Homenaje – Cátedra Jacques Aprile-Gniset

Cátedra Jacques Aprile-Gniset
Una cátedra para entender el espacio urbano desde la multidisciplinariedad

Este año los profesores Gilma Mosquera, Pablo Buitrago y Hansel Mera de las facultades de socio economía y arquitectura de la Universidad del Valle inauguran la nueva cátedra Jacques Aprile-Gniset. La cátedra no solo hace un importante y merecido homenaje a uno de los intelectuales más destacados del siglo XX, presentan, además dos simposios en agosto y noviembre con el fin de llevar a dialogar lo social y lo intelectual como propuso Aprile a lo largo de su carrera.



Por: Óscar Hembert Moreno Leyva
Historiador de Univalle




Jacques April Gniset, arquitecto urbanista y docente francés.
Foto: https://bit.ly/3ABiqxq


En junio del 2014 murió el que se puede considerar un intelectual orgánico, el urbanista de origen francés Jacques Aprile Gniset. Radicado en Colombia desde 1973, fue profesor jubilado de la Universidad del Valle y autor de una extensa e importante obra sobre la historia agraria y urbana de Colombia, aporte valioso a la comprensión de este fenómeno sociológico, arquitectónico, urbanístico, histórico, geográfico, político y cultural, o como señalaban sus colegas, “una comprensión desde el enfoque del marxismo, sin obviar las particularidades históricas que connotaba.” Es hoy homenajeado con la cátedra que lleva su nombre, la cual se inaugura en la universidad del valle, con dos simposios uno en agosto y el otro en noviembre del presente año.

En la década del 70 en Colombia surgen con fuerza las ciencias sociales gracias al trabajo de Jaime Jaramillo Uribe, Fals Borda y Jacques Aprile-Ginset, con quien se empieza a aclimatar la discusión del urbanismo y el comprender a las sociedades desde la relación histórica con los territorios. En 1977 aparece el libro La urbanización en Colombia y tres años más tarde Urbanización y violencia en el Valle. En la presentación del primero de ellos, el autor escribe: “Teníamos cantidad de apuntes de trabajo cotidiano, anotaciones profesionales, entrevistas con todos los sectores sociales, reflexiones, observaciones de campo, sobrantes de encuestas, y por supuesto, numerosos interrogantes (…). Más tarde sentimos la necesidad imperiosa de detenernos para comprender lo que está ocurriendo en Colombia. No pretendíamos EXPLICAR de manera didáctica sino ENTENDER un movimiento, un momento, un proceso”.

Para el historiador y sociólogo Hansel Mera, “Aprile desarrolló una mirada sobre el devenir espacial sociodemográfico de la ciudad a larga duración que se puede remontar hasta el siglo XVI. Para el intelectual francés el espacio urbano pasaba por lo ideológico, la lucha de clases y la renta que se sacaba en las haciendas, son lecturas de la ciudad en la larga y mediana duración. Comprendemos por ello, cómo se escenifica la lucha de clases y también cómo se fueron consolidando agentes como instituciones políticas y económicas, en su haber institucional, en la dirección o rumbo de la ciudad en términos, ya sea, de plusvalor de la tierra y/o en términos de un urbanismo que no responde a una planificación formal. Por ello Aprile es fundamental para aquellos que deseamos comprender que sucede en una ciudad como la nuestra”.

Por ejemplo, en uno de sus estudios, Aprile encontró la relación entre las manzanas incendiadas en el centro de Bogotá durante el 9 de abril de 1948 y las nuevas vías ensanchadas por donde el capital inmobiliario concentró sus inversiones para la reconstrucción del viejo centro capitalino. En su mirada de la larga y media duración pudo comparar eventos como el 9 de abril en Bogotá y como la insurrección popular de la Comuna de París, en 1871, con la inmediata operación de urbanismo estratégico-militar que venía desde el Segundo Imperio. La importancia de Aprile va enmarcada en su esfuerzo para mostrar una realidad oculta de Colombia. Así sucedió en los 70s cuando publicó su célebre libro Colombie, impresionado por la violencia que todavía azotaba los campos y empezaba a hacerse presente en las ciudades, su libro desataría fuertes críticas hacia el autor, en una época de fuerte represión y censura, por ello decidió publicar bajo el seudónimo de Urbano Campo.

Gilma Mosquera por más de 40 años de docencia e investigación en la Universidad del Valle, contribuyendo a la formación de jóvenes arquitectos con sensibilidad social, conscientes de su responsabilidad con respecto a su papel como diseñadores y constructores de espacios de vida. Desarrolló la línea de investigación Hábitat Pacifico, en asocio con el Maestro Jacques Aprile Gniset, quien fue su compañero de vida y de trabajo, y con quien produjo varias investigaciones referidas a la historia del poblamiento, los sistemas urbano-aldeanos y la arquitectura tradicional en el Litoral y los ríos del Pacífico colombiano. “Jacques fue mi compañero de vida de trabajo, de equipo de investigación. Compartimos ideas, gustos y preferencias, en la vida cotidiana, el amor por este país y un gusto enorme para adéntranos en su conocimiento y por tratar de explicar la historia de los espacios y su configuración. Aprile se entusiasmó con las historias de vida de los campesinos, de los explotados, de los expulsados por la violencia o la pobreza, asimismo con la historia de las familias. Cuando yo comencé a trabajar en proyectos de vivienda y mejoramiento de aldeas con las comunidades del Pacífico, siempre manifestó su admiración por esta odisea. Por los proyectos con los cuales nos acercábamos a las comunidades y construíamos con ellas pequeñas casas y edificaciones colectivas modestas, que para ellos eran muy importantes”.

La cátedra no es una electiva más, está pensada en generar procesos formativos, con un pie en la intervención y otro en la búsqueda de los diferentes saberes académicos. Tiene como base la pregunta por la sociedad y sus conflictos, expresiones tangibles en cualquier ciudad colombiana. La cátedra pretenderá comprender, en clave sociohistórica y espacial, como agenciar de manera colectiva un marco de justicia que pase por la forma de la ciudad, ya sea en temas como la escasez de oferta de vivienda en Cali, la veeduría a las políticas públicas en términos de vivienda, y la titulación o proyectos que ordenan la ciudad. La cátedra según sus organizadores pretende mirar las bases de trabajo popular para tejer puentes con el mundo académico y con crítica a las políticas públicas.

Para el profesor Pablo Buitrago la cátedra es importante para “mantener las reflexiones planteadas en todo el trabajo académico investigativo de Aprile-Gniset y de Gilma Mosquera, no necesariamente sus propios temas, sino su forma de acceder a los objetos de estudio: el espacio, el territorio y las comunidades, serán siempre fundamentales para que los técnicos y docentes podamos ofrecer respuestas y reflexiones pertinentes para la ciudad”. Por su parte Hansel Mera ve en la cátedra “un espacio para discutir los saberes entorno al urbanismo más allá de una obra, y su posibilidad de acción y de participación para la mejora de condiciones de vida de las ciudades en Colombia”.

Como decía Jacques Aprile en uno de sus textos: “…nuestras ciudades son el producto último y más reciente de una determinada sociedad en cierta fase de su desenvolvimiento, razón por la cual surgen en un momento histórico dado. Se evidencia que Urbanismo y Arquitectura son las herramientas con las cuales dicha sociedad amuebla sus espacios. Desde luego coinciden con los valores plásticos o artísticos que expresan la ideología del sector social dominante. Lo que sigue es la dramática historia de la urbanización colombiana. Proceso peculiar y original que debemos enfocar como consecuencia y producto directo de la guerra agraria, siendo la ciudad uno de los derivados de la violencia. Es la historia de la urbanización forzada, acelerada, apresurada y de su ineludible consecuencia: la crisis urbana actual. También es la historia de una nueva fase en las luchas sociales que sacuden al país. Es la historia de hoy”.

Para el profesor Pablo Buitrago la cátedra abordará las discusiones actuales de la “ciudad como la adaptación de su Plan Maestro de Vivienda, un documento técnico y político que será esencial para determinar la calidad de vida en relación con la forma como ese plan concibe la disposición de la gente en la ciudad, las formas urbanas asociadas a la vivienda y su entorno, la circunstancia de la expansión o compacidad, la mezcla de estratos socioeconómicos, los modelos pertinentes de vivienda en los diversos sectores de la ciudad. El capital conceptual de los maestros es una base muy sólida para discutir sobre estos temas”.

La cátedra será inaugurada con dos eventos este año. El primero es el simposio llamado Desarrollo urbano, vivienda y poblamiento en perspectiva histórica, el cual se desarrollará de manera virtual y presencial en el mes de agosto. El segundo será un conversatorio con el auspicio de la Red de Cátedras Latinoamericanas de Vivienda RED ULACAV, en el mes de noviembre. Las instituciones clave en la organización de que organizan eventos serán, el Banco de la República en su área cultural, junto a la Universidad Valle con las facultades de Ciencias Sociales y Económicas, el CITCE de la Facultad de Artes Integradas, y por supuesto la Cátedra Jacques Aprile-Gniset.




Foto: https://www.universilibros.com/editoriales/hombre-nuevo-editores/descuentos/descuento-20/la-ciudad-colombiana-la-formacion-espacial-de-la-conquista-siglos-xvi-xvii

Suscribirse

* indicates required
/ / ( dd / mm / yyyy )