer del proceso más transparente, más ajeno a intervenciones individuales o personales, o a orientaciones, incluso de parte nuestra. Vamos a trabajar con los protocolos de Colciencias que han sido positivos y que han enriquecido a los diversos problemas del país.



Placa conmemorativa en la entrada del edificio San Luis, en la que se nombra a la Calle 9na como “Calle de los 11 diputados del Valle del Cauca”.
Foto: Óscar Hembert Moreno Leyva


Esta conmemoración fue organizada y apoyada por el Gobierno Nacional, Centro Nacional de Memoria Histórica, Asamblea Departamental, Gobernación del Valle del Cauca, Alcaldía de Santiago de Cali, Concejo Municipal y el colectivo Somos Buenos Ciudadanos, con el fin de consolidar el Edificio de San Luis como lugar de memoria, nombrando a su vez la calle 9, donde se ubica el edificio, como la Calle de los 11 Diputados. En el acto hubo unas palabras protocolarias por parte de los organizadores y por último se dio apertura a la galería con la exposición ¡Suenan por ti! También se hizo un homenaje al Subintendente Carlos Alberto Cendales Zúñiga, minuto de silencio a cargo de la Banda de Paz de la Policía.

El arzobispo de Cali, Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía, hizo un llamado a la reconciliación durante su intervención en el salón principal: Como un principio espiritual y moral, matar jamás será un derecho. Todos los colombianos necesitamos romper esta cadena de violencia y hacerla trizas, cerrando años de ser victimas y abrir un horizonte para ser ya mensajeros de vida, de reconciliación y paz.

Juan Sebastián Pérez, hijo de Édison Pérez Núñez, dio una placa conmemorativa por parte de todas las familias al único sobreviviente de este hecho, Sigifredo López Tobón, diciéndole: Tu vida será siempre un motivo para volver a soñar. Sigifredo, agradecido y conmovido por el homenaje, hizo un llamado a evitar la polarización, a construir el perdón y buscar la reconciliación por una paz más duradera.

Por último, en un amplio discurso que dejó algunas preguntas, el director del CNMH, Darío Acebedo Carmona, dijo: El código del Derecho Internacional Humanitario (DIH) es de obligatorio cumplimiento en medio del conflicto, y consagra no atacar a la población civil. Esto quiere decir que no hay una causa justificadora de esos hechos atroces. Esto no puede pasar desapercibido por generaciones presentes y futuras, los mansalveros ataques sufridos por policías, congresistas, diputados, son ataques a la democracia al atacar a sus representantes. Si llegásemos a aceptar ese punto de vista, estaríamos entregándoles la razón a los criminales y estaríamos negando la naturaleza democrática del régimen político nacional y por ende entregando la bandera moral y ética a quienes lo propiciaron. En este capítulo trágico, nuestras fuerzas militares, que siempre han sido investidas para garantizar nuestra seguridad y la de la ciudadanía, jamás actuaron para defender una tiranía o un dictador. Ellas, como institución, evitaron el colapso del país, que miembros y agentes hayan violado su misión al exagerar el uso de la fuerza para cometer delitos no puede enlodar la institución. Una paz mal hecha, una paz sin reparación, es una paz que puede conducir a nuevas desgracias. Exigir una dosis de justicia no es un acto de venganza.



Familiares de algunos de los diputados en el edificio San Luis.
Foto: Óscar Hembert Moreno Leyva


Vale la pena resaltar que casi siempre se mencionan las historias de vida y de sufrimiento por parte de los familiares de los 11 diputados de la Asamblea del Valle, pero pocas veces la del policía y la de los dos periodistas de RCN que fueron asesinados ese mismo día. En el libro presentado por el CNMH, se aporta varias de estas historias de vida que vale la pena citar:

Carlos Alberto Cendales, desde muy niño, deseó ser policía. Sirvió en la institución en distintas responsabilidades. Estuvo cerca en todo momento de su familia y de forma especial de su mamá, doña Jael Zúñiga. Sus compañeros en la institución policial lo recuerdan como buen amigo y comprometido con sus responsabilidades…

Después de los hechos en la Asamblea, diversos medios de comunicación se dirigieron a los Farallones de Cali, a la expectativa de la liberación de algunos de los rehenes. Los periodistas de RCN, sin embargo, quedaron en medio de la confrontación entre la fuerza pública y las FARC. En estos hechos murió el conductor Walter Hayder López López, un caleño trabajador, hijo de una familia de siete hermanos y padre de dos hijos. También murió el camarógrafo Héctor Hernando Sandoval Muñoz, apasionado por las imágenes, hijo de una familia de cuatro hermanos y padre de un hijo…

La toma de rehenes en la Asamblea no fue del todo una sorpresa. Meses atrás los diputados habían insistido en reforzar la seguridad del edificio. No eran años fáciles en el suroccidente del país, que estaba siendo disputado palmo a palmo por diversos actores armados: paramilitares, guerrillas y narcotraficantes. A esto se sumaba la ruptura del proceso de paz entre el presidente Andrés Pastrana (1998-2002) y las FARC. La guerrilla había anunciado desde el año 2000 el secuestro de políticos ante la ineficacia de su estrategia de canje de soldados por guerrilleros (CNMH, 2018).

La filósofa Hannan Arendt, reconocida reportera de la revista The New Yorker por escribir un libro sobre el proceso contra Adolf Eichmann en Jerusalén, dijo: El perdón es la clave para la acción y la libertad.




Arzobispo de Cali, Monseñor Darío de Jesús Monsalve Mejía, presente en el homenaje.
Foto: Óscar Hembert Moreno Leyva

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *